Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA LUNES 21 s 1 s 2008 ABC La Junta de Andalucía edita una polémica guía para llevar la paridad a los juegos infantiles El Instituto de la Mujer vincula la separación de sexos en el ocio de los menores con el maltrato machista RAFAEL A. AGUILAR CÓRDOBA. Un manual del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) titulado Nuevas formas de jugar: guía para transformar los juegos tradicionales y que ha sido distribuido en cientos de colegios y centros de Secundaria y Bachillerato de la provincia de Códoba, llama a los profesores a favorecer la paridad sexual en el ocio de los escolares. Una de las causas de tal empeño, según consta en el documento, es evitar que la elección de los juegos reproduzca las desigualdades de género que aunque son invisibles para gran parte de la población, se personalizan en muchas situaciones como la violencia hacia las mujeres, la disparidad salarial, la diferencia salarial, la falta de conciliación de la vida laboral y familiar o las renuncias personales de numerosas mujeres La directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Córdoba, María de la Paz Gutiérrez, justificó que la guía vincule las desigualdades de sexo en los entretenimientos infantiles con el maltrato en la edad adulta, tal y como hace la citada publicación. La desigualdad es el caldo de cultivo de la violencia, por eso es tan importante corregirla desde que los niños son muy pequeños suscribió la responsable provincial del Instituto dependiente de la Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social, de la Junta de Anadalucía. María de la Paz Gutiérrez indicó que la publicación ha sido remitida a todos los centros de enseñanza de Córdoba, para que los padres, las madres y los profesores se impliquen en este modelo y traten de cambiar las inercias en los juegos de los pequeños La directora del Instituto Andaluz de la Mujer añadió que en el reparto se le ha dado prioridad a los colegios e institutos que trabajan en coeducación; nos hemos centrado también en Primaria, porque en la mayoría de los casos se trata de propuestas para los alumnos más pequeños Son los juegos de siempre, pero sometidos a la recta disciplina del lenguaje y las formas sexualmente correctas Así, en la guía se especifica que se trata de la recuperación del jue- Caldo de cultivo Más participación Dos niñas saltan a la comba mientras un adolescente sujeta uno de los extremos de la cuerda go tradicional, con sus valores positivos, pero teniendo en cuenta un análisis crítico desde la perspectiva de género e introduciendo cambios que conduzcan a aprender a jugar en igualdad Los ejemplos que se detallan en la página siguiente dan buena cuenta de hasta dónde llega la obsesión del Instituto Andaluz de la Mujer por asexuar cualquier distracción infantil, incluyendo los juegos. Es necesario intervenir para modificar las actitudes sexistas o violentas y el rechazo a la participación se lee en la guía, en la que se subraya que para desarrollar cualquier juego debemos formar grupos heterogéneos, donde chicas y chicos interactúen y participen de forma equilibrada El sesgo feminista que se destila a través de la guía es innegable. Decenas de afirmaciones van en esta dirección a lo largo del texto. Una de ellas explica, por ejemplo, que las formas de jugar de toda la vida no dejan ABC Orientación feminista La directora del IAM en Córdoba justifica la publicación porque la desigualdad hay que corregirla desde niños El libro se queja de que los juegos de siempre no dejan a las niñas expresar la ira ni a los varones la tristeza El manual se ha enviado a todos los centros públicos y privados, sobre todo a los de Primaria a las niñas enunciar emociones tales como la ira, mientras que a los niños no les dejan expresar sentimientos como el miedo o la tristeza También hay en el texto una crítica, nada velada, hacia la imitación que hacen los menores de los modelos de conducta de los adultos de su entorno en función de su sexo. Por ello, el folleto subraya que las niñas se identifican con aquellas acciones que realizan las madres y sus modelos de referencia, que son reforzados con juguetes, actitudes, o simbologías, como jugar a las cocinitas o cuidar muñecas. Mientras que, por su parte, los niños se fijan en sus padres y juegan al fútbol o a las construcciones