Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID DOMINGO 20 s 1 s 2008 ABC El Trío Arbós y el grupo Neopercusión, el sábado durante un ensayo en el Auditorio 400 del Museo Reina Sofía. A la derecha del todo, Gregorio Jiménez Stockhausen resucita en el Reina Sofía El Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC) abre su ciclo Residencias con una de las grandes- -y raramente programadas- -obras del compositor alemán. Será interpretada mañana en el Auditorio 400 por el Trío Arbós y Neopercusión POR SUSANA GAVIÑA MADRID. Gongs, tomtoms (unos especialmente construidos para este concierto) wood blocks, marimba, cencerros afinados, crótalos, tambores de tronco, chimes de bambú, cascabeles de la India, güiro, tantán, un bongo del revés que contiene habichuelas, un piano... son algunos de los más de veinte instrumentos y efectos que se necesitan para interpretar la obra Kontakte Muchos de ellos introducidos por primera vez en una partitura, al igual que la grafía de la partitura, toda una innovación para la época. La obra fue compuesta entre 1958 y 1960 por el recientemente fallecido Karlheinz Stockhausen (murió el 5 de diciembre) y es considerada como una de las primeras obras de la experimentación electrónica, así como el origen de la percusión contemporánea según Juanjo Guillem, miembro del grupo Neopercusión. Guillem, junto al pianista del Trío Arbós, Juan Carlos Garvayo, serán los encargados de poner en pie- -mañana en el Auditorio 400 del Reina Sofía- -esta obra referencial que apenas se ha interpretado en España. En los años 70 la tocó el grupo Alea y en aquella ocasión vino Stockhausen recuerda Garvayo que, al igual que Guillem, la aborda por vez primera. Para mí era un sueño asegura el pianista, que destaca la vigencia de esta partitura, que no ha envejecido nada; la parte de la electrónica es plenamente actual Aunque también reconoce que es la de un neurótico, por la cantidad de especificaciones que contiene, y donde explica detalladamente cómo deben ser los ensayos de la obra pa de la parte electrónica y que subraya su complejidad- -requiere el montaje de doce micrófonos y diez altavoces- Lo más difícil es el empastado de los micrófonos porque algunos están ajustados a los instrumentos y después a la cinta- -que primero fue magnética y ahora es digital- que va en cuadrafonía (cuatro fuentes de sonido) y que en determinados momentos giran alrededor del público explica Jiménez. La precisión es la palabra clave para la perfecta interpretación pues todo está medido al segundo. Guillem y Garvayo deben ejecutar cada instrumento en los parámetros marcados por la partitura y la cinta, que desde la mesa de mezclas, en el centro del patio de butacas, controla Jiménez. Dos intérpretes para más de veinte instrumentos. Guillem aparece atrincherado detrás de la mitad de ellos, que toca alternando diez pares de baquetas. ¡Dale a la cinta! pide Guillem, mientras al otro lado del escenario, Garvayo se ha situado delante del gong, el primer instrumento que le da la réplica. Inmediatamente después cambia de posición y se sienta al teclado. Durante 35 minutos, ambos músicos concentran toda su atención en este universo sonoro lleno de matices, en el que no cabe la improvisación, en Stockhausen todo está marcado asegura Garvayo. Ambos no se pierden de vista, la colaboración y la sincronización es esencial. 1, 2, 3, 4... hasta 10 marca Jiménez para que entre 12 micrófonos y 10 altavoces En este reto también les acompaña el compositor valenciano Gregorio Jiménez, que se ocu- La incorporación de algunos instrumentos y la grafía de la partitura de Kontakte fueron una auténtica innovación en la época Trío Arbós Neopercusión Ensemble Residencias El ciclo Residencias arranca también con una novedad: la creación del Ensemble Residencias, bajo cuyo nombre se reúnen de una manera más estable el Trío Arbós y el grupo Neopercusión. Dos formaciones que ya son viejos conocidos, pues llevan colaborando en este ciclo desde 2005, y que han decido navegar juntos por otros espacios fuera de la tutela del CDMC. No será un ensemble típico, queremos que sea lo más flexible posible, a través de la invitación a otros intérpretes, lo que nos permitirá también actuar como grupo en más de un concierto, además de abordar un repertorio más amplio explica Juanjo Guillem, que asegura que en España hace falta un grupo como éste Una de las peculiaridades del Ensemble Residencias es la forma de gestionarse, pues no tienen director artístico. Somos un grupo democrático y plural- -afirma Juan Carlos Garvayo- con trayectorias muy definidas pero que no chocan. La creación de este ensemble se ha producido de manera natural El Trío Arbós, creado en 1996 y formado por Juan Carlos Garvayo (piano) Miguel Borrego (violín) y José Miguel Gómez (violonchelo) es uno de los grupos más prestigiosos en la interpretación de música contemporánea. Neopercusión (1994) es una referencia en su repertorio y está integrado por Juanjo Guillem y Rafa Gálvez (solistas de la ONE) y Juanjo Rubio (solista de la Sinfónica de Madrid)