Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 22 s 1 s 2008 ABC AD LITIBUM AGUIRRE Y LADY ASTOR NO de los tres o cuatro más bellos retratos de mujer que guardo en la memoria es el que, justamente hace un siglo, John Singer Sargent hizo de Nancy Witcher Langhorne, vizcondesa de Astor. Después, lady Astor fue, aun nacida en los EE. UU. y casada en segundas nupcias- -un escándalo para la época- la primera mujer que, elegida por Plymouth en 1919, ocupó asiento en la Cámara de los Comunes. Allí permaneció durante veinticinco años, en las filas del Partido Conservador, y su nombre todavía es recordado por las feministas británicas y cuantos están consagrados a la defensa de los intereM. MARTÍN ses del menor. La señora, FERRAND vaporosa y delicada según su retrato, debía de ser de armas tomar y la crónica política la recuerda como batalladora, enérgica, pertinaz e, incluso, insolente. Esperanza Aguirre, en lo bueno y en lo malo, se le asemeja bastante y en estos días, más de una vez, he creído ver el rostro de la presidenta de la Comunidad de Madrid en el lienzo de Sargent, al que algunos, por cierto, confunden con nuestro Joaquín Sorolla. Por el momento, mientras no cambie de partido, no resulta fácil obtener ningún paralelismo biográfico entre Alberto Ruiz- Gallardón y Winston Churchill. Es una lástima porque la letra pequeña de la historia guarda muchos momentos brillantes en los duros enfrentamientos, en los Comunes, entre la conservadora lady Astor y el entonces liberal sir Churchill. La rabiosa hostilidad a la Rusia revolucionaria del que, seguramente, fue el político más importante de la primera mitad del siglo XX provocó, en un debate, la interrupción de su discurso por parte de la tan conservadora como social lady: Si fuera su esposa, sir Winston, le pondría una dosis de cianuro en el desayuno Haciendo gala de su raza literaria y su parsimonia, con displicente y resignada mirada, el aludido replicó al instante: Si yo fuera su marido, lady Nancy, tomaría con mucho gusto ese cianuro Valdría la pena ver a Gallardón y Aguirre enfrentados en partidos distintos. Si siendo amigos y compañeros, supuestamente entregados a la defensa de un interés y un ideario comunes, se maltratan como lo hacen, ¿qué no llegarían a decirse en la dialéctica del enfrentamiento partidario? La vieja y conocida anécdota de Churchill y lady Astor se quedaría en mantillas y los cronistas de la actualidad, tan aburridos por la monótona repetición de gestos y dichos en que ha decaído la partitocracia, tendríamos materia para amenizar el desayuno de los lectores durante los próximos años. El Premio Nobel- -de Literatura- -dijo estar dispuesto a tomar el cianuro; pero Gallardón se lo ha tomado. Ahora es un político doliente que se consuela jibarizando la dimensión de sus actuaciones. Es posible- -Mariano Rajoy lo sabrá- -que el PP pueda permitírselo; pero dados los problemas de personal de la política española, la Nación no está para esos despilfarros. PERSPECTIVA LA CRISIS QUE NO ERA tud no me parece muy distinta de aquella otra que persiENOS mal que no estamos en crisis, que si llegaguió al Partido Popular en las trágicas jornadas del 11 al 14 mos a estarlo la Bolsa habría perdido el nivel de de marzo. Setrata delllamadosesgo de percepción, confunlos 11.000. La jornada de ayer acabó con toda espedir deseos con realidades, despreciar todas aquellas eviranza de normalidad y pronta recuperación de las condidencias, datos o indicios que no se conforman con el relato ciones económicas y financieras. Para ser meras turbuleninteresado de los hechos. Con una gran diferencia: los pocias lejanas, la crisis crediticia se está cobrando ya demapulares pagaron caro su error, y eso que podían alegar en siadas víctimas, y no me refiero sólo a algunas empresas su defensa un justificado estado de shock. El Gobierno somuy endeudadas. Lo que estamos viendo es la evaporación cialista ha tenido cuatro meses para rectificar y del ahorro demuchos españoles. La riqueza, al conno la hecho. Ha visto cómo la crisis se extendía destrario que la energía, no sólo se transforma, sino de las hipotecas basura a todas las operaciones de que también se destruye. Puede que no fuera una crédito; cómo se transformaba en un problema de burbuja, que las cotizaciones no reflejaran excesos solvencia que exigía la recapitalización de alguanteriores de optimismo, pero ayer se pinchó algo, nas de las mayores entidades financieras del munpor mucho tiempo. do lo que empezó siendo un mero déficit de liquiEn agosto pasado, al desatarse la crisis entondez; cómo se resentía la confianza de los agentes y ces llamada de las subprime, publiqué una Tercera caían la inversión y el consumo. Pero el Ejecutivo en este periódico en la quealertaba sobre las conseFERNANDO prefirió perseverar en el error, negar la evidencia cuencias que podría traer para España. Decía: FERNÁNDEZ e insultar a los que no se plegaron a esa estrategia Muchos inversores perderán dinero. Muchas insde ocultación. Esta misma semana, en la reunión de pretituciones financieras saldrán tocadas en sus resultados, suntos sabios que colaboran en el programa electoral soalgunas en sus balances y todas en su actitud frente al riescialista, Stiglitz, el Premio Nobel que compagina su labor go. La época del dinero abundante y barato ha llegado a su de asesoría a Zapatero con la de propagandista de Chávez fin en este ciclo. España tiene una situación particularcomo ejemplo de política económica, todavía nos repetía mente vulnerable por sus elevadas necesidades de finanque las circunstancias españolas eran diferentes y que la ciación externa, cerca del 10 por ciento del PIB. Son mucrisis no tenía por qué afectar a España. chos los economistas españoles que llevan años despreLos hechos ya no dejan lugar a la discusión. La crisis ha ciando la importancia del dato y somos muchos menos los llegado a Europa y particularmente a España. Estamos en que venimos alertando de la vulnerabilidad ante una criplena crisis financiera y bursátil, con la inflación en máxisis de liquidez que podría secar la financiación externa. mos y el prestigio e independencia de las instituciones en No es el momento de gritar fuego en plena fiesta, pero espemínimos. Los inversores pueden estar equivocados, pero ro que los bomberos financieros tengan las máquinas plehuelen daños profundos en el sistema y se retiran en masa. namente operativas y los planes de contingencia listos. Pronto sabremos si hay planes de emergencia o si la comAbróchense los cinturones y prepárense para disfrutar de placencia había afectado también a la capacidad de prever la montaña rusa escenarios alternativos. Ya no valen excusas, sino decisioLa advertencia fue despreciada, tachada de ignorante, nes difíciles. Para que sean posibles hay que tener claro el partidista y hasta de carroñera. Desde instancias oficiales diagnóstico, no hacerse trampas en el solitario, definir se insistió en la tranquilidad, lo que parece lógico y hasta acertadamente las prioridades y crear un clima de conconveniente, pero se equivocó completamente el diagnóstifianza y diálogo. Aun así, puede que ya sea demasiado tarco. No sé si deliberadamente, lo que sería casi doloso, o simde. En Estados Unidos, por lo menos, lo están intentando. plemente por error y exceso de complacencia. Pero la acti- U M