Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion LUNES 21- -1- -2008 ABC MIRAVER Javier Cortijo REFLEJOS or lo visto, lo primero que pidió El solitario nada más cerrarse la puerta de su celda fue un televisor para tragarse su biopic en Antena 3. Le importaba un pimiento preparar el juicio o meditar su negro futuro: sólo bebía los vientos por ver cómo habían quedado reflejadas sus gestas e inquinas. Antes se decía que si no salías en la tele no eras nadie. Ahora, no te crees a ti mismo hasta que no ves tu propia fotocopia, coloreada y ampliada, en la gran pantalla. Da igual si te has chupado cinco años de carrera y otros tantos de meritoriaje, no eres escritor hasta que no has tenido fantasías sexuales mostrencas como en Californication ni abogado para todo hasta que no te topas con la familia pijo- Monster de Sexy Money (ninguna serie donde sale Bogdanovich de cameo puede ser mala) ¿Cuántos médicos afianzan su juramento hipocrático dejándose barba y cojera como House? ¿Cuántos padres notan que les falta algo si sus hijos no son los galopines de Supernanny o SOS Adolescentes De ahí tanto casting y hormigas blancas. Incluso algún colega crítico de cine está en plena crisis de personalidad pues, tras lustros autoconvenciéndose de que es como Antonio Gasset, ahora está obligado a ponerse peluca rubia atómica y mutar en Cayetana Guillén Cuervo. Yo es otro decía Rimbaud. Más bien yo es ella la televisión, la bicha perversa. Y que algunos la llamen caja tonta P El jugador de baloncesto Shaquille O Neal era la estrella del programa Shaq s big challenge (El gran reto de Shaq) AFP Adelgazar en vivo y en directo ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. La enorme vocación de servicio de la televisión estadounidense a la comunidad ha quedado patente una vez más este mes de enero, con el relanzamiento por la cadena NBC de The Biggest Looser (El mayor perdedor) donde concursantes gordísimos se someten a duros tratamientos de choque para adelgazar ante la audiencia. El que más peso pierde, más dinero gana: el premio delgado son 250.000 dólares (170.000 euros) The Biggest Looser no es el único programa de la tele americana que persigue el ideal. Hay y habido otros: el canal VH 1 emite Celebrity Fit Club una especie de Mira quién adelgaza donde los que pierden peso ante la cámara son famosos de pacotilla. En este caso la idea venía del Reino Unido. También está Honey, We re Killing the Kids (Cariño, estamos matando a los niños) otra importación británica, nada menos que de la BBC donde se advierte a los padres de las serias consecuencias de los malos hábitos, también dietéticos, de sus hijos. Todo esto sólo demuestra hasta qué punto los ejecutivos americanos no duermen pensando en el gravísimo problema que es la epidemia de obesidad nacional, que en gran medida empieza a ser una epidemia infantil. Cada vez hay en los Estados Unidos más niños megagordos. Los médicos advierten de que ya no es un mero problema estético: la esperanza de vida de las nuevas generaciones empieza a descender. Suerte que existe la televisión. La cruzada catódica contra los michelines alcanzó su culmen durante el verano del año pasado, cuando una de las estrellas más refulgentes de la NBA, Shaquille O Neal, capitaneó para la cadena ABC el programa Shaq s big challenge (El gran reto de Shaq) A las órdenes de O Neal se pusieron seis chavales de Florida de entre 11 y 14 años. Todos ellos empezaron el programa pesando entre 80 y 130 kilos. Aunque ninguno lo acabó en condiciones esculturales, la mayoría habían conseguido bajar a un nivel de obesidad normal socialmente aceptable. Este show se emitió durante el verano pero se rodó durante un periodo inicial de cinco meses, que al final fueron nueve. Las expectativas eran enormes porque, para variar, aquello parecía un reality show incluso humano. Entre el carisma y la calidez de O Neal y la cuidadosa asistencia de especialistas, se consideró que había una verdadera preocupación por los pequeños. Lo que no impedía que estos evidenciaran a veces su sufrimiento, psíquico y físico, ante la dureza de los entrenamientos. Al final el programa pasó sin pena ni gloria. La audiencia no acabó de acompañar. Algunos lo atribuyen a la contraprogramación de otras cadenas y otros a su blandura al ser niños los sujetos del experimento, este no podía llegar tan lejos como al público a lo mejor le habría gustado. En un país tan perfeccionista y tan cruel con sus perdedores como Estados Unidos, la fórmula perfecta es la de The Biggest Loser adultos que se machacan vivos en directo. A unos espectadores les atrae la épica del esfuerzo sobrehumano a otros, el morbo de la humillación ajena. The Biggest Loser inició su andadura en 2004. Entonces, los concursantes pasaban su tiempo en una especie de club de fitness que, en las últimas temporadas, se ha transformado en un campus donde están expuestos a tentaciones -comer algo que no deben, desfallecer en el ejercicio- reciben premios por sus progresos y, sobre todo, pierden peso competitivamente, primero por equipos y al final en duelo singular. Mientras los espectadores se ríen de ellos y les jalean desde el sofá de su casa, cuenco de palomitas y cerveza en mano. Empate técnico entre Papá Noel y los Reyes en los anuncios de Navidad ABC MADRID. Los Reyes Magos estuvieron en Navidad más tiempo en antena que Papá Noel, aunque hubo más marcas que apostaron por su rival por lo que ha habido un empate técnico entre los cuatro, según un estudio realizado por la empresa de publicidad Arce Media, del que informa Efe. El análisis computó el contenido de los anuncios emitidos en las televisiones nacionales y autonómicas entre el 1 de diciembre de 2007 y el 8 de enero de 2008. En concreto, 14 marcas confiaron en Santa Claus, casi el doble que en Melchor, Gaspar y Baltasar, e incluso dos anunciantes, Campsa y los supermercados Lidl, se atrevieron a sacar a ambos en el mismo anuncio. Como es lógico, la presencia de Papá Noel es constante desde el 1 de diciembre hasta la noche del 24, coincidiendo con su llegada, y después va perdiendo fuerza, aunque se mantiene hasta finales de año Los Reyes se concentran entre el 25 de diciembre y el 6 de enero. En un país tan cruel con sus perdedores, la fórmula perfecta es la de adultos que se machacan en directo