Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24 s 1 s 2008 MADRID 57 César Nombela FAMILIAS P María Luisa vive en la calle Isandro desde 1964, en una de las infraviviendas conocidas como Las Domingueras Me voy si el piso está en Serrano Unas treinta familias de Las Domingueras casas construidas en terrenos comprados en los años 50, viven con la amenaza permanente de la expropiación s El solar está ubicado entre Hermanos García Noblejas y Avenida de Arcentales TEXTO: CARLOTA FOMINAYA FOTOS: IGNACIO GIL MADRID. María Luisa lleva cuarenta y cuatro años viviendo en la casa, construida en el polémico solar del barrio de San Blas, entre Hermanos García Noblejas y Avenida de Arcentales. Desde que me casé con mi marido, que era el tendero de comestibles de la zona, casi siendo una niña especifica, muy dicharachera ella, tras abrirnos las puertas de su casa. Ahora, ya viuda, continúa habitando donde estaba la tienda con su hija pequeña, todavía soltera, porque éste es y ha sido siempre el domicilio familiar, y al que vienen a menudo mi otra hija y la nieta a verme Por eso si se lo quitaran y las trasladaran a otro lugar, francamente no me haría ninguna gracia Bueno, me voy si me dan un piso en Serrano O uno de 100 metros en otro lado, si es que los construyen apunta socarrona. Entre tanto, no parece que se lo llegue a creer del todo. ¡Uuuy! -exclama- ¡Llevamos doscientos años oyendo eso de la expropiación! Llevo aquí desde el día de mi boda, y ya entonces se hablaba de aquello recuerda. Como no llegaba, fueron haciendo arreglitos a la casa, una construcción con un tejado de teja maravilloso, de esos de toda la vida Así, tras pasar muchas calamidades, pusieron calefacción, y hasta suelo de gres en toda la planta, una edificación de un solo piso con cuatro dormitorios, un pequeño salón y una cocina. ¿Tú sabes lo que es aparcar el coche en la entrada de casa? pregunta satisfecha, desde el quicio de la puerta, a pie de una de las calles, todas de arena. Lo corrobora el Seat Córdoba amarillo canario que hay que sortear justo a la entrada de su hogar, junto a unos cactus bajo la ventana que le dan un aire a la calle de poblado del cinematográfico oeste americano. Pero María Luisa dice que aquí nunca ha pasado miedo, ni siquiera cuando había problemas de droga en San Blas. La droga a mí me la metían en los tiestos, pero a los yonkis sólo había que decirles algo para espabilarlos Ahora está muy tranquila. Vete a Callao. No estamos peor que ellos, es más, yo creo que incluso mejor Lo que enrarecía el ambiente, relata esta mujer, eran los bares del Tio Cacharrito El bar La Isla El PSOE pide que tengan una vivienda digna El futuro de este solar, de unos 21.000 metros cuadrados, parece ser otro muy diferente del que tiene en la actualidad. Al menos en los planes del PSOE, según anunciaron en su programa electoral. El terreno es para dotación de equipamiento público: escuelas infantiles, centros de día, polideportivos... Si no se hace ya- -denuncia el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, David Lucas- es porque no hay voluntad política Esta gente necesita una vivienda digna, y dentro de San Blas- -continua- es increíble que no haya equipamientos deportivos. No se entiende la situación actual de este solar, en pleno distrito que quiere ser Olímpico Tampoco se entiende, asegura Lucas, que no se le dé ninguna utilidad al polideportivo Fabián Roncero, terminado y sin abrir desde hace ya muchos meses atrás. ¿Por qué no se saca a concurso su gestión? que tiene al lado es de sus sobrinos, y sólo abre en verano Junto a este negocio de temporada, está la cacharrería, donde venden cobre a tres euros, latón a 1,50 y aluminio a un euro Su dueño, que nació allí, regenta la empresa familiar desde hace cincuenta años, y se muestra resignado ante lo que parece que será un hecho antes o después inevitable. Hombre, somos propietarios, de este terreno donde se levanta la empresa y de los que hay detrás, que ya están vacíos, y sabemos que aunque paguemos impuestos y lo que haga falta, si el Ayuntamiento quiere, hará aquí lo que sea Los vecinos menos, pero los que tenemos negocios y sacamos algún dinero estamos temiendo que vengan cualquier día apunta, sin dejar de trabajar pesando la chatarra en una báscula de pesas, de las de toda la vida. Si le obligan a irse, no volverá a abrir el negocio. Podría seguir tirando, pero no voy a empezar de nuevo, ya tengo muchos años, trabajados y hasta cotizados de más Además, dice, ya se nota la crisis Nosotros nos dedicamos a recoger los desperdicios de las obras, y dependemos totalmente de la construcción, que ya no es lo mismo Tampoco se quiere ir la familia de rumanos que habita en la casa de 150 metros cuadrados de enfrente, no es bien, no es bien dicen. Pero, concluye María Luisa, mientras esto dura, vida y dulzura Que vengan cualquier día ¿Tú sabes lo que es aparcar el coche en la entrada? pregunta una vecina desde el quicio de la puerta ersiste el eco del acto celebrado en Madrid el 30 de diciembre pasado, y se mantendrá durante mucho tiempo. La capital fue el epicentro de un sentir por el que vibran muchos ciudadanos. Gentes sencillas, en número de cientos de miles, se reunieron para proclamar verdades elementales. El ser humano encuentra sus mejores cauces en la familia de siempre; si pretendemos lo mejor para todos, no cabe duda de que aspirar a una familia para cada cual es la apuesta importante, la apuesta por lo mejor. Trabajar por la familia es trabajar por el ser humano sentenció Benedicto XVI desde Roma dirigiéndose a los reunidos ¿A quién puede molestar esta afirmación? No faltan, no van a faltar nunca, limitaciones para muchos, desgracias cuando falta alguno de los padres, desencuentros en el seno de los matrimonios que pueden quebrar proyectos de vida, tal como se concibieron. Pero, ello no obsta para que se considere a la familia como un bien social. Esa era la propuesta de quienes estábamos en la Plaza de Colón el 30- D, no iba dirigida contra nadie, ni encerraba ninguna actitud de prepotencia frente a nada. Tampoco significaba la proclamación de un orgullo arrojadizo, frente a quienes plantean otras propuestas. Era la formulación serena de una verdad permanente, que tantas gentes- -hijos del pueblo- -allí reunidas querían hacer constar, eso sí, con toda energía y determinación. Qué gran error la ola de descalificaciones que algunos han desatado, frente a un acto pacífico y ordenado, al tiempo que lleno de contenido y de propuestas de futuro. Ha hecho bien Mariano Rajoy en proponer la creación de un Ministerio de la Familia. Naturalmente que no basta con proponerlo ni crearlo, habrá que dotarlo del contenido y los medios para desempeñar su cometido. No hay mucho tiempo que perder, en una sociedad que envejece sin tener claro en qué basar su futuro. Atender a los proyectos de tanta gente, para poder seguir actuando por el ser humano en sociedad, debe ser prioritario para los poderes públicos.