Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID Precampaña electoral s Las listas del PP VIERNES 18 s 1 s 2008 ABC ¿Cómo estás, alcalde? Por curiosidad, morbo o auténtico interés, la primera jornada de trabajo de Alberto Ruiz- Gallardón tras el rajoyazo la marcó el interés por su estado de ánimo. El regidor evitó las declaraciones y le puso al malísimo tiempo su mejor cara POR SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍA: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Ni el lugar- -el populoso distrito de Moratalaz- -ni el acto- -primera piedra de un nuevo colegio de la ONCE- -permitían adivinar el motivo de tanto revuelo. Un motivo con rostro: el del alcalde madrileño, Alberto Ruiz- Gallardón, protagonista absoluto de la jornada desde antes de bajarse del coche. ¡Alcalde, alcalde! le gritaban desde la acera de enfrente un grupo de viandantes. Una señora, algo más lanzada, se acercó, móvil en mano: ¡Déjame hacerte una foto! Pose, sonrisa, y al final, el beso y el apoyo: ¡Ánimo! En el día en que los foros de internautas ardían con comentarios, réplicas y contrarréplicas a favor y en contra del alcalde, éste aparecía más firme, más sereno y más tranquilo que el día anterior, aunque la procesión iba por dentro. Todas las miradas, y los focos de decenas de cámaras fotográficas y de televisión, estaban fijas en el rostro del alcalde: que si estaba más animado, que si se le notaba triste en el fondo, que si sí, que si no... él estuvo educado, sonriente y amable, y hasta tuvo ánimo para algunas bromas. Pero no quiso responder a la expectación mediática; tocaba silencio, y por su parte, lo hubo en abundancia. Comparecencia Luchar A la entrada de la parcela que será colegio de la ONCE, le esperaban los responsables de esta organización, quienes le recibieron con el mismo interés, más allá del protocolo: ¿Cómo estás, alcalde? A él, con mejor cara y más sonrisas que el miércoles, se le pudo escuchar: Somos luchadores desde hace mucho tiempo; cada uno en su sitio El acto de ayer era el primero- -y único- -del alcalde en el día después de que Rajoy decidiera anunciar públicamente que no contaba con él para las listas del Congreso. En lugar de la habitual rueda de prensa tras la junta de Gobierno- -que se celebra tradicionalmente los jueves, y es por regla general la única en la que el alcalde responde a preguntas de los informadores- Ruiz- Gallardón dejó ese papel ayer a su vicealcalde, Manuel Cobo, e incluyó en su propia agenda de trabajo este otro evento: la colocación de la primera piedra del nuevo centro de recursos educativos de la ONCE. Un equipamiento que esta organización levanta sobre una parcela de 9.600 metros cuadrados cedidos por el Ayuntamiento, y en el que la ONCE invertirá 27 millones de euros. Poco después de iniciarse, llegó al acto David Lucas, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid. Su primer gesto fue saludar al alcalde y, cómo no, preguntarle: ¿Cómo estás? Gesto ambiguo del alcalde, y media sonrisa fueron su escueta respuesta. Minutos después, en un corrillo con la prensa, el jefe de la oposición local reiteraba su petición: Que se vaya ya; que no espere al 9 de marzo Ayer mismo, presentó en el registro general del Ayuntamiento una petición para que el alcalde comparezca ante la Corporación en el próximo pleno, explique qué está pasando y aclare si se va a ir o no En el acto de colocación de la primera piedra del centro escolar, como es tradicional, se incluyeron ejemplares de la prensa del día, que se introducen en el cubículo que después se sella con cemento y queda enterrado en la base de la nueva construcción. Ayer también se hizo: con Ruiz- Gallardón en todas las portadas, lo que motivó también alguna que otra sonrisa. El otro alcalde Llegó el turno de los discursos: los hubo de Miguel Carballeda, el presidente de la ONCE, de Amparo Valcarce, secretaria de Estado de Servicios Sociales- -como no podía ser de otro modo, habló del talante aplicado a las políticas sociales- y de alguno de los niños alumnos de centros de la ONCE. Uno de ellos, Ángel, dijo que de mayor le gustaría llegar a ser alcalde. Y llegó el turno de Ruiz- Gallardón, que le contestó tomándole la palabra: Estoy convencido de que vas a serlo, y cuando lo seas... y comen- Ruiz- Gallardón, junto a uno de los alumnos de centros educativos de la ONCE zó a listar algunas de las acciones a emprender desde ese cargo: políticas que, dijo, ya se han iniciado pero en las que hay que insistir, como la eliminación de barreras arquitectónicas, la accesibilidad a los transportes públicos y otras del mismo tenor. La incorporación del niño al discurso oficial fue un detalle inteligente que mantuvo a la concurrencia- -algo agotada ANGEL DE ANTONIO Todas las miradas estaban pendientes del alcalde, de sus gestos y de sus palabras Un grupo de viandantes comenzó a aplaudirle cuando le vio; una señora le fotografió con su móvil El niño- alcalde después de los discursos anteriores- -muy pendiente de sus palabras. Claro que también atendían por si acaso el regidor deslizaba algún mensaje subliminal. Ángel le sirvió también a Ruiz- Gallardón como vía de escape: ¿Hay que saludar a Ana Botella como nueva alcaldesa? le preguntó casi a la carrera una tromba de periodistas cuando ya se marchaba. Su respuesta fue: A quien hay que saludar es a Ángel el niño- alcalde.