Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍAyNEGOCIOS Perfil DOMINGO 20 s 1 s 2008 ABC Breves Caja Navarra lanza un producto para ganar siempre en Bolsa Caja Navarra ha lanzado al mercado un producto de inversión con el capital asegurado, que tiene un alto interés para el 25 de la inversión, la posibilidad de ganar tanto si la Bolsa sube como si baja para el 75 restante y que, al materializarse a través de un seguro de vida, tiene la ventaja añadida de designar beneficiarios con un capital adicional para el caso de fallecimiento. Ben Bernanke s Presidente de la Reserva Federal LA CUADRATURA DE LA BICICLETA El sucesor de Greenspan está convencido de que el crecimiento económico y la contención de la inflación son perfectamente compatibles POR ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Ben Bernanke, sucesor de Alan Greenspan al mando de la Reserva Federal americana, la Fed, se le parece en principio tanto como un huevo a una castaña. Greenspan era la intuición con rayos X, la corazonada sólo posteriormente revestida de teoría. Fue antes jefe de la Fed que doctor en economía. Bernanke, en cambio, estudió en Harvard, se doctoró por la fábrica de genios que es el Instituto Tecnológico de Massachussets y fue presidente del departamento de Economía de la Universidad de Princeton a una edad insultántemente temprana. Como Greenspan, toca un instrumento musical, que en su caso es el saxofón. Pero no lo ha tocado en ninguna orquesta. Su experiencia laboral no académica se reduce a dos veranos trabajando de camarero y uno en la construcción, cuando era muy joven. No ha sido esta una sucesión traumática. Cuando Bernanke se sentó en el sillón de Greenspan, ya venía de ser durante años miembro del comité de política monetaria del banco central norteamericano. Cuando Bush le llamó en 2002 para proponérselo, Bernanke se encontraba en California en compañía de otro economista amigo suyo, Robert Frank, de la Universidad de Cornell. ¿Pero qué hace Bush nombrando a un demócrata? preguntó Frank, atónito. Sabes, yo soy republicano le aclaró afablemente Bernanke. La anécdota la cuenta The New York Times en un largo y didáctico artículo que ha dedicado esta semana a explicar a sus lectores quién es Bernanke pero, sobre todo, qué es la Fed. El tema es de renovado interés para los norteamericanos, que por primera vez en mucho tiempo se enfrentan al fantasma de una gran recesión. En casos así, nadie se puede permitir el lujo de no entender de economía. Entender de economía debería ser un poco más fácil para los americanos con Bernanke que con Greenspan, porque si este último se hizo famoso por sus inescrutables oráculos, Bernanke ha manifestado una suave, pero firme, apuesta por Solbank crea el depósito Champios Solbank, la filial del Sabadell, ha lanzado al mercado el nuevo Depósito Champions referenciado a la UEFA Champions League de fútbol 2007 2008. El depósito, que tiene una duración de 3 meses, tiene la particularidad que puede contratarse tanto en euros como en libras esterlinas. La inversión mínima requerida es de 600 euros o 500 libras esterlinas. Legorburu incorpora como socio a Álvaro Martínez- Arroyo La firma de consultoría Legorburu Asociados, especializada en la búsqueda y evaluación de directivos y miembros de consejos de administración, ha fichado como socio a Álvaro MartínezArroyo. El nuevo socio de Legorburu procede de Accenture donde formaba parte del equipo ejecutivo del área de Financial Services. Con anterioridad había sido subdirector general de Mutua Madrileña. Banco Popular obtiene la marca de garantía Madrid Excelente Banco Popular ha obtenido la marca de garantía Madrid Excelente sello de calidad impulsado por la Comunidad de Madrid que se otorga a las organizaciones que apuestan por la calidad, la innovación y la excelencia en su gestión y contribuyen al aumento de la competitividad. Los criterios de calidad se basan en el Modelo Europeo de Excelencia Empresarial, que analizan, entre otros, el liderazgo, estrategia y planificación. la transparencia. Él sí es partidario de que la Fed precise públicamente cuál es su objetivo de inflación. Otra novedad es que cuando se reúne el comité de política monetaria, Bernanke habla el último y no el primero. Así los gobernadores se sienten menos obligados a darle la razón en todo. The New York Times opina que uno de los daños colaterales del estilo Greenspan es que en EE. UU. ahora todo el mundo cree que la Reserva Federal tiene la llave maestra de la economía. Que ella puede y debe arreglar todo. Cuando la Fed es nada menos, pero nada más, que un banco central con dos mandatos esenciales: contener la inflación y favorecer el crecimiento económico. Durante años se ha dicho que eso es como montar una bicicleta cuyas dos ruedas avanzan en direcciones contrarias. Que fatalmente todo lo que con- Al contrario que sus antecesores, Bernanke es partidario de que la Fed precise cuál es su objetivo de inflación tiene la inflación ralentiza la economía, y al revés. Hay unos cuantos expresidentes de los Estados Unidos convencidos de que no fueron reelegidos por decisiones inoportunas de presidentes de la Fed. Bernanke ha evitado todo tipo de compadreo político. La anécdota de lo sucedido cuando Bush le llamó acredita con cuánta parsimonia es capaz de administrar su militancia republicana. Más cuando soporta desde el principio presiones enormes. El mismo Greenspan ha reconocido que ningún otro presidente de la Fed conoció un bautismo de fuego así. Bernanke tuvo que decidir nada más llegar si se arriesgaba a aliviar la crisis de las hipotecas bajando los tipos, es decir, dejando crecer la inflación y caer el dólar, todo ello aguantando reproches de ser un esclavo de los mercados. La otra opción era arriesgarse a que el pánico bancario gangrenara la economía en su totalidad. Por ahora parece que Bernanke mantiene la calma. Ha demostrado que sabe resistir la presión y a la vez sabe escuchar. Para bien o para mal tiene un plan, una visión y una confianza en las leyes aritméticas. En el mero hecho de aceptar ser presidente de la Fed debe ir implícita cierta fe en que siempre se puede y se debe hacer algo para encarrilar las dos ruedas de la bicicleta en una misma dirección. Llámenlo magia, ciencia o trabajo.