Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 s 1 s 2008 Precampaña electoral s Análisis ESPAÑA 17 Entre Sol y Cibeles, Génova Ni el fichaje del número dos de Rajoy ha quitado el mal cuerpo entre los populares s El futuro cuenta con un nuevo peón s El dia 2 en Valladolid, primer macromitin del Partido Popular que se ha puesto al frente de la etapa más dura que hemos vivido no teniendo ninguna necesidad Otros, que sin duda quieren que Rajoy llegue a Moncloa, son más taxativos. ¿Si pierde? Congreso antes del verano y lucha a muerte Si ganan, Pizarro irá al Gobierno pero si se quedan en la acera éste se verá envuelto en una lucha intestina en la que tendrá que optar entre Esperanza Aguirre y el que toque, que aseguran sería Gallardón. En Génova, visto lo visto, tienen la certeza de que en caso de derrota, Esperanza Aguirre al dia siguiente está haciendo la maleta para la sucesión y ahora empiezan a creer que la gira electoral que está realizando es, en primera instancia, para apoyar a Rajoy. La sucesión, cuando se produzca, se dirime en un Congreso Nacional y ahí no basta con controlar Madrid No andan muy descaminados. En Sol ya se tiene esbozado el mapa de apoyos que a nivel nacional podría sumar la Presidenta de la Comunidad. En su entorno se asegura que para ella nada de esto ha sido Charo Zarzalejos un plato de gusto. Lo está pasando mal pero no le gusta llorar en público Oír de boca de Rajoy estoy harto de los dos fue un trago más para Aguirre que para Ruiz Gallardón. La agenda de Rajoy irá en consonancia con la de Pizarro, que ha elegido como plazas preferentes Cataluña y País vasco. La próxima semana García Escudero y Blanco se reunirán para ir sellando el acuerdo sobre los debates. Todo apunta a que uno de ellos será en TVE si al PP se le acepta otro en Antena 3. El primer gran mitin ya esta cerrado. Será en Valladolid el próximo día 2. Ni el fichaje de Manuel Pizarro ha logrado lubricar los hilos de conexión entre Sol y Cibeles. En medio, la calle Génova en donde Manuel Pizarro ha tomado posesión de un despacho muy alejado de cualquier ostentación y en donde ni una sola de las personas que allí trabaja pone en duda que él sí que es el hombre de Rajoy aunque se haya instalado en la primera planta que es la que ocupa el PP de Madrid. Desde este despacho Pizarro ha revolucionado Génova y más de uno siente que pierde pie, que el fichaje es más que un golpe mediático y ahí están, a la expectativa pese a que el número dos de Rajoy, del partido y sus interioridades ni sabe mucho no quiere saber. Lo suyo es buscar votos. Ha aparecido Pizarro en un momento de convulsión interna, pero él no está para banderías. Si ayer apareció junto a Esperanza Aguirre a no tardar lo hará al lado de Ruiz Gallardón y nunca al margen de Rajoy que ha delegado en él buena parte del trabajo a realizar en Madrid. La campaña de Pizarro en la capital de España la llevará Paco Granados, alter ego de Aguirre, y la de ámbito nacional, Pío Garcia Escudero, muy amigo de Gallardón. Pizarro, que dará mucho que hablar, no ha logrado que en el PP se haya superado el mal cuerpo que ha dejado el affaire Aguirre- Gallardón porque ambos y no uno solo han sido protagonistas de este lamentable espectáculo más motivado por afán de poder que por cuestiones de profundos principios. Porque aquí lo que está en juego no es el mayor o menor conservadurismo. No. Lo que está en juego y por lo que surge la disputa es por el día siguiente. Si Rajoy gana las elecciones aquí paz y después gloria, al menos por largo período de tiempo, pero si pierde. ¡Ay si pierde! Los que de verdad están con él creen debe tener el margen suficiente para que haga lo que crea más conveniente. Nadie en el partido debería olvidar que ha sido él y no otro el