Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 JUEVES DE ESCENA www. abc. es juevesdeescena JUEVES 24 s 1 s 2008 ABC Los pequeños espacios toman la Alternativa Coinciden estos días en Madrid dos festivales con un denominador común: albergar espectáculos de lo que ha venido en llamarse teatro alternativo. Hoy se inaugura La Alternativa, que alcanza su vigésima edición, y el día 28 arranca Escena Contemporánea J. B. MADRID. El teatro alternativo es desde hace años uno de los motores silenciosos de la escena española. Laboratorio de nuevas tendencias, escaparate para jóvenes autores, hogar y refugio de las compañías emergentes, las salas alternativas cumplen una función fundamental en el desarrollo de las artes escénicas en nuestro país. Desde 1992 se reunieron en la Red de Teatros Alternativos, una asociación de treinta y dos espacios escénicos de diez comunidades autónomas. Las salas alternativas- -así se definen en la propia Red- -son espacios de exhibición, creación, producción y encuentro de un teatro de contenido, de estética y de organización del trabajo que se apoya en el respeto por la libertad creativa, tanto en los procesos como en el resultado, en el cuestionamiento de lo convencional y en la búsqueda de nuevos lenguajes interpretativos. Espacios artísticos donde se apuesta por la creatividad y no por el puro rendimiento económico, constituyen el motor fundamental de la agitación y la investigación teatral en nuestro país El Festival La Alternativa es uno de los frutos más tempranos de esta tendencia escénica. Hoy arranca su vigésima edición, que dirige su creador, Alfonso Pindado, hasta 2004 director de la Sala Triángulo- -que sigue albergando la mayor parte de los espectáculos del festival- Parece que fue ayer- -dice Pindado- son ya veinte años, pero cuando he estado repasando textos de las anteriores ediciones, he comprobado que el espíritu del festival es el mismo; tenemos las mismas ideas e idéntica política que hace dos décadas. Siempre habrá grupos y artistas emergentes, nuevos creadores y figuras veteranas que ayudan a darle peso específico a La Alternativa Pionero de este teatro alternativo que tomó carta de naturaleza en la segunda mitad de los ochenta, Pindado cree que la situación ha cambiado mucho desde entonces. Creo que el teatro alternativo- -dice- -está actualmente falto de entusiasmo; ha ganado, indudablemente, en técnica y organización, pero ha perdido esa parte emocional que era consustancial. Antes era mucho más reivindicativo, y ahora ha dejado en el camino buena parte de ese espíritu de lucha que tuvo en el pasado. Evidentemente, los tiempos han cambiado; cuando comenzamos, las denominadas salas comerciales presentaban a menudo un teatro ligero y de poca calidad, con comedias con frecuencia toscas. Nuestra alternativa era un teatro de calidad, con autores jóvenes y títulos no representados en nuestro país. Luego el panorama cambió, y mucho más desde la implantación de los musicales en la cartelera La falta de entusiasmo es, asegura Pindado, un mal de algunas salas. Las compañías nuevas sí tienen esa energía y esas ganas de crecer que son propios de este teatro; somos los alternativos quienes en ocasiones nos repetimos Las salas alternativas cumplen, o deben cumplir, una labor líder en la tarea de agitación social que tiene el teatro. Ojalá sigamos cumpliendo ese papel agitador- -dice Pindado- pero creo que hemos bajado la intensidad, que hemos perdido cierto fuelle. Se podría decir que de alguna manera nos hemos domesticado un poco más. Falta una corriente que nos insufle juventud y sangre nueva No lo considera una tragedia, sino simplemente ley de vida. Somos parte de un proceso, y quizás el movimiento alternativo, tal y como lo conocemos ahora, esté empezando a ser historia. Nosotros somos hijos de lo que se llamó teatro independiente, y estoy seguro de que nos quitarán de enmedio y nos sucederá otro movimiento. Es un proceso totalmente necesario. Son los jóvenes los que tienen que marcar su ritmo La palabra alternativa ha sido un sello que se acuñó en esos años ochenta y que se ha identificado con una manera de entender el teatro; frescura, libertad e independencia son algunos de los términos que lo han definido, pero también se ha asociado con amateurismo experimentación y falta de rigor. Aunque, como en todo, lo que hay es teatro bueno o malo. No cree Pindado que la palabra alternativa haya influido ni para bien ni para mal en la imagen de este teatro. Es un término como otro cualquiera. Cuando surgió había que bautizarlo de alguna manera, y creo que fue el propio Ministerio de Cultura el que le puso esa etiqueta. Pero no es más que un nombre, y seguro que vendrá otra generación que lo cambiará Insiste Pindado en utilizar el pretérito: Ha sido un movimiento interesante y amplio; ahora está disperso. Pero hay gente que lo asocia con cierto tipo de teatro; en las salas hay clientes fijos, que acuden pa- Ley de vida Ocho salas y treinta y cinco espectáculos Aula 11: Con dos (cojones) y Hora infinita Circo de Pulgas: Círculo inestable de tiza Círculo de Bellas Artes: Tristán e Isolda y El día que murió Victoria Beckham Sala Tarambana: Princesas busconas En pie de guerra Desde arriba Historias improvisadas Caliéntate con las cenizas El gran Bonobo, Momo Sala Triángulo: Variaciones Meyerhold El duro invierno de nuestra deventura Inés Ay Hafa Drim El tiempo de Bernardo P. ¡Vaya movida! Danza Antígona DF Mañana, voy, yo, difícil Belle Fascitis plantar La ficción de existir ¿Quién mató a Sergio Varela? Mundo Poubelle Recalificados Un Yo (Sainete Sideral) Teatro de las Aguas: Lecturas vehementes Un viaje a la luna Teatro Independiente Sur (TIS) Almas Don t love me Salomé Silencio... Silencio he dicho Youkali: Los hombres y sus sombras El mismo espíritu Escena del espectáculo Un Yo (Sainete Sideral) que presenta en la Sala Triángulo la compañía Pildorita Piltri ra ver sus espectáculos independientemente de los títulos o las compañías. Saben que se les va a ofrecer un producto determinado E insiste, también, en la necesidad de apoyo y ayuda pública. Es una manera de empujar a los artistas jóvenes, de apoyar la experimentación; en cierto modo se podría decir que somos científicos Además, las salas alternativas tenemos una competencia brutal de varios teatros institucionales. La Sala Triángulo, por ejemplo, tiene que pelear con la programación del teatro ValleInclán, que está en nuestro mismo barrio,