Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20- -1- -2008 La desaparición de la pequeña Mari Luz ESPAÑA 29 Horas después de perderse el rastro de la chiquilla, los allegados entraron por la fuerza en el piso del principal sospechoso La familia Cortés es muy conocida en la ciudad, no se le conocen relaciones peligrosas, y pierde fuerza la hipótesis de una venganza aguacero, están completamente solitarios. El primer objetivo es encontrar a Mari Luz, porque si no será muy difícil que avance la investigación. El viernes comenzó a rastrearse entre la basura inmovilizada, pero es un trabajo lento porque hay que buscar entre los desperdicios que acumulaban 80 o 90 camiones. En principio se barajó la hipótesis de una venganza, pero ahora va perdiendo fuerza. La familia es muy conocida. El padre es pastor de la Iglesia de Filadelfia, jugó al fútbol en el Recreativo Promesas y fue entrenador de la cantera. Uno de sus hermanos preside una asociación de gitanos, otro es conocido por haber sido novillero y una tercera era bailaora e hizo baile clásico. Ningún miembro de la familia Cortés se ha relacionado con ambientes de la delincuencia e incluso tienen buenas relaciones institucionales. Aun así, los familiares de Juan José Cortés recuerdan que tiene una empresa de construcción y que ha tenido problemas con algún empleado procedente de países del Este. Esto, unido al hecho de que en la ciudad haya sido noticia que ciudadanos de estas naciones están detrás de algunos delitos, alentó el rumor de una venganza. Pero no hay un solo dato que apunte en ese sentido. La Policía tiene muy en cuenta, además, las especiales características del Torrejón, un barrio gitano en el que antes vivía sólo gente trabajadora pero al que han comenzado a llegar realojados de zonas marginales y conflictivas. Eso provoca ciertos problemas que, según admiten los vecinos, pueden haber sido caldo de cultivo de un caso como este. Nadie criminaliza a la barriada. Pero todos los que viven allí son conscientes de sus problemas. Mari Luz es una niña preciosa, de pelo rizado, con ángel, que gesticula mucho con las manos cuando habla. Es fácil fijarse en ella. Eso puede haber sido su peor enemigo. El tomate del dolor La barriada del Torrejón es desde hace ya una semana un gigantesco plató de televisión donde se sigue minuto a minuto un caso particularmente dramático que algunos han convertido en espectáculo al más puro estilo de la prensa del corazón TEXTO: P. MUÑOZ FOTO: DANIEL G. LÓPEZ HUELVA. Sufrimiento, llantos, desmayos, murmuraciones, sentimientos a flor de piel, una barriada que vive prácticamente en la calle, fotografías y carteles por todos sitios, carreras, gritos, desesperación... Ingredientes insuperables y además en vivo y en directo, sin trampa ni cartón, pasen y vean, comienza el espectáculo. Ya la tenemos, Mari Luz es nuestra Madeleine y además a pocos kilómetros de El Algarve, donde desapareció la segunda. ¿Alguien da más? Hay hasta un encargado de atender a la prensa, un hombre de una asociación gitana, de trato exquisito que sin duda lo único que quiere es ayudar a la familia y piensa que el circo puede servir, en el mejor de los casos, para ablandar el corazón podrido del tipo que se llevó a Mari Luz y también, cómo no, para que la presión de la opinión pública haga que la Policía y la Guardia Civil no bajen la guardia... No sabe, quizá nadie se lo haya explicado, que eso nunca ocurre, que las Fuerzas de Seguridad jamás abandonan un caso de estos, que pueden pasar años- -y hay ejemplos de ello- -y sin embargo continúan sus pesquisas. La familia Cortés, con la mejor voluntad, atiende a todos en el momento en que es requerida, convirtiendo su sufrimiento en un serial televisivo y fomentando así la llegada de más y más cámaras que quieren su parte del botín. Hay televisiones españolas, británicas, portuguesas, se suceden las conexiones en directo: Tú tienes 20 minutos, tú 10; tú tendrás que esperar a la tarde porque no me hiciste llegar ayer tu petición asigna el improvisado jefe de prensa, que además transmite consejos al padre y al resto de allegados de cómo comunicar mejor su mensaje: Ayer te repetiste un poco, hoy no te olvides de dar el número de la cuenta bancaria le pide a Juan José Cortés, para después recordarle que a las cuatro y media de la tarde toca rueda de prensa. Así a diario. La comunidad gitana vive en común estas desgracias, está en la calle, quiere acompañar en todo momento a los padres, interesarse por ellos y también que los vean... Es su forma de ser y además la masiva presencia de los medios de comunicación lo fomenta. Todo ello se convierte en fuente inagotable de testimonios que sirven para llenar los espacios, sí, venía a jugar a casa la conozco desde que era pequeñita fíjate, qué desgracia Es su minuto de gloria y además pasan los días, no hay muchos datos de la investigación pero los minutos están ahí y la audiencia quiere saber más. La familia, destrozada como está, lo agradece todo, piensa que hablar mucho de Mari Luz, salir en todas las televisiones, estar presente en todas las radios y periódicos acelera el final del sufrimiento. Nos tenéis que ayudar, nosotros colaboramos pero nos tenéis que ayudar para que no se olvide decía hace un par de días a ABC un tío de la niña. Sin darse cuenta de que el espectáculo mediático lo dificulta todo, ralentiza todo e incluso aplaza investigaciones que por razones obvias no pueden ser televisadas. Eso, sin contar con los malos entendidos que se crean. Los policías intentan hacer su trabajo como en ellos es habitual, de forma callada y con la necesaria tranquilidad, y ahora les resulta casi imposible. Si se les ve entrar en una vivienda para hablar con alguna persona, aunque sólo sea para pedirle colaboración, ya hay sospechoso. Si alguien quiere contar algo de forma discreta puede sentirse intimidado. Antes de dar un paso se piensa en cómo sortear el cerco. Así todo se complica más; aún más. Sí, es la moda madeleine el tomate del dolor, donde con la mejor intención unos ponen el sufrimiento y las lágrimas y los otros el show Pero sólo para ayudar a encontrar a Mari Luz, por supuesto... Aunque a veces sea difícil creerlo. Un hombre mata a tiros al novio de su ex pareja en Valencia y luego se suicida P. A. ORTIZ VALENCIA. Un crimen pasional sobresaltó ayer la tranquilidad invernal de El Perellonet, una pedanía valenciana situada en la costa que acoge a un gran número de residentes durante el verano. Un hombre asesinó a tiros al novio de su ex pareja frente a la mujer y luego se suicidó de un disparo. Los hechos ocurrieron durante la madrugada. Sobre las 1.50 horas, el propietario de la vivienda situada en el número 15 de la calle Timó de El Perellonet- -a 22 kilómetros de Valencia- de 50 años, acudía con su novia al piso para pasar el fin de semana- -ambos residían en Madrid- Nada más rebasar la puerta de la casa, la pareja se percató de que algo se escapaba de lo normal. La luz estaba encendida. Había alguien dentro de la vivienda. Pero la mayor sorpresa se la llevó la mujer- -cuya edad la sitúan los vecinos del edificio entre los 40 y los 50 años- -al ver cómo el intruso del piso, que ya había asomado, era un conocido: su ex pareja. En un corto espacio de tiempo, lo que era un simple allanamiento de morada acabó en asesinato. El ex marido de la mujer, de 60 años y también residente en Madrid, permanecía de pie con un pañuelo ocultando algo sobre su mano derecha. Al descubrirlo, apareció una pistola. Tras una discusión, el hombre armado disparó contra el otro y posteriormente se suicidó de un tiro. El trágico suceso causó un ataque de nervios en la mujer, que se sentó junto a los dos cadáveres entre sollozos. Los residentes del edificio, que ya habían escuchado la fuerte discusión, avisaron a la Policía mientras resonaban los gritos de auxilio de la mujer. Pocos vecinos conocían a los implicados en la tragedia. El único al que situaban era al propietario, una buena persona que estaba separada de su mujer desde hacía cinco o seis años y que tenía hijos, por lo que por el piso rotaban el matrimonio y los jóvenes según las fiestas y los fines de semana. Sobre el suceso, una vecina del mismo rellano se extrañó por el relato que dio la mujer a la Policía. La puerta no estaba forzada señaló- -se especula con que el agresor tuviera un juego de llaves- y añadió que la testigo, visiblemente afectada varió la explicación inicial que dio de los hechos. Minuto de gloria Armado dentro del piso Países del Este Decenas de periodistas rodean al padre en la rueda de prensa que ofrece a diario delante de su casa