Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL El cerco a Hamás MIÉRCOLES 23 s 1 s 2008 ABC Tel Aviv suaviza el bloqueo mientras la población intenta huir de Gaza La ayuda llega a la Franja después de cuatro días de embargo s Incidente palestino en Rafah con la Policía egipcia LAURA L. CARO CORRESPONSAL GAZA. El combustible de supervivencia que Israel permitió ayer entrar en Gaza sirvió para reanudar temporalmente el funcionamiento de la única planta eléctrica y devolver una luz entrecortada y floja a los hogares. Pero no para frenar la angustia asfixiante de una población agotada, que en el sur de la franja se levantó en una turba de más de un millar de personas que, a plena luz del día, intentó por la fuerza escapar de la miseria a través de la frontera con Egipto, escenario estos días de múltiples sentadas y protestas. Empujándose unos a otros, la tromba humana imploró pasar al otro lado. Algunos casi lo consiguieron, aunque para ser repelidos de inmediato por la Policía egipcia que disolvió la muchedumbre con palos y chorros de agua fría. Sesenta palestinos, en su mayoría mujeres, tuvieron que ser atendidos en el dispensario médico de Rafah víctimas de aplastamientos y desmayos, y luego despedidos para que regresaran a sus casas. Donde escasea la comida, el agua corre sucia y el futuro es negro como los apagones que provoca Israel. La desesperación se desataba muy poco después de que el cruce de Najl Oz se abriera por primera vez, tras cuatro días de embargo total, para dejar llegar a la franja el cargamento de gracia autorizado por Israel: cinco camiones con 700.000 litros de fuel, a los que se sumaría por la tarde una carga de medicamentos y otras tres cisternas de gas cocina. Recursos apenas para tres días. Lo justo para sacar momentáneamente a Gaza de la oscuridad y suavizar así a tiempo las presiones y las críticas de la comunidad internacional con vistas a la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, convocada en Nueva York. El mensaje- fuerza de Israel para este cónclave de Naciones Unidas, que confiaban fuera compartido por Estados Unidos, estaba claro de antemano. Hay que enfatizar el daño y el sufrimiento causado por el disparo incesante de cohetes kassam instruía el director general del Ministerio de Exteriores judío, Aaron Abramovich, a su delegación. El presidente hebreo, Simon Peres, se pronunciaría sobre la reunión re- Que paren ellos pitiendo la misma consigna que Tel Aviv ha venido sostenido estos días para mantener el embargo. La ecuación es simple: una vez que Hamás pare el lanzamiento de los malditos misiles, nuestras operaciones en la franja pararán. El Consejo de Seguridad- -decía en Jerusalén- -lo que tiene que preguntar a Hamás es por qué ataca a niños y mujeres en Israel Ayer, al menos otros cinco cohetes kassam caían en las