Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17- -1- -2008 Exhibición de Nadal ante el francés Serra para meterse en tercera ronda de Australia Se impuso por 6- 0, 6- 2, 6- 2, mientras Robredo y Feliciano López decían adiós 83 Manzano insinúa que Schuster le menospreció al final del partido ABC MADRID. La guerra psicológica entre Schuster y Manzano vivió anoche, nada más terminar el partido, un nuevo capítulo. El saludo cariñoso entre ambos al comenzar el encuentro parecía indicar que la polémica estaba cerrada. Nada más lejos. Cuando el colegiado señaló el final del encuentro, los dos técnicos se enzarzaron en una agria conversación en la que, al parecer, el alemán le recriminó a Manzano sus declaraciones previas en las que había afirmado que en Madrid jugaremos contra dos rivales en clara alusión a los dos penaltis que, según Manzano, no se señalaron en el partido de ida. Las palabras de Schuster no debieron de gustar a Gregorio Manzano, quien en la rueda de prensa aseguró que el alemán le había dado la enhorabuena, aunque matizó que se debería haber ahorrado lo que me ha dicho después De esta manera, el técnico del Mallorca insinuaba que Schuster le había menospreciado. Manzano comentó su admiración por el alemán pero acabó reconociendo que en sus años de profesión nadie le iba a enseñar nada ahora. Alguien que sabe inglés no siempre es un buen profesor de inglés sentenció el técnico del Mallorca. Agüero vale por dos El Atlético se clasificó con el gol del Kun, pero se hundió físicamente y sufrió demasiado Valladolid Atlético 1 1 Valladolid (4- 2- 3- 1) Alberto; Cifuentes (Víctor, m. 81) Baraja, Bea, Óscar Sánchez; Camacho (Vivar Dorado, m. 65) Borja; Estoyanoff, Kome (Llorente, m. 56) Sesma; y Ogbeche. Atlético (4- 4- 2) Falcón; Valera, Eller, Pablo, Pernía; Luis García (Maxi, m. 65) Raúl García, Motta, Reyes (Simao, m. 56) Forlán y Agüero (Cléber, m. 83) Árbitro Iturralde González. Amonestó a Ogbeche, Valera, Perea, Baraja, Llorente, Motta y Falcón. Expulsó a Mendilíbar, técnico local. Goles 0- 1, m. 48, Agüero. 1- 1, m. 69, Llorente. Lapidaria frase Schuster, que compareció ante los periodistas después de Manzano, no quiso comentar la lapidaria frase de éste. No me parece nada, ni siquiera hablamos del partido Tampoco se mostró muy elocuente cuando le preguntaron por la conversación mantenida por ambos al final del encuentro: No lo sé. Se lo he dicho al final, cara a cara lo que quería decirle y aquí no lo tengo que hacer opinó Luego, y ya con polémicas al margen, Bernd Schuster se centró en el partido y confesó que sin duda nosostros hemos perdido el encuentro. Hicimos todo para lograr un resultado espectacular. No se pueden fallar tantas ocasiones, pero no tengo quejas y añadió que También ha habido sus cosas buenas, que quedan para nosotros. A veces las cosas malas también tienen cosas muy buenas, que nos pueden ayudar. La primera parte fue espectacular y también lo fue una parte de la segunda, pero esto se paga, cuando perdonas tanto TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Un golazo de Agüero, en una penetración rematada con un disparo cruzado, clasificó al Atlético en otro partido de sufrimiento para el equipo madrileño. Nunca mejor dicho, la bonita diana del Kun valió el doble a domicilio. El once rojiblanco se encuentra en cuartos de final de la Copa, pero dio una imagen de cansancio y de falta de poderío físico que no puede tranquilizar a Javier Aguirre ante el derbi. Con razón mascullaba el mexicano hace un mes que su temor era la falta de gasolina con tanto compromiso cada tres días. Sus hombres no jugaron bien, no tienen las ideas frescas y se salvaron del K. O. gracias a un gancho perfecto de Agüero. Una vez más, cuatro escapadas del Kun y de Forlán fueron suficiente para acertar en una y aprobar un examen. No siempre puede sonar la flauta. El Atlético juega en el alambre. Dicen que García Pitarch estaba ayer en el extranjero buscando refuerzos. Está dicho todo. El gol del argentino rompió la eliminatoria después del empate a cero del duelo de ida. Al final fue decisivo frente a un rival, el Valladolid, que desde ese 0- 1 jugó sin red y a punto estuvo de triunfar como Pinito del Oro. Los hombres de Mendilíbar, sin nada que perder, se lanzaron al ataque en busca de los dos goles necesarios para alcanzar la proeza. Rondaron la gesta, Fundamentaron su acoso en los pases en profundidad a Ogbeche, un fútbol que retrasó al Atlético en su área. Con su presión sin fin, el Valladolid Luis García se lleva el balón ante la caída de Camacho no dejó respirar a los hombres de Aguirre, que acusaron un desgaste físico preocupante. Y la igualada de Llorente, al aprovechar un rechace tonto de Pernía, envenenó de ilusiones a lo locales. El delantero cazó el balón y marcó en un buen disparo a la media vuelta. Su celebración rápida que dio paso a otro partido. Faltaban veinte minutos y una diana podía decantar el combate. Sin fuelle ni soluciones, ofuscadas en el agotamiento de sus líderes, el once de Aguirre tampoco supo acabar pronto con el sufrimiento en dos contragolpes de Forlán que el uruguayo, extraño, remachó fuera ante el portero. Dos errores que confirmaban el cansancio de unos hombres que ayer ya no pudieron rotar y tuvieron que ponerse el mono de trabajo para que el Atlético continuara en la Copa. Si Agüero decidió, Forlán, Simao y Maxi permitieron constatar que el ritmo ya no es el de antes. Motta reapareció y fue de los pocos que aprobó el examen individual. Sin embargo, el ataque vallisoletano le obligó a jugar más tiempo en la defensa que en el medio. No encontró apoyos para intentar mantener el balón en poder de su equipo. Enfrente, robando, pegando, corriendo sin parar, los muchachos de Mendilíbar apostaron por la victoria y Ogbeche y Llorente desperdiciaron las ocasiones del golpe final en dos FÉLIX ORDÓÑEZ Un Atlético al borde del alambre Aguirre: Un diagnóstico como fruto de la casualidad y la fortuna es fácil. No es fortuna, es trabajo Mendilíbar: Que te piten un penalti en el minuto 93 contra el Atlético es imposible, si es al revés, no sé remates ingenuos, con Falcón medio vendido. En esos dos cabezazos murió su esperanza. El Atlético, en fin, volvió a encomendarse a Agüero para seguir vivito y coleando. Cada vez que el Kun recibía la pelota, el peligro volaba por el césped. Su arrancada es mortal. Imposible de frenar. Avisó en una primera incursión que no se tradujo en gol porque Alberto despejó con los dedos. A la segunda fue la vencida. Aceleró con el balón pegado a la bota, se internó entre dos enemigos y dio el toque final. En ambas acciones puso el sello a dos pases preciosos de Luis García. Es la grandeza recuperada por este club. Ahora resuelve con tres pinceladas de clase. Como lo hacían Gárate y Luis en los setenta, Collar y Peiró en los sesenta, y Carlsson y Juncosa en los cincuenta. ¿Hasta cuándo durará la gasolina? ABC. es Siga toda la actualidad del fútbol nacional e internacional en http: www. abc. es deportes