Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19- -1- -2008 GENTE www. abc. es gente EN SU PUNTO 93 Beatriz Cortázar LA NUEVA VIDA DE JAIME DE MARICHALAR in pararse ante los micrófonos, aguantando el tipo y menos llamativo que en otras ocasiones en lo referente a las cuestiones del vestir, Jaime de Marichalar ya no participa en la agenda oficial de la Casa Real pero sigue con los compromisos relacionados con su trabajo, y de ahí que días atrás acudiera al homenaje a Francisco Umbral; y el pasado miércoles a la presentación del libro de Ramiro Calle Ingeniería emocional que además cuenta con prólogo de Rodrigo Rato y de ahí, también, su presencia. Al tratarse de una convocatoria organizada por la Fundación Axa, que preside Marichalar, era imaginable que estuviera en la primera fila que además compartió con otros invitados, como Pitita Ridruejo y su marido Mike. También era de cajón que su asistencia en un acto con prensa convocada iba a provocar que más de uno quisiera interrogarle para saber cómo está en esta nueva faceta de su vida, tras el cese temporal de convivencia con la Infanta Elena. Abrumado por las circunstancias, Marichalar evitó cualquier respuesta y su rostro reflejó que ya no es el hombre sonriente y afable que sonreía a las cámaras, y hasta hablaba con algunos periodistas, sino que se le ve más distante, serio y deseoso de acabar cuanto antes. No es de extrañar. Cuando acudía a los actos acompañado de Doña Elena, el protocolo marcaba las distancias y las preguntas nunca eran tan directas. Hoy ya no cuenta con esas medidas y, además, ahora su vida y su manera de encarar esta nueva situación es pasto de comentarios. Cualquier indiscreción, cualquier palabra fuera de contexto sería una mala manera de llamar la atención en unos momentos difíciles, puesto que cercanos a Marichalar aseguran que aún espera salvar su matrimonio y que ese cese temporal no se convierta en definitivo, como la mayoría cree. Por supuesto, seguirá viviendo en Madrid donde residen sus hijos. S Ana Aznar sostiene a Pelayo en brazos junto a su marido, el empresario Alejandro Agag La presentación de Pelayo Alejandro Agag y Ana Aznar presentaron ayer a su tercer hijo (varón, como los otros) tercer nieto también del ex presidente del Gobierno José María Aznar y la concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella POR ROSA BELMONTE FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Aunque vive en Londres (en el barrio de Chelsea) el matrimonio Agag- Aznar prefiere que sus hijos nazcan en España. Y Pelayo, que vino al mundo el miércoles, lo hizo en la madrileña clínica de Nuestra Señora del Rosario, como hace cinco años Alejandro y hace tres, Rodrigo. Una familia numerosa ya. Según hola. com, los padrinos serán un hermano de Alejandro Agag y una tía de Ana Aznar. El recién nacido, que pesó 3.420 gramos y midió 51 centímetros no llora y, a decir de sus padres, es muy bueno y tranquilo. Y, además, aseguraron, se parece a su padre. Bueno, es verdad que el chiquillo viene con 2.500 euros debajo del brazo, gracias al cheque bebé de Zapatero. Otra cosa es que vayan a cobrarlo. Pelayo, que sólo es un nombre que gustaba a Alejandro y Ana y no un recuerdo de Don Pelayo o de la Batalla de Covandonga, nació un día después de la Batalla de Génova. Así que los abuelos maternos en sus visitas trataban de evitar a la prensa apostada en la puerta de la clínica. Prensa que tenía especial interés en preguntar a la orgullosa y feliz abuela por la posibilidad de convertirse en alcalde de Madrid si Alberto Ruiz- Gallardón (y Manuel Cobo, por el mismo precio) abandonaban el consistorio capitalino. Nunca se ha visto, más que estos días, escabullirse tan rápido del coche a una puerta y de una puerta a un coche, tanto a Esperanza Aguirre como a Ana Botella, que como mucho declaró sonriente: Todo ha ido muy bien Alejandro Agag, de 37 años, y Ana Aznar, de 26 años, se casaron en 2002 en el Monasterio del Escorial, siendo José María Aznar presidente del Gobierno, en una ceremonia de campanillas y cuasi de Estado que ofició monseñor Rouco Varela y a la que asistieron desde Tony Blair a Silvio Berlusconi (en calidad de amigos de Aznar) hasta el cantante Julio Iglesias. La boda tuvo tal repercusión social y mediática que el grupo Animalario montó una obra teatral Alejandro y Ana cosa de la que no pueden presumir ni las repetidas bodas del siglo. La única hija del presidente de honor del PP, y que cada vez se parece más a Melissa Rivers, se casó con 21 años, siendo estudiante de Psicología. Posteriormente, la pareja se trasladó a vivir a Londres, donde ella ha continuado sus estudios y el joven empresario, audaz aprendiz de murdochs y berlusconis, se dedica a Sus Labores como mandamás en la sombra de la Fórmula 1. El recién nacido, que pesó 3.420 gramos y midió 51 cms. no llora y, según sus padres, es muy bueno y tranquilo