Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CIENCIA FUTUROsMEDIO AMBIENTE y www. abc. es cienciayfuturo LUNES 21- -1- -2008 ABC La mentira, que no sea verde La Unión de Consumidores de España denuncia la utilización de los valores ecológicos como reclamo publicitario y exige a la Administración un marco legislativo que impida abusar de lo verde POR LUIS MIGUEL DEL BARRIO MADRID. El cambio climático ha supuesto un auténtico aldabonazo en la conciencia de la mayoría de los seres humanos. El hecho de saber que el hombre es el causante del aumento de la temperatura en la Tierra ha cambiado repentinamente los hábitos de millones de consumidores, que ahora apuestan de manera decidida por los productos ecológicos, conscientes de que así contribuyen a respetar y preservar los valores de la Naturaleza. Este cambio de actitud en el ser humano es tan evidente que todas las empresas ya lo conocen, pero no todas ellas dicen la verdad cuando intentan vender sus productos al amparo de la etiqueta verde De hecho, la Unión de Consumidores de España (UCE) sostiene que, hoy por hoy, el empleo de mensajes asociados a valores ecológicos y al cuidado del medio ambiente en la publicidad comercial genera confusión y provoca contradicciones en el consumidor Y su afirmación se basa en un informe que, bajo el título de Publicidad y medio ambiente ha sido realizado por el abogado Manuel Castañón, especializado en Derecho ambiental. Tras analizar de manera amplia y exhaustiva cómo se usan los valores ecológicos o verdes en la publicidad comercial que realizan a diario distintas empresas en relación con sectores tan diversos como el automovilístico, el inmobiliario, el energético o el financiero, Castañón lo tiene muy claro: Las fórmulas de expresión a las que se ha recurrido representan fórmulas genéricas que, en algunos casos, pueden inducir a error por cuanto crea en el consumidor y usuario una expectativa de protección ambiental que no existe o no es exactamente la esperada Y más aún: en palabras del autor del mencionado estudio, una mala utilización de los mensajes no sólo constituiría un atentado contra los consumidores y usuarios que pudieran verse inducidos a error con la captación de los mismos, sino que también atentaría contra el medio ambiente de forma directa e indirecta El asunto, por tanto, no es baladí, pues sin duda alguna no es de recibo vender como ecológico algo que contamina subraya el secretario general de la UCE, Juan Moreno, quien exige una legislación clara al respecto, con el fin de que sea completamente ilegal publicitar productos que son contaminantes como si fueran ecológicos. A su juicio, esta práctica se debe calificar dentro de la publicidad completamente engañosa sobre todo cuando se realiza en un momento en el que la conciencia ambientalista ha calado en el consumidor, que en este momento es muy sensible a este tipo de mensajes verdes Para que se entienda la esencia de su propuesta, Moreno pone el ejemplo del sector de la alimentación, en el que, gracias a la legislación vigente, los productos biológicos o ecológicos (como se prefiera, pues son términos sinónimos) responden sencillamente a la verdad. Y eso ha sido posible gracias a que la Ley obliga a que tales productos vayan avalados con certificados de garantía que a su vez han sido emitidos por sellos de calidad competentes en este asunto. Del mismo modo, el secretario general de la UCE exige a la Administración que este mode- Un vehículo eléctrico presentado esta semana en una feria en Bruselas Avales competentes La industria se ha dado cuenta de que lo verde vende y utiliza esa etiqueta para captar usuarios La Unión de Consumidores de España reclama una legislación que impida la publicidad engañosa Piden que un modelo de etiquetado similar al biológico de los alimentos se extienda al resto de productos lo se extienda al resto de los productos comerciales, con el fin de que ninguna empresa pueda usar publicidad verde para vender productos contaminantes. Eso no quiere decir que la UCE dude de que hay muchas empresas que están realizando verdaderos esfuerzos por contaminar menos: Nosotros somos los primeros en reconocer que la investigación en nuevos sistemas tecnológicos contribuye a un crecimiento más sostenible, y todo lo que se haga en esa línea es magnífico y lo aplaudimos. Pero eso no tiene nada que ver con el hecho Inducir a error que denunciamos, que no es otro que vender como ecológico algo que contamina. Esto es sencillamente inadmisible y, además de una tomadura de pelo, también perjudica notablemente a la competencia que no realiza este tipo de publicidad verde es decir, a las empresas que dicen la verdad. La UCE afirma que el sector del automóvil es uno de los que más está utilizando la ecología en sus recientes campañas publicitarias. Y en su estudio sobre Publicidad y medio ambiente subraya que los coches que actualmente existen son contaminantes con carácter general, con independencia de que adopten el sistema híbrido o no Sin duda, añade la Unión de Consumidores de España, el sistema híbrido puede resultar más ventajoso medioambientalmente hablando frente Nada más que la verdad Las nefastas consecuencias de sentirse engañado El informe de la UCE sobre la publicidad y el medio ambiente también pasa revista a las refinerías de petróleo, por entender que causan una de las muchas actividades que más contaminación ambiental producen al medio A su juicio, por tanto, resulta contradictorio el empleo de mensajes ecológicos en las campañas publicitarias de las compañías petroleras. Por lo que se refiere al mundo financiero, la UCE señala con mucha ironía que, aunque el cambio climático está produciendo importan- tes desarreglos ambientales y puede llegar a producir en un futuro otros de igual o mayor gravedad, no es menos cierto que para contrarrestarlo es necesario adoptar estrategias que van más allá de una posible inversión en fondos en referencia a las entidades bancarias que utilizan lo verde en su publicidad. Para la Unión de Consumidores de España, el hecho de que un consumidor pueda sentirse engañado tiene importantes consecuencias, como el hecho de que finalmente llegue a la conclusión de que la protección por el medio ambiente no es más que una estrategia comercial y que realmente no se está haciendo nada por favorecer la mejora ambiental