Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 22- -1- -2008 ABC Decenas de palestinos hacen cola para comprar pan en una de las tahonas que ayer permanecían abiertas en la ciudad de Gaza REUTERS Israel cede a las presiones y autoriza la entrada limitada de combustible en Gaza Permitió el paso de un solo cargamento de fuel y medicinas. Olmert: No habrá normalidad mientras sigan los cohetes LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. El Gobierno de Israel reaccionó ayer a los reproches internacionales lanzados desde la UE, la Liga Árabe y Egipto y dio una ligera marcha atrás en el embargo impuesto el pasado jueves a Gaza. Éste, el domingo, desembocó en el cierre de su principal central eléctrica por falta de combustible y en el apagón para el 33 por ciento de la población palestina que depende de ella. Ya por la noche, con la capital de la Franja de nuevo a oscuras, el ministro de Defensa, Ehud Barak, se doblegaba a las presiones y daba su autorización a la entrada en Gaza de un único cargamento de fuel para generadores, gas para cocina y asistencia médica. Barak anunciaba el permiso como una medida de gracia. Parece que en Gaza han recibido el mensaje, el disparo de kassam ha disminuido, hoy sólo ha caído uno... pero si vuelven a incrementarse, no nos pensaremos dos veces extremar de nuevo las sanciones y cerrar las fronteras advertía. Y lo hacía en un día en que Israel había desplegado todo su potencial persuasivo para tratar de justificar el mantenimiento del embargo a la Franja, que, excepciones aparte, sigue en pie. En un mensaje inusualmente áspero, el primer ministro hebreo, Ehud Olmert, hacía frente ayer a la polémica internacional advirtiendo que si no hay normalidad en Gaza es porque tampoco la hay en las ciudades judías cercanas, donde decenas de cohetes impactaron en los últimos días sin causar bajas. Y que, si bien el propósito de Israel es atacar el terrorismo con operaciones armadas como las que la pasada semana dejaron 37 palestinos muertos, también lo es- -aseveró- demostrar a la población que no pueden eximirse a sí misma de responsabilidad en esta situación Por lo que a mí respecta- -añadía- los residentes de Gaza pueden ir caminando si no tienen carburante para sus vehículos, porque tienen un régimen asesino que no permite a la gente del sur de Israel vivir en paz Olmert, acorralado por sus socios en el Ejecutivo que amenazan con aislarle si no frena ya los kassam, pronunciaba estas palabras en Jerusalén, durante una entrevista con el ministro de Exteriores alemán, Maxime Verhagen, ante el que se esforzó por dibujar la lucha desigual entre Israel y los palestinos como una guerra simétrica. ¿Qué haría el Gobierno de Alemania si estuviera bajo el fuego diariamente? preguntó a su interlocutor, al que aseguró que no permitirá una crisis humana en Gaza Proveeremos a la gente de todo cuanto necesiten para prevenirla, aunque no de lujos que puedan hacer su vida más confortable precisaba el primer ministro. Mientras, desde la Franja, la Agencia para los Refugiados de la ONU hacía un llamamiento desesperado. Según palabras de su portavoz, Christopher Gunnes, la institución tendrá que suspender en cuatro días la ayuda alimentaria a 860.000 palestinos en Gaza porque hoy mismo se acabarán las bolsas de plástico y la gasolina para distribuir la mercancía. Las últimas reservas de carburante de la organización han sido cedidas a farmacias y hospitales- -la Cruz Roja alerta que dejarán de funcionar dentro de tres días como máximo- y se espera también muy pronto el colapso de las potabilizadoras, que necesitan 150.000 litros de combustible al mes que ya no llegan. No obstante, todo el dramatismo de los testimonios que ayer se emitían desde la Franja eran puestos en entredicho por las autoridades judías. En Gaza no hay crisis humana es propaganda afirmaba el portavoz del Ministerio israelí de Defensa, Shlomo Dror, secundado por la voz anónima de otros altos oficiales del Gobierno, que desde el anonimato coincidieron ayer en difundir un mismo argumentario, según el cual toda la retórica del apagón es una exageración montada por Hamás para despertar compasiones. La gente está a oscuras, pero los generadores que alimentan la industria de los kassam de Hamás no han disminuido explicaba un oficial de Seguridad, en un mensaje también contenido en un comunicado difundido por la Embajada israelí en Madrid. Que vayan a pie La ONU advierte de que tendrá que suspender la ayuda alimentaria a 860.000 palestinos ABC. es Vídeo de la situación en Gaza en abc. es internacional