Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 21 s 1 s 2008 ABC La amenaza que viene La cotorra argentina se caracteriza por su alta tasa reproductora y fácil adaptabilidad. Pero es un peligro para los cultivos y especies autóctonas. En Madrid ya hablan de plaga. No se descartan medidas drásticas den llegar a vivir diez años. En cautividad, hasta 35. La reproducción tiene lugar de octubre a febrero, y cada puesta es de 1 a 11 huevos. Su incubación dura 24 días. Esto significa que cada ave puede procrear casi medio centenar de crías a lo largo de su vida. Es por ello que en la región están a punto de ser consideradas como una plaga. La Consejería de Medio Ambiente ha decidido ponerse manos a la obra para controlar su expansión. El primer paso ha sido la realización de un estudio para conocer el número de cotorras que hay en la región y dónde. Las mayores colonias de esta especie invasora se han localizado en Pozuelo de Alarcón, Majadahonda, Boadilla del Monte, Arganda del Rey, Chinchón, Aravaca, Casa de Campo, Parque del Oeste y Ciudad Universitaria. En la actualidad, la Consejería analiza las conclusiones de dicho informe para concretar la afectación de esta especie exótica en los hábitats de la Comunidad, así como la posterior toma de medidas de control. No se descarta nada. Ni siquiera la eliminación anual de un porcentaje de los ejemplares. La introducción de la cotorra argentina, ya sea de forma accidental o intencionada, puede llegar a ocasionar la destrucción del entorno, la pérdida de biodiversidad, daños a la agricultura y el desplazamiento de especies autóctonas. La suelta ilegal de este invasor es una de las mayores amenazas para las aves de la zona, máxime si algunas de éstas está en peligro de extinción. En concreto, la presencia de cotorras argentinas en Madrid afecta negativamente a las palomas, las urracas y las carracas. La introducción de esta especie exótica en los parajes naturales de la región se debe al escape o Myiopsitta monachus Cotorra argentina Coloración general verde brillante. Frente, mejillas, garganta y pecho de color gris POR MIGUEL OLIVER ILUSTRACIÓN CG. SIMÓN E. SEGURA No hay dimorfismo sexual Pico amarillento, ojos oscuros, patas grisáceas MADRID. Los primeros estudios datan la presencia de la cotorra argentina en Madrid en 1985. Simpáticas aves de no más de 30 centímetros, cola larga, plumaje verde brillante y azul, pico amarillento y pecho gris. Su comercio como especie exótica fue todo un éxito. Pero todo cambió desde que a un particular le dio por soltar una pareja de estas aves en un campo de golf. Desde entonces, la agradable y cómica cotorra argentina se ha convertido en Partes superiores una amenaza y pesadilla verdes con para las personas que plumas conviven cerca de sus coprimarias y lonias. Sus vocalizaciosecundarias nes, graves y estridendel ala tes, ya no hacen tanta azules gracia. Sobre todo porque se trata de una especie que se reproduce a una velocidad de vértigo. En libertad, estas cotorras pue- Nido El comercio exótico le permitió cruzar el charco La cotorra argentina tiene su distribución original en Bolivia, Brasil, México, Argentina, Uruguay, Paraguay y Estados Unidos. La primera presencia de estas aves en nuestro país data de 1975 en Barcelona. A Madrid llegó diez años después. La creciente afición por las especies exóticas le ayudó a dar el salto a Europa, y más concretamente a España. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio apela a la responsabilidad de los ciudadanos para que no compren estas especies animales que luego no puedan atender y que, en caso de soltarlas o que se escapen, pueden ser perjudiciales para la fauna autóctona. El nido es una gran estructura techada hecha de ramitas en la que habitan varias parejas. Los colocan en árboles o postes telefónicos, lo que algunas veces provoca cortocircuitos Rivalidad con otras aves Características Reino Filo Clase Orden Familia Longitud Cuerda alar Largo del pico Peso Animalia Chordata Aves Psittaciformes Psittacidae 28- 30 cm 13- 15 cm 15 mm 90- 140 g Dieta Se alimenta principalmente de semillas (y puede ser plaga en algunos cultivos) complementando su dieta con flores e invertebrados urbanos, frecuentando parques, jardines y arboledas tanto dentro de las zonas habitadas como en su periferia. En el medio urbano, esta especie puede provocar otros problemas. La construcción del nido, para el cual las cotorras cortan numerosas ramas, puede causar daños sobre los árboles más próximos a las colonias. Los eucaliptos, pinos, plataneros, cipreses, enredaderas y los postes eléctricos (en zonas desarboladas) son sus lugares favoritos para instalarlos. El peso de estos nidos ha llegado a provocar cortocircuitos en este último caso. La cotorra argentina es una ave altamente sociable. Se caracteriza también por su fácil adaptabilidad al entorno. El nido no sólo sirve para la cría, sino también como dormitorio durante todo el año. Constituye así el centro de actividad diaria de los individuos, del cual parten cada día en pequeños grupos. Es la única especie de loro cuyo nido, situado normalmente entre las ramas más elevadas del árbol elegido para nidificar, es construido entrelazando pequeñas ramas cortadas en otros árboles. Un nuevo nido puede ser construido adosado a uno ya preexistente, formándose de esta forma un nido compuesto. En Argentina se han encontrado casos de hasta 70 nidos juntos. La especie se alimenta de semillas, frutos, flores, brotes de hojas y larvas de insectos. En zonas rurales también se alimenta de semillas. Es por eso que tampoco está muy bien vista entre los agricultores. Un ejemplo de sociabilidad ABC CG. Simón Elena Segura Huevos La puesta es de 1 a 11 huevos blancos de unos 28 mm de longitud. Solo la hembra incuba, durante 24 días liberación de ejemplares mantenidos en cautividad. El comercio de cotorras es frecuente en nuestro país, que ha importado un gran número de ejemplares en los últimos años. La población cautiva de la especie puede así seguir originando nuevos núcleos de población en libertad. Las cotorras argentinas ocupan generalmente medios Morfología Su pico es mixto utiliza la base para partir las cáscaras de las semillas y el gancho (punta muy curvada) para extraer la pulpa de los frutos Base Dedos posteriores Dedos anteriores Dedos posteriores Dedos anteriores Orificios nasales Gancho Tiene cuatro dedos opuestos, dos a dos, una disposición poco habitual entre las aves que permite agarrarse sólidamente a los troncos de los árboles