Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 22 de Enero de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.639. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. La venganza telefónica Nokia cierra y fuerza el traslado de una de sus fábricas de Alemania a Rumanía y la respuesta ha sido telefónica: sindicalistas y políticos animan a cambiar de móvil, a otra marca RAMIRO VILLAPADIERNA e repente el Nokia en el bolsillo resulta sucio, su característico sonido, vergonzante. Los simpáticos genios fineses que salieron del bosque a la conquista de la revolución global resultan hampones más que lapones. Miles de trabajadores en Bochum irán al paro, pero al grito de guerra que cruza Alemania como un politono: Boicot a Nokia Un ministro democristiano y el jefe parlamentario socialdemócrata han devuelto sus móviles y el de Finanzas ha denostado un capitalismo nómada referencia al negocio de la trashumancia que, con no ser nuevo, puede herir en Rumanía que alberga el mayor número de gitanos de Europa. El inopinado anuncio de traslado de la fábrica renana ha sido la chispa que ha tocado a rebato, aquí donde muchos alemanes tienen problemas aún con el envés y el revés de la globalización, tan ajeno a los felices 60 y 70 cuando sus productos colonizaban y todo era sumar. No importa que las alemanas Braun o Grundig hicieran otro tanto, pero 4.000 despidos en una empresa, no sólo no deficitaria sino con 6,8 millones de beneficio el pasado año, ha tocado la fibra de la batalladora cuenca del Ruhr. Los costes laborales en Rumanía son más de 10 veces inferiores, argumenta la empresa, pero las cuentas pueden torcerse: Alemania es el quinto mercado para la multinacional. En casa no vuelve a entrar un Nokia asegura el presidente socialdemócrata Kurt Beck. A su modo los fineses no dejan de ser fieles a su famoso eslogan Connecting People Bochum, la brava ciudad trabajadora del Ruhr, y Cluj, en el centro de Transilvania, son ya siameses que se apuran en comer del mismo plato. COSAS MíAS Edurne Uriarte LOS DESCORBATADOS teve Jobs es el presidente de una gran compañía, Apple, que ha conseguido que algunos nos interesemos por él no por las fascinantes cosas que probablemente cuenta de su empresa cuando se presenta en público sino por las lastimosas camisetas que luce cuando lo hace. Empresarialmente hablando, Jobs es, para mí, el de las camisetas. Pero con ser impactante la imagen de Jobs y sus camisetas, el interés de este empresario no está en su dudoso guardarropa pues nadie ha probado aún que la brillantez empresarial y el sentido estético tengan que ir de la mano. Lo peculiar de esta camiseta es que forma parte de una ruptura estética liderada en los últimos años por algunas empresas, básicamente las informáticas. Una especie de revolución de los descorbatados. Como los de Evo Morales, pero con algunas distancias ideológicas y sociales. Los descorbatados de Jobs no reivindican precisamente el indigenismo y el poder de las clases desfavorecidas sino el nuevo estilo de vida de los profesionales y ejecutivos que se han hecho ricos con las nuevas tecnologías. El problema de esta revolución estética es que le pasa lo mismo que a la de clase o a la indígena. Una vez establecida, la ruptura se convierte en imposición y la camiseta en uniforme. Y sus espacios sociales tienen la misma homogeneidad y los mismos temores de disidencia que los viejos lugares de las corbatas. Se trata de ir igual que Jobs y no de llevarle la contraria con una corbata. Y en cuanto a la ruptura social, el poder, en este caso, el dinero, cambia de manos, pero no de estilo de ejercicio. Ahora lo tienen los de las camisetas. Lo atesoran o lo gastan igual, pero sin corbata. S D El artista coreano Jinm sujeta un cartel inspirado en El grito de Munch Pues que se vengan aquí a trabajar responde Dorel Pojar, el alcalde rumano, tomando la globalización en doble sentido: ¿No vamos allí nosotros? Pero Nokia en Alemania habría recibido ayudas por 85 millones en los años 90. Se critica que con las ayudas alemanas a la UE se pueda subvencionar ahora la deslocalización de Nokia y el ejecutivo de Renania- Westfalia exige los 41 millones aportados aunque los finlandeses aseguran haber cumplido lo firmado. Quien compre un Nokia tendrá que plantearse ahora las consecuencias so- REUTERS ciales, dice el sindicato DGB y la organización Pro Humana solicita donaciones a la voz de Cómo hacer de su Nokia una prótesis La propia rama de Attac Finlandia, los antiglobalizadores, ve que como la acción sindical transnacional está prohibida, sólo queda la reacción de los consumidores contra la injusticia El dilema para la Generación Nokia, como se dice ya aquí, es cuantos aprovecharán la ola de solidaridad para, simplemente comprarse un móvil nuevo, o la prolongarán hasta el vencimiento de contrato.