Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 s 1 s 2008 ESPAÑA 23 The Guardian ve normal el fracaso del himno porque falta acuerdo sobre la Nación ¿Debía ser cantado en catalán y en vasco también? ¿O quizás en una mezcla de cinco idiomas? ironiza un columnista E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. ¿Qué se puede esperar de un país en el que sus habitantes no se pueden poner de acuerdo sobre cuántas naciones son? La pregunta la planteaba ayer el diario británico The Guardian en relación con el fracasado intento de poner letra al himno español. Timothy Garton Ash, uno de los columnistas del rotativo, ironizaba así sobre la controversia provocada por la letra de Paulino Cubero. Sin entrar a defenderla o censurarla, Garton Ash advertía en cualquier caso que la criticada banalidad del texto es la habitual en los himnos nacionales de la mayoría de los países. Francamente, la primera estrofa del Dios salve a la Reina es también muy banal señalaba en relación al himno británico tan puesto por muchos en España como ejemplo de lo que debiera ser la fuerza movilizadora de nuestra Marcha Real. El columnista incluso recordaba que la segunda estrofa del Dios salve a la Reina nunca suele cantarse porque resulta embarazosa, pues en ella se pide a Dios: dispersa a sus enemigos y hazles caer, confunde sus políticas y frustra sus engañosos trucos En su opinión, por insustancial que la letra sea, un himno puede producir momentos de colectiva emoción que provoque la proverbial carne de gallina ¿Debía ser cantado en catalán y en vasco también? ¿O quizás en una mezcla de cinco idiomas, como en el himno de Suráfrica? agregaba, preguntándose qué tipo de himno común aceptarían los nacionalismos y la izquierda radical en España. Raro y feliz es el país- -añadía frente a quienes buscan un propuesta a completo gusto de todos- -que tiene un himno acordado melodioso, no controvertido y no vanal El artículo indicaba que la razón del éxito de algunos himnos en el pasado era su gavalnización frente a un enemigo común, al que se hacía referencia, con el caso de La Marsellesa Quizás esto es lo que le falte a España, como también ocurre que el enemigo para el mundo que supone el cambio climático es poco emocional para componer un himno para la ONU, lo que Garton reclama. Condenado a pagar una pensión de alimentos pese a no ser el padre biológico N. VILLANUEVA MADRID. La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de revisión interpuesto por un hombre condenado en dos ocasiones a pagar la pensión de alimentos de su supuesto hijo pese a que una sentencia civil posterior a los dos pronunciamientos penales declaró la inexistencia de esa relación de filiación. Es decir, los magistrados obligan al recurrente a asumir esos gastos al considerar que hasta la impugnación de la paternidad, el hombre tenía obligaciones como padre y la sentencia que declaró la inexistencia de tal parentesco no puede aplicarse con efectos retroactivos. La resolución del Supremo, de la que ha sido ponente José Antonio Martín Pallín, cuenta con el voto particular del magistrado Joaquín Delgado, que considera que sí ha lugar al recurso de revisión, dado que con posterioridad a las dos sentencias condenatorias sobrevino el conocimiento de hechos nuevos (que el supuesto padre no era el padre biológico) Por tanto, según Delgado, se deberían haber anulado las dos sentencias firmes que obligaban a este hombre a pagar la pensión de alimentos. El letrado del acusado había alegado que la nulidad de la filiación hacía decaer uno de los elementos fundamentales del delito penado: el impago de determinadas prestaciones económicas, pues la pensión de alimentos ha de tener como beneficiario al cónyuge o a los hijos del que debe satisfacerla, por lo que, descartada la paternidad biológica, el imputado quedaría exento de los cargos. Los magistrados, sin embargo, entienden que esta afirmación es demasiado tajante ya que la posterior comprobación de la inexistencia de paternidad biológica produce efectos en determinados aspectos, pero no en la totalidad de las relaciones jurídicas hasta ese momento existentes Garton recuerda que la segunda estrofa del Dios salve a la Reina nunca suele cantarse, por embarazosa ABC. es Sentencia del Supremo sobre paternidad en abc. es españa