Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21- -1- -2008 Precampaña electoral s Análisis ESPAÑA 17 nuevos votantes, de los que dependía la victoria. De hecho, en la campaña de Aznar de 1996 el apoyo de los jóvenes fue una de las claves de su triunfo electoral, como coincidieron en señalar los expertos. Puede recordarse el desafecto de los universitarios hacia el presidente saliente de entonces, Felipe González. Sin embargo, los seis millones de jóvenes que están llamados a las urnas este 9- M eran unos críos cuando González dejó el poder. Pero hoy los jubilados ganan por goleada. No es ningún secreto; los partidos y sus candidatos lo saben perfectamente y parte de su estrategia electoral está condicionada por ese dato. Alguien que aspira a gobernar la Nación no puede limitarse a presentar como propuesta estrella el cheque- vivienda para los jóvenes. Los mayores exigen a los candidatos medidas dirigidas a ellos. Y no sólo de pensiones. las primeras elecciones democráticas, el 15 de junio de 1977, el censo era de sólo 23.583.762 personas. El envejecimiento de la población española se ve también en la media de edad. Para estas elecciones es de 49 años, cuando en 1996 era de tres años menos: 46. La edad media de las mujeres, al ser más longevas, es algo mayor: 50, mientras que la de los hombres es de 48. Edad media Web del Instituto Nacional de Estadística: http: www. ine. es Sanidad y asistencia social El peso de los mayores en el censo ha obligado a los partidos a adaptar sus estrategias y también sus programas electorales. La sanidad, la asistencia social, las medidas de dependencia pasan a ocupar un lugar preferente. Los grandes partidos ya han enseñado algunas de sus cartas, pero en las próximas semanas mostrarán muchas más. Todos atentos. En el censo hay otro dato relevante, relacionado con el menor número de jóvenes: cada vez se incorporan menos nuevos votantes. En 2008 serán 1.711.534 las personas que podrán participar en unas elecciones generales por primera vez. Casi un cuarto de millón menos que en los comicios de marzo de 2004. Desde el año 2000, los nuevos votantes han disminuido en 700.000 ciudadanos. Si hace ocho años los jóvenes que votaban por primera vez, tras cumplir 18 años, representaban el 7,2 por ciento del censo electoral, ahora el porcentaje ha caído hasta el 5,1 por ciento. En cuanto a la evolución del censo total, en marzo tendrán derecho a voto casi medio millón de personas más que en 2004 (el censo aquel año fue de 34.571.794 ciudadanos) En 1996, apenas se superaban los 32,5 millones, mientras que en La edad media de los ciudadanos que podrán votar el 9- M es de 49 años, tres años más que en 1996, según los datos del censo electoral