Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 s 1 s 2008 Abortos ilegales en España ESPAÑA 23 El fiscal- jefe de Madrid pide al juez que deje de interrogar a testigos del caso Isadora Una alto cargo de la Xunta anima a las gallegas a autoinculparse de abortos ilegales D. PÉREZ E. MONTAÑÉS MADRID SANTIAGO. El fiscal- jefe del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Manuel Moix, remitió ayer un escrito al Juzgado de Instrucción 47 en el que, según informaron a ABC fuentes jurídicas, pide al juez José Sierra Fernández que deje sin efecto de momento las citaciones de las 27 mujeres llamadas a declarar como testigos por los presuntos abortos ilegales practicados por la clínica Isadora. La petición de Moix llega cuando el debate sobre el aborto adquiere su mayor virulencia, con numerosas feministas autoinculpándose de haber abortado ilegalmente por toda España y cuando están previstas varias manifestaciones a favor del aborto. También se produce la intervención del fiscaljefe sólo 24 horas después de la reunión de los representantes de las clínicas abortistas con los ministros de Sanidad y Justicia y un par de días después de la virulenta intromisión de la vicepresidenta De la Vega en el trabajo de la Justicia. En su escrito, Moix cuestiona los pasos que está dando Sierra en la investigación de los hechos presuntamente acontecidos en la clínica Isadora, pues entiende que el juez debe centrar primero sus investigaciones en la clínica y sólo llamar a las mujeres- -no a todas, sino sólo a las que tengan algo que aportar a la causa, bien en calidad de testigos o de imputadas- -cuando ya se tenga certeza de la existencia de un delito. Igualmente, Moix le recrimina que algunas de las mujeres citadas hayan declarado ante la Guardia Civil, cuando, en su caso, deberían hacerlo ante el juez. la legislatura una ley de plazos. Mientras, el ala socialista de la Xunta no aborta la intención del departamento del líder del BNG, Anxo Quintana, de costear con el erario público la asistencia jurídica a las mujeres que confiesen haber puesto fin a su embarazo saltándose la normativa vigente. El equipo de Emilio Pérez Touriño reproduce en Galicia, de esta forma, el juego a dos barajas que acuña el Gobierno en Madrid. Pero el socio nacionalista gallego no está por la labor de dejar pasar la apertura de lo que ayer su secretaria de Acción Feminista, Rosario Fernández Velho, catalogó como un compromiso histórico y rotundo del BNG. La acompañaba Encarna Otero, quien se autodenuncia- rá para que se reforme una legislación que considera está abocando a las mujeres a delinquir y que entra en colisión con los derechos de las féminas. Fernández Velho se solidarizó con las mujeres que dijo están siendo investigadas -pese a que, en principio, sólo testificarán- -por haber practicado un aborto en las clínicas bajo inspección judicial, y aseguró que el BNG va a instar en el Congreso de los Diputados a que se abra una investigación que aclare cómo se ha accedido a sus historias clínicas, que son secretas Yo también aborté Eu tamén abortei (Yo también aborté) Es el encabezado del escrito que una alto cargo del BNG en el Gobierno bipartito de Galicia dirigirá al juzgado para inculparse de haber abortado en el pasado y ser responsable de un delito por ejercer ese derecho en silencio, en privado Encarna Otero, directora general de Fomento y Calidad de la Vivienda en la Consejería nacionalista del ramo, invita, de paso, a todas las gallegas a que emulen su comportamiento y presionen al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero para que, si gana el 9- M, se comprometa a aprobar en el primer trecho de