Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21- -1- -2008 ESPAÑA 27 Prohibido ganar La finalidad del juego no debe ser ganar, sino participar igualitariamente dice el documento, que considera que hay que evitar los liderazgos de los concursantes y promover entre ellos un uso del lenguaje que haga visibles a las mujeres POR R. A. CORDOBA. Dice la Real Academia Española de la Lengua que jugar es un ejercicio recreativo sometido a reglas, y en el cual se gana o se pierde Craso error, señores (y señoras) académicos (y académicas) Porque, ya lo decía Torrebruno, lo importante es participar. Y el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha tomado buena nota de ello y en el manual que se reproduce sobre estas líneas se asegura que la finalidad del juego no ha de ser ganar, sino participar igualitariamente Tampoco vale que nadie lleve la voz cantante en ningún equipo formado para disputar, por ejemplo, una carrera de sacos o en el juego de la silla. Debemos evitar el liderazgo de una persona o un grupo de personas: se trata de aprender a cooperar en igualdad añade el documento que ha editado la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social. El afán por no crearle ningún trauma al niño más lento o al menos hábil en una actividad cualquiera llega a límites paranoicos. Por ejemplo, en la descripción de la carrera de sacos se dice literalmente que hay que evitar las descalificaciones y otras faltas de respeto La frase deja algunas dudas en el aire. Primera: ¿Es posible hacer una carrera sin que un participante gane y otro pierda? Segunda: ¿Dejamos que se hagan trampas con tal de no excluir a nadie de este juego coeducativo- cooperativo Y tercera: ¿Desde cuando es una falta de respeto descalificar a quien no sigue las reglas? Ni que decir tiene que las dos personas que han de ir en cada saco deben ser, según el manual de la Junta de Andalucía, de diferente sexo. Y han de llevar el mismo ritmo para correr Tampoco debe haber ningún eliminado en la versión paritaria del juego de la silla. En vez de descalificar a nadie, la persona que se queda sin asiento ha de intentar sentarse con otra en su silla explica el texto. Tampoco hay ganador ni perdedor: la tarea cooperativa de todos los participantes es llegar al final intentando no tocar el suelo apiñados en las sillas que vayan quedando conforme se desarrolla el juego. Otro clásico, las palabras encadenadas, también requiere de una mirada especial sobre el idioma. Lo dice claro la publicación del IAM: Hay que promover un uso no sexista del lenguaje que haga visibles a las mujeres De tal modo que si, por ejemplo, el mozalbete de turno le responde a su compañero, que acaba de pronunciar el término tema con Mali lo mejor es que el siguiente participante caiga en la cuenta de que el vocablo más indicado para continuar el juego no es ni limón ni lince No, hay que responder lideresa Trampas contra la exclusión En las carreras de sacos deberá haber dos concursantes en cada uno: el primero niño y el otro niña