Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 s 1 s 2008 ESPAÑA 29 Una juez impide a una niña ir a Gambia por temor a que sufra una ablación A la menor, de siete años y residente en Lérida, le han retenido el permiso de residencia s Sus padres están imputados por un presunto delito de lesiones J. GUIL BARCELONA. La justicia española ha tenido que volver a salir en socorro de una menor ante el riesgo de que fuera llevada por sus padres a su país africano de origen para ser sometida a una ablación (extirpación) del clítoris. Una juez de Cervera (Lérida) ha retenido el permiso de residencia de una menor, de siete años de edad, y le ha impedido salir de España, ante el temor de que sus padres la lleven a su país de origen, Gambia, para practicarle esta ancestral y abominable práctica que es ilegal en nuestro país. Cabe recordar que el Código Penal castiga la ablación y actualmente permite su persecución aunque se practique fue de España. Según informaron ayer fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) la titular del juzgado de instrucción número 1 de Cervera ha adoptado estas medidas cautelares tras tomar el pasado sábado declaración a los padres de la niña, a los que imputó un presunto delito de lesiones. y está a la espera de concluir la investigación del caso. De momento, la juez no ha ordenado que le retiren la custodia de la niña a los padres, que también tienen otros dos hijos. De hecho, la magistrada sólo ordenó medidas cautelares que afectan a la niña, como la prohibición de que salga de España, mediante la retención de su permiso de residencia, y de que se le expida un pasaporte. Además, se ha ordenado una revisión pediátrica de la menor para corroborar que no haya sufrido ningún tipo de lesión, aunque se da por hecho que aún no había sido sometida a la temida ablación. El caso llegó al juzgado a través de una denuncia de los Mossos d Esquadra, que se hicieron cargo del caso a raíz de un aviso de unos vecinos que alertaron del riesgo de que la familia se desplazara durante un prolongado espacio de tiempo a Gambia. Desgraciadamente, noticias como ésta ya no son nuevas en España. Sin ir más lejos, esta medida de una juez de Cervera llega días después de la conclusión de un caso parecido también ocurrido en Cataluña. El pasado mes de diciembre, un juzgado de Mataró (Barcelona) decidió retirar a sus padres la custodia de dos niñas, también gambianas, de 6 y 13 años y residentes en Premiá de Dalt (Barcelona) La actuación judicial vino propiciada por las sospechas que había en el colegio de las niñas, donde circulaba el rumor de que sus padres las iban a llevar a Gambia, aprovechando las vacaciones de Navidad, para someterlas a una ablación, una acusación que los progenitores siempre han negado. Finalmente, un juzgado de la misma localidad decidió el pasado 16 de enero aprobar medidas cautelares por las que se retornaba a los padres su guardia y custodia, aunque compartida con la Dirección de Infancia de la Generalitat. Asimismo, se ordenó que ningún miembro de la familia pueda salir de España ni pedir la expedición de un pasaporte, además de obligar a la familia a permitir que sus hijas sean revisadas periódicamente por médicos. Declaran ante el juez los familiares detenidos por maltratar a un bebé que murió J. G. BARCELONA. Las cinco personas de una misma familia detenidas por su presunta relación con la muerte de un bebé de nueve meses en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) con indicios de malos tratos, pasaron ayer a disposición judicial. Al cierre de esta edición, el juez no había terminado de tomar declaración a todos los acusados, y no se descartaba que se prorrogara su detención. Los implicados, todos ellos de nacionalidad española y entre los que se encuentra la madre y el abuelo materno del niño, empezaron a comparecer ante el juez sobre las 10.00 horas, acusados de un presunto delito de homicidio. Según fuentes próximas a la investigación, la autopsia practicada al bebé revela que la causa de la muerte fue un golpe en la cabeza, aunque el cuerpo presentaba otras heridas producidas probablemente días antes del fallecimiento, lo que evidencia, según las mismas fuentes, la existencia de malos tratos. Se repite la historia El caso llegó al juzgado a través de una denuncia hecha por unos vecinos a los Mossos d Esquadra