Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID www. abc. es madrid MARTES 22- -1- -2008 ABC Zanjada la causa penal del incendio en el Windsor, sin autores ni foco del fuego La Audiencia Provincial desestima los recursos contra el auto de enero de 2006 s Se abre ahora la vía civil, que durará años CARLOS HIDALGO MADRID. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid dictó un auto el pasado 10 de diciembre en el que se desestiman los recursos presentados por la consultora Deloitte S. L. la aseguradora Allianz y la inmobiliaria Ason sobre el sobreseimiento de la causa penal por el incendio del edificio Windsor. De esta manera, queda agotada la vía penal, sin que se hayan encontrado autor o autores concretos de las llamas ni el foco de ignición. Se abre ahora la causa civil, que puede dilatarse varios años en el tiempo, según una de las partes. En el auto de la Audiencia Provincial se analizan los tres recursos presentados sobre la resolución del juzgado de Instrucción número 28 de Madrid de enero de 2006. Todos los recursos fueron apelados por el Ministerio Fiscal, el Ayuntamiento de Madrid y las partes cuyos intereses son contrapuestos detalla el último auto, al que ha tenido acceso ABC. Respecto al recurso de Ason- -inmobiliaria que estaba en manos de la familia Reyzábal el 12 de febrero de 2005, cuando el incendio destruyó el rascacielos de Azca, y que ahora es propiedad del grupo El Corte Inglés- se resaltan algunos párrafos del informe de la Policía Científica: La destrucción total de la planta 21 hace del todo imposible desde el punto de vista técnico señalar con exactitud la fuente de calor En la ratificación se señala: La destrucción de la planta 21 impidió poder revisar el área concreta del origen del fuego Y, por último: Debido a la destrucción total no se ha podido determinar una fuente de ignición entre los restos estudiados que se determine como causa del siniestro Sobre el recurso de Allianz Compañía de Seguros y Reaseguros S. A. se responde a las causas de apelación del sobreseimiento anterior. Según la aseguradora, en aquella resolución judicial prácticamente se omite cualquier referencia a la causa del incendio cuando debiera ser el objeto fundamental del procedimiento La Sala Segunda enarbola lo antes dicho sobre el informe de la Policía Científica: No se ha podido determinar la causa, debido a la destrucción total de la zona Asimismo, los peritos, en dicho informe- -continúa la Audiencia Provincial- -plantean hipótesis dos cables de alimentación con sus correspondientes transformadores que se dejaban conectados a la red. Ese sería el hipotético primer foco de ignición. El segundo, la presencia de una persona en el lugar teórico donde se inicia el fuego como posible origen del siniestro Si bien, en su recurso, Allianz califica la primera hipótesis como remota, no piensa lo mismo sobre la segunda, basada en que el incendio fue causado por el cigarrillo mal apagado de la trabajadora de la empresa Deloitte S. L. Eva Rodríguez se trata de la empleada que abandonó su despacho a las 23.01 de aquel 12 de febrero, saltando la alarma de incendios a las 23.08 Ocho o diez minutos- -argüía Allianz en su recurso- -es un tiempo posible para que un cigarrillo mal apagado pudiera dar lugar a un fuego La Audiencia recuerda que Eva Rodríguez, en su declaración, reconoció haber fumado cigarrillos pero también señaló que el último lo apagó media hora antes de abandonar el despacho, que había apagado bien los cigarrillos, que no había ningún rescoldo, que no había olor o señal de que se estuviera quemando nada, que no arrojó nada al cenicero distinto de los cigarrillos que apagó y que no tiró los restos a la papelera Un informe particular de otros peritos señalaba que el incendio en su origen se debe a una colilla mal apagada que prendió en el contenido de una papelera, en papeles existentes en su alrededor o en la moqueta al caer directamente sobre ellos. Los indicios apuntan a tal causa Sin embargo, la Sección Segunda da valor al testimonio de la empleada Eva Rodríguez y a las conclusiones refrendadas por la Policía Científica: La hipótesis del cigarrillo mal apagado supone no descartar el factor humano en el inicio del fuego. No existen datos objetivos, sino uno más, dado que ha habido una actividad humana durante un tiempo dilatado Así, sobre este punto- -que, por otra parte, es de vital importancia para explicar el suceso- el tribunal sentencia que no es posible concluir que fue un cigarrillo mal apagado por Eva Rodríguez el origen. Dos cables o un cigarrillo No se ha encontrado responsabilidad penal en la empleada que fumó hasta media hora antes de la alarma Se sabe que el fuego empezó en la planta 21, pero no en qué punto exacto ni qué lo causó, pues quedó destruida El incendio comenzó en la planta 21 del edificio y subió hasta la última, la 29 JULIÁN DE DOMINGO