Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19- -1- -2008 27 El Papa cambia una oración ofensiva para los judíos Benedicto XVI ha cambiado la plegaria ofensiva a los judíos en la misa de Viernes Santo según el antiguo rito tridentino, liberalizado en 2007 para quienes prefieran el antiguo, celebrado exclusivamente en latín y de espaldas al pueblo. En esa misa se pedía a Dios que quite el velo de los corazones de los judíos y no niegue su misericordia incluso a los judíos para que se curen de su ceguera puedan aceptar a Jesucristo y ser liberados de su oscuridad Aunque para la sensibilidad contemporánea el texto resulta duro, se trata de una versión mitigada desde que el Papa Juan XXIII suprimió en 1959 la expresión recemos por los pérfidos judíos con la que comenzaba la plegaria. La 35 Congregación General de la Compañía de Jesús se encuentra reunida en Roma desde el pasado 7 de enero AFP Benedicto XVI pide a los jesuitas fidelidad a la doctrina sobre Jesucristo La Compañía de Jesús elige hoy al nuevo Prepósito General, que sustituirá al Padre Kolvenbach s El Papa también incide acerca de la importancia de la moral sexual JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Con enorme afecto pero con toda claridad, el Papa ha invitado a la Compañía de Jesús a renovar su fidelidad a la doctrina de la Iglesia en cuatro puntos fundamentales: cristología, teología de la liberación, indisolubilidad del matrimonio y pastoral de las personas homosexuales. Los 225 electores, reunidos desde el pasado 7 de enero en la 35 Congregación General, eligen hoy al sucesor del Padre Kolvenbach. La carta del Papa al Prepósito saliente, difundida ayer por la Compañía, fue escrita el 10 de enero, y agradece a Kolvenbach haber guiado la Orden de modo iluminado, sabio y prudente, tratando de mantenerla por todos los medios en el cauce del carisma ignaciano Benedicto XVI recuerda que Kolvenbach ha demostrado un gran sentido de responsabilidad en un momento no fácil de la historia de la Orden El Santo Padre invita a los jesuitas a renovar su voto de obediencia al Papa pues la Iglesia necesita especialmente vuestra fidelidad, signo distintivo de la Orden, en una época en que se advierte la urgencia de transmitir de manera integral a nuestros contemporáneos, distraídos por tantas voces discordantes, el único e inmutado mensaje de salvación que es el Evangelio Debido a la enorme responsabilidad formativa de los jesuitas en los terrenos de la teología, la espiritualidad y la misión el Papa considera decisivo que la congregación General reafirme, en el espíritu de San Ignacio, su adhesión total a la doctrina católica, en particular sobre algunos puntos neurálgicos hoy fuertemente atacados por la cultura secular El Santo Padre menciona específicamente cuatro: La relación entre Jesucristo y las religiones, algunos aspectos de la teología de la liberación y varios puntos de la moral sexual, sobre todo lo referente a la indisolubilidad del matrimonio y la pastoral de las personas homosexuales El primer punto se refiere a un aspecto que algunos teólogos no dejan suficientemente claro: que Jesucristo era Dios, tenía conciencia de serlo, y ha redimido a toda la humanidad de todos los tiempos. Desde hace tiempo, la mayor parte de las advertencias de la Congregación para la Doctrina de la Fe se refieren a temas de cristología, y el Papa ha dedicado parte de su tiempo a terminar el libro Jesús de Nazaret para clarificar la identidad y las enseñanzas de la per- sona que es el eje central del Cristianismo, pero que muchos fieles conocen sólo de modo superficial. Una y otra vez, Benedicto XVI reitera su deseo de que esta Congregación General reafirme con claridad el carisma del fundador para animar a todos los jesuitas a promover la verdadera y sana doctrina católica El mensaje del Papa resulta más exigente y nítido que el formulado en su nombre por el cardenal Franc Rodé, prefecto de la Congregación vaticana de Vida Consagrada, en la homilía de la misa de apertura de la Congregación General. LA MISIÓN Jesús Higueras Enorme responsabilidad JUBILEOS Y SALVACIÓN uestro Señor Jesucristo, con su muerte en la cruz y su resurrección conquistó para el género humano la salvación del pecado y de la muerte, y quiso dejar a la Iglesia la administración de ese raudal de gracias que brotan constantemente de su corazón. La Iglesia la entrega a los hombres por medio de los sa- N cramentos y otras obras de caridad, entre la cuales se incluyen los jubileos. El jubileo es una invitación abierta a todos los fieles y también a los que se encuentran distantes en la fe y desean volver de nuevo a la vida cristiana. Durante el año jubilar la Iglesia concede la indulgencia plenaria, que es una gracia que ayuda al cristiano a hacer camino con la voluntad de convertirnos y reconciliarnos con Dios. Esta gracia también puede ser aplicada a los difuntos, como signo de amor hacia ellos. Precisamente en la Iglesia española, dos son las diócesis que celebran el año jubilar. Por un lado, la archidiócesis de Oviedo celebra el aniversario de la cesión de la Cruz de los Ángeles y de la Victoria a la catedral del Salvador y, por otro lado, en Tarragona se celebra también el aniversario del martirio de San Fructuoso. Son dos acontecimientos eclesiales, que sin duda ninguna, a lo largo de los siglos han llenado de vida y de gracia a los fieles. Por tanto, todos somos invitados a peregrinar para tener un encuentro con el Señor a través de realidades como puede ser el misterio de la Santa Cruz o la cruz vivida en el martirio de los discípulos de Cristo. Sea por tanto para todos nosotros una invitación a acercarnos más al Señor, a la profunda conversión del corazón y hagamos de nuestra peregrinación a estos santos lugares un modelo de nuestra peregrinación al lugar santo por excelencia, que es la patria celestial a la que todos estamos llamados.