Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22- -1- -2008 La ofensiva terrorista s Atutxa, condenado por no obedecer al Supremo ESPAÑA 21 La acusación popular A falta de conocer los argumentos con los que el Pleno de la Sala Segunda admite el recurso presentado por Manos Limpias contra la absolución de Atutxa, el fallo difiere de la sentencia dictada por el Alto Tribunal sobre las acusaciones populares en relación con el recurso planteado en el caso Botín En aquella resolución, la Sala Segunda, integrada por los mismos magistrados que ayer (salvo José Manuel Maza y Enrique Bacigalupo) resolvieron esta casación, limitaba (por nueve votos frente a cinco) la acción popular, que si bien podía personarse en el proceso penal, instar diligencias e incluso presentar escrito de acusación, no podrá acusar a nadie en juicio oral, salvo que también acuse el fiscal o los perjudicados a través de la acusación particular. En el caso Botín el Supremo se limitó a confirmar la negativa de la Audiencia Nacional a abrir juicio oral sólo con una acusación popular. En el caso Atutxa sin embargo, sí se celebró juicio, hasta en dos ocasiones, y antes de que el Tribunal Supremo sentara su nueva doctrina sobre la limitación de la acción popular. El caso Bórico y el de las reuniones de Ibarretxe, López y Ares con Batasuna, en la lista de espera S. S. MADRID. La condena del ex presidente del Parlamento vasco Juan María Atuxa y de los ex miembros de la Mesa Gorka Knorr y Kontxi Bilbao abre la incógnita sobre lo que puede suceder con otros dos casos especialmente sensibles: el llamado caso bórico en el que tres mandos policiales que investigaron el 11- M son acusados de un delito de falsedad documental, y el de las reuniones que el lendakari, Juan José Ibarretxe, y los socialistas Patxi López y Rodolfo Ares mantuvieron con responsables de la ilegalizada Batasuna. En ambos casos podría ser aplicable la llamada doctrina Botín del Tribunal Supremo, según la cual nadie puede ser juzgado si sólo es la acusación popular la que mantiene la acusación. Sin embargo, entre estos dos casos y el de Juan María Atuxa y los dos miembros de la Mesa del Parlamento Vasco existe una diferencia fundamental, y es que en los dos primeros no se ha llegado a celebrar el juicio, al contrario de lo que sucede con el tercero. Tampoco en el caso Botín hubo vista oral, ya que la Audiencia Nacional decidió no celebrarla al no presentar cargos ni la Fiscalía ni la acusación particular. Precisamente, esa decisión de la Audiencia fue lo que ratificó el Supremo a finales del año pasado. Por ello, y como era previsible, tanto el Ministerio Público como las defensas del caso Bórico y el del las reuniones con Batasuna van a pedir que se aplique la doctrina Botín para intentar evitar que finalmente se celebren esos juicios. mo, Alonso reiteró que los ex miembros de la Mesa del Parlamento vasco se negaron abierta y directamente desde el principio a cumplir la resolución del Alto Tribunal al no considerar a éste válido para incidir en esa parte de España En cambio, el fiscal del Alto Tribunal Fernando Prieto se adhirió a las tesis de la defensa, principalmente a que la doctrina del caso Botín es plenamente aplicable a este procedimiento como cuestión sobrevenida una vez presentaron las partes sus escritos en abril de 2007. Nada más conocer la condena del Tribunal Supremo por desobedecer la orden de disolución de SA- -en ejecución de la sentencia que ilegalizó Batasuna, HB y EH- el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, manifestó que esta resolución sienta un precedente a situaciones que podrían darse de nuevo en esta legislatura si resultan ilegalizadas las formaciones que han sucedido a Batasuna en las instituciones políticas vascas, en clara alusión al PCTV y ANV En su opinión, la sentencia demuestra que aquí no vale todo, no basta con envolverse en el mandato parlamentario para justificar cualquier tipo de actuación, por mucho que uno haga interpretaciones estrafalarias del reglamento de un órgano legislativo como la Cámara de Vitoria.