Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID JUEVES 24 s 1 s 2008 ABC Juliette and the Licks: en busca de la credibilidad POR: PABLO CARRERO FOTO: JULIAN DE DOMINGO MADRID. No lo tiene demasiado fácil Juliette Lewis para lograr que a su banda se le conceda el correspondiente certificado de autenticidad que le permita desarrollar razonablemente una carrera musical continuada. Al mismo tiempo, su previa condición de atractiva estrella del cine le ha abierto puertas que sin duda se le habrían resistido bastante más de ser otras las circunstancias. Ella, de cualquier manera, se empeña en resultar creíble, reivindicando su filiación rockera, invitando a colaborar en sus grabaciones a amigos como Dave Grohl (ex de Nirvana y líder de los Foo Fighters) y escribiendo sencillas pero efectivas canciones de clásico punk- rock de garaje con letras más o menos provocativas, más o menos cercanas a la ortodoxia rockera. Volcada en su faceta musical a pesar de haberse ganado en su día una cómoda posición en Hollywood apenas ha participado en producciones importantes desde que rodó Starsky y Hutch en 2004- Juliette Lewis y sus Licks han conseguido ventas nada desdeñables de sus dos discos publicados hasta la fecha y, sobre todo, la posibilidad de girar por todo el mundo con una apreciable discreta respuesta del público. Ya llenó en su gira de 2006 en los conciertos que ofreció en Madrid y Barcelona, y lo mismo sucedió anoche en Madrid. Cuando sobre el escenario de la sala Heineken empezaba la actuación de la banda, en la calle persistía una larga cola de seguidores en busca de una entrada que no conseguirían. Dentro, el llenazo era de esos que hacen que para una parte de los asistentes resulte verdaderamente difícil ver y oir el concierto en condiciones. Ellos empezaron sin concesiones, directamente al grano. El público estaba más que dispuesto, el sonido era aceptable, la banda sonaba contundente y la gran protagonista de la noche, pluscuamperfecta anatomía cubierta por ajustados pantalones rojos y escueta camiseta amarilla, estaba radiante, comunicativa y visiblemente encantada con el recibimiento dispensado por una afición entre la que curiosamente abundaba el rockerío malasañero. Les pasa a los dos discos de la banda, You re Speaking My Language el debut que publicaran en 2005, y el más reciente Four on the Floor Tienen al- La banda sonó contundente y la gran protagonista fue Juliette Lewis frutar de este tipo de pequeños placeres. Pero al lado de estas canciones cuando menos decentes hay también mucho relleno. Afortunadamente, en directo se puede hacer una selección razonable para apañar un repertorio en el que dominan las guitarras sucias y rápidas, las melodías directas, los estribillos pegadizos casi como himnos. Así, los primeros treinta o cuarenta minutos discurrieron frenéticos, con una Juliette absolutamente entregada y una banda bien engrasada. Punk- rock asequible y festivo, garaje ultra ortodoxo y algo de glam en un combinado apto para todos los públicos que, desafortunadamente, se fue desinflando en la recta final de la actuación, con la inclusión de un par de medios tiempos verdaderamente soporíferos. Pero fue aún más aburrido y prescindible el numerito de presentación de los miembros de la banda, con la habitual exhibición de las habilidades de cada uno con su respectivo instrumento, ceremonia tan tradicional como aburrida y supérflua en la imensa mayoría de los casos, y este no fue precisamente una excepción. Algo mejoraron las cosas con la última propina, con la banda en éxtasis percutido- -todos golpeando la batería- -y Juliette aullando para regocijo de un público no extasiado pero sí finalmente satisfecho. Llenazo en la Sala Heineken, donde abundaba el rockerío malasañero que vibró en la primera parte gunas canciones pegadizas, atractivas y resultonas en su sencillez; piezas de estructura clásica con ganchos en forma de riff de guitarra o de estribillo adhesivo que, en manos de una banda poderosa y con la voz no sobresaliente pero sí sugestiva de Lewis, entran a la primera en los oídos de cualquier aficionado capaz de dis-