Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Nuevo ninguneo a la política exterior MARTES 22 s 1 s 2008 ABC El Gobierno no consigue cubrir el 75 por ciento de la plantilla de la UME en 2007 PALOMA CERVILLA MADRID. Aunque durante esta legislatura ha sido el proyecto estrella de José Luis Rodríguez Zapatero y uno de los principales puntos de su programa de gobierno, la Unidad Militar de Emergencias no ha conseguido cubrir sus objetivos de personal a lo largo de 2007, un setenta y cinco por ciento de los 3.987 efectivos que configuran la plantilla. Dos años después de su creación como una unidad militar para atender casos de emergencias (incendios, inundaciones y catástrofes naturales) bajo el impulso personal del presidente del Ejecutivo, la UME cerró 2007 con el 63 por ciento de su plantilla, según los datos aportados ayer por el jefe operativo de la UME, el teniente general Fulgencio Coll, en un encuentro con los medios de comunicación. Las razones de este desencanto a la hora de alistarse en esta unidad y acudir a las vacantes que se ofrecen no está en el poco prestigio de esta sección militar, con una escasa actividad, como así habían venido denunciando a ABC fuentes militares, sino, según Coll, en la alta cualificación que se exige al personal. Ello implicará que se va a producir un replanteamiento de la política de reclutamiento que, aunque funciona en comunidades como Andalucía y Levante, encuentra más problemas en Zaragoza. Además, de los 4.310 efectivos iniciales se ha pasado a 3.987, ya que el personal de los medios aéreos (helicópteros y aviones) sólo dependerán operativamente de la UME, ya que se ha rectificado el planteamiento inicial y logísticamente seguirán adscritos al Ejército del Aire y de Tierra. Hasta la fecha, se cuenta con 14 aviones y se han adquirido ocho helicópteros ligeros y medios, que se irán incorporando en los próximos años. Pero no sólo hay demoras en la captación de personal, después de un importante despegue de la unidad con una fuerte inyección económica que le ha permitido tener una aceptable capacidad operativa, sino que los retrasos comienzan a notarse en la construcción de infraestructuras y en la adquisición de material. Un cierto retraso lógico en palabras de Coll, que sostiene que la UME va bien y que al final de este año se estará al cien por cien de su capacidad operativa. Londres no cuenta con España ni para el G- 8 ni para el Consejo de Seguridad de la ONU Se acentúa la irrelevancia exterior, después de que Brown no haya invitado a Zapatero a la cumbre para tratar la crisis económica EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Gordon Brown lleva más de medio año como primer ministro británico y aunque desayunó en octubre en Lisboa con José Luis Rodríguez Zapatero, aún no ha encontrado un momento para viajar a Madrid o recibir al presidente del Gobierno español en Londres, y eso que, en principio, ambos tienen la misma adscripción ideológica. Tampoco le ha invitado a una minicumbre que ha convocado en la capital británica con el presidente francés, la canciller alemán y el jefe de Gobierno italiano para discutir sobre las turbulencias financieras, puestas ayer de manifiesto y con máxima virulencia en la Bolsa española. Y ahora, el premier británico acaba de avanzar su propuesta para la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, que tampoco atiende los intereses diplomáticos del Gobierno español. Brown ha anunciado en una visita a la India que el Reino Unido apoya una ampliación de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad a otros cinco países: India, Japón, Alemania, Brasil y un país africano aún por determinar. Éstos se sumarían a los actuales- -EE. UU. China, Reino Unido, Francia y Rusia- aunque no tendrían el mismo derecho a veto, según Londres. Una ampliación reducida como ésta no da oportunidad a que España se cuele entre los elegidos, ni por población ni por distribución geográfica, por lo que el Gobierno español desearía una reforma que afecte a mayor número de sillas. Pero tanto Brown, como también Nicolas Sarkozy, que hace dos semanas defendió una propuesta similar a la británica, no parecen dispuestos a atender las conveniencias expresadas por los gobernantes socialistas. Ni siquiera en el caso del G- 8, foro de los países más industrializados del mundo en el que España venía confiando poder integrarse. Fue un objetivo de la era Aznar. Aunque elevado y difícil de conseguir, entonces había contacto directo con Washington y Londres para plantear la aspiración. Ahora Gordon Brown no tiene ni que excusarse ante su homólogo es- La Moncloa vuelve a evitar preguntas en una visita oficial L. A. MADRID. La visita de García a España se despachó con una breve comparecencia del presidente peruano y Zapatero ante los periodistas. No fue posible hacer preguntas, pese al deseo de los informadores de conocer la opinión del jefe del Ejecutivo español sobre el desplome de la Bolsa. Volvió a repetirse lo sucedido hace siete días en la visita de Erdogan. Con anterioridad, La Moncloa ha optado otras veces por esta fórmula que provoca el malestar de la prensa, y que no se había utilizado antes por ningún Gobierno de la democracia, excepto en ocasiones excepcionales. Zapatero, junto a Alan Garcia, en La Moncloa pañol, porque trata poco con él. El inquilino del número 10 de Downing Street ha anunciado la posición británica de no ampliar el G- 8, sino de fortalecer la actual fórmula de G- 8+ 5 regularizando las reuniones que el primer grupo (EE. UU. Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Japón y Rusia) mantiene con Brasil, China, India, México y Suráfrica con ocasión de cada convocatoria. Me gustaría que la colaboración fuera entre iguales al final de la siguiente década indicó Brown. De España, ni rastro en la cabeza del primer ministro. Estos reveses para el Gobierno llegan cuando la Oficina Estadística Comunitaria (Eurostat) reveló en diciembre que el PIB de España superó al de Italia en 2006. El cálculo de la cifra fue discutido por el jefe del Ejecutivo italiano, Romano Prodi, pero lo cierto es que el crecimiento e internacionalización de la economía española en la última década ha hecho ganar posiciones a España en diferentes clasificaciones. Para Londres, sin embargo, la realidad peninsular cuenta bastante menos que antes, aunque ya Tony Blair perdió interés cuando se fue José María Aznar. REUTERS Zapatero asegura a Alan García que España seguirá apostando por Perú L. AYLLÓN MADRID. Alan García volverá a Lima con la promesa de José Luis Rodríguez Zapatero de que las empresas españolas confían y continuarán apostando por Perú Así se expresó el jefe del Ejecutivo, en una comparecencia conjunta ante la prensa con el presidente peruano después de haberse entrevistado en La Moncloa y antes de ofrecerle un almuerzo. Zapatero elogió la política que está desarrollando García en la segunda ocasión que tiene de presidir Perú, subrayando que el país está abierto a la inversión y que, de hecho, España es allí el primer inversor. Por su parte, García, afirmó que España es ejemplo de democracia, tolerancia y respeto de los derechos humanos, e insistió en su deseo de conseguir una nueva oleada de inversiones españolas, usando la idea de que se produzca la vuelta de Colón Señaló que hay un espacio para Europa en Iberoamérica, recordando que otros, como EE. UU. o China, ya han tomado posiciones. En una reunión con empresarios, el presidente peruano les había invitado a estar presentes en su país, especialmente en el área de las energías renovables. Por la noche, García acudió al Palacio Real, donde Sus Majestades los Reyes, acompañados de los Príncipes de Asturias, le ofrecieron una cena. En su discurso, Don Juan Carlos expresó el compromiso español de apoyar a Perú en su afán por lograr el objetivo de vivir en paz, libertad, justicia social y pleno desarrollo económico, para liberarse de la pobreza. El Rey, tras recordar la solidaridad española con los afectados por el terremoto del pasado agosto en la zona peruana de Pisco, transmitió también a García la decisión de España de seguir contribuyendo a la reconstrucción de las zonas afectadas. También Sarkozy Retrasos en infraestructuras