Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19- -1- -2008 MIL RITMOS www. abc. es espectaculos 79 Violadores del Verso, durante un concierto el pasado verano FERNANDO GÓMEZ La segunda venida del hip hop Los sevillanos SFDK presentan el DVD recopilatorio Blackbook mientras Violadores del Verso, con nuevo álbum en directo y el libro de conversaciones Los hijos secretos del funk siguen escalando posiciones en la nueva madurez comercial del rap nacional DAVID MORÁN BARCELONA. Suma y sigue. A pesar de que la pasada campaña no ha sido especialmente relevante ni significativa en lo que a producción discográfica se refiere- -sólo el irregular Malarismo de Mala Rodríguez y la nueva aventura de Griffi (Sólo Los Solo) como Chacho Brodas han conseguido mantener el ritmo y el equilibrio- el hip hop español sigue sumando puntos para abrazar una madurez que, tanto en lo comercial como en lo popular, tiene en los zaragozanos Violadores del Verso a sus máximos exponentes. Ellos son, junto a los sevillanos SFDK, los encargados de protagonizar algunas de las noticias y novedades que apuntan a la definitiva normalización de un género capaz de combatir con otros estilos en igualdad de condiciones. Con los ecos de su último trabajo, el revelador Los veteranos aún coleando, los andaluces SFDK saludan la llegada del año con la edición de Blackbook DVD que recorre la historia de la banda formada por Saturnino Rey (Zatu) y Óscar Sánchez (Acción Sánchez) a principios de la década pasada y en el se puede encontrar desde imágenes de sus primeros conciertos hasta la filmación íntegra de la actuación que ofrecieron el pasado verano en el Fòrum de Barcelona. Fiel al espíritu de comandita que reina en el género, la cinta se completa con intervenciones de amigos y colaboradores como Rayka y DPC (Hablando en Plata) Kase O (Violadores del Verso) y Tote King, entre otros. El documental verá la luz el próximo miércoles, 23 de enero, con un pase en el Teatro Lope de Vega de Sevilla que SFDK aprovecharán para ofrecer una actuación acompañados por músicos sevillanos. Violadores del Verso, por su parte, coronan su escalada a la cima con la edición de Presente álbum en directo que recoge su actuación madrileña del pasado 15 de diciembre y documenta en imágenes la gira de presentación de su tercer trabajo, Vivir para contarlo Con una producción insólitamente cuidada, Presente es la guinda a un agitadísimo periodo en el que Liriko, Kaseo O, R de Rumba y Hate han llevado por primera vez a un grupo de rap nacional a lo más alto de las listas de ventas, se han embolsado un MTV Europe Award y el premio al mejor disco de Hip Hop de la Academia de la Música, y se han embarcado en una gira de proporciones descomunales. Otro hito más es la aparición de Los hijos secretos del funk libro en el que la banda de Zaragoza conversa con Miguel Ángel Sutil sobre sus diez años de historia y que presume con orgullo de ser el primer libro que se publica sobre un grupo de rap español. Imparables en su ascenso, el éxito de Violadores del Verso se traduce en la expansión de una escena cada vez más poblada y con un mayor número de canales de comunicación. Al hip hop, es cierto, le pueden los vicios y tópicos que, con la endogamia y la falta crónica de ambición a la cabeza, amortiguan el impacto e impiden que haya más artistas que, siguiendo el ejemplo de Mala Rodríguez, sean capaces de jugar en varias ligas al mismo tiempo. Aún así, ahí están los notables esfuerzos de Hablando en Plata, Xhelazz, Elphomega, El Meswy, Nach, Tote King, El Payo Malo... De acuerdo: puede que el hip hop haya perdido parte de ese fuelle creativo que, a mediados de los noventa, aportaron Sólo Los Solo, 7 Notas 7 Colores o La Mala Rodríguez, nombres propios que consiguieron dibujar un nuevo panorama en el que los bombos y rimas de inspiración estadounidense se El fuelle creativo Violadores del Verso ponen la guinda a un año repleto de éxitos, premios y récords pulverizados protagonizando la publicación del primer libro sobre un grupo de hip hop español complementaban con injertos autóctonos y revolcones con estilos como el reggae, el flamenco y el R B, pero si en algo ha ganado es en plataformas de difusión y expresión. No hay más que ver la cantidad de festivales temáticos que en los últimos tiempos han florecido en la península para convenir que, más que un fenómeno al alza, el hip hop se ha consolidado definitivamente como circuito paralelo al de, por ejemplo, el pop o el rock. El pasado verano, sin ir más lejos, el calendario acabó echando humo con citas como el Hot Point de Granada, El Escorial Hip Hop de Madrid, el Urban Funke y el Hypnotik Festival de Barcelona, el Zaragoza Ciudad... Y eso por no hablar del peso cada vez más creciente y específico de la música negra en festivales de perfil más electrónico como el Sónar o el Monegros Desert Festival. Significativo es también que, en paralelo a la estabilización del hip hop en castellano, cada vez sea más fácil acceder a grandes nombres del rap internacional que, como Common, Kanye West, Nas, Grandmaster Flash, Gang Starr o Jurassic 5, han actuado en escenarios españoles en los últimos años.