Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID JUEVES 17 s 1 s 2008 ABC Un policía acusado de agresión sexual dice que la mujer se le insinuó Ep MADRID. Un policía municipal del Ayuntamiento de Madrid acusado de una agresión sexual, cometida en julio del año 2004 cuando estaba de servicio, aseguró ayer durante su declaración en el juicio que la víctima, de 22 años, se le insinuó tras cometer una infracción de tráfico y le llevó a un portal, donde mantuvieron, según dijo, una relación consentida El acusado se enfrenta a una petición fiscal de 14 años de prisión y a una solicitud de indemnización de 20.000 euros por daños morales. Entramos en un portal. Me tocó los genitales. Era una situación morbosa y excitante. Bajamos al rellano y me bajó la cremallera. Luego me sentí fatal y me fui relató el agente, que está casado y tiene dos hijas. La Policía tuvo que disparar contra el coche de la banda cuando ésta intentó matar a dos agentes el pasado sábado en Ventas SIGEFREDO Me agarró de los pelos Frente al relato del acusado, la víctima sostuvo que fue objeto de una agresión sexual. Me pidió los papeles y luego me dijo que fuera con él indicó la joven, que añadió que la metió en un portal y la apuntó con su arma reglamentaria. Me puso la pistola a un metro de la cabeza. Con la otra mano me agarró de los pelos. Me dio un rodillazo y me obligó a hacerle una felación relató la joven a trompicones por los nervios generados al recordar la agresión. El abogado de la agredida, Fernando Pamos, hizo hincapié a la Sala en que existen cuatro tomas de semen recogidas en el lugar de los hechos que coinciden con el perfil genético del procesado, que se repetiría en un individuo por cada 2.087 billones de hombres Detenido un violento grupo por más de 50 atracos y, al menos, cinco violaciones La banda de las pistolas plateadas asaltaba locutorios y están acusados de tentativa de homicidio a dos policías s Dispararon en dos ocasiones a los testigos CARLOS HIDALGO MADRID. El Grupo I de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de Madrid ha desbaratado un grupo criminal que se dedicaba a cometer atracos, especialmente en locutorios, utilizando una extrema violencia. En algunas ocasiones, uno de sus componentes, además, llegó a violar a algunas víctimas, si éstas eran mujeres. Se les imputan más de cincuenta atracos y cinco agresiones sexuales, así como tráfico de drogas. El comisario jefe de la Udyco de Madrid, José Luis Conde, afirmó que se trata de un caso de crimen desorganizado aunque esto no resta peligrosidad al grupo. Precisamente, su manera anárquica de trabajar les hacía más violentos. La banda estaba conformada por un español- -cabecilla y encargado de conducir el Seat León con el que cometían sus palos tres ecuatorianos, dos colombianos y un dominicano. Su modus operandi era el siguiente: quedaban por la tarde y, a bordo del coche, elegían el establecimiento que iban a atracar. Comenzaron a actuar en octubre, primero, en locutorios de Vicálvaro y Valdebernardo, donde vivían. Luego, ampliaron su radio de acción a Ciudad Lineal, Coslada, San Fernando de Henares, Carabanchel y Usera. Irrumpían en el locutorio de turno y, esgrimiendo sus pistolas del calibre 6.35, plateadas- -como bien recordaban luego sus víctimas- -se hacían con todo lo que podían: dinero en efectivo, móviles, tarjetas telefónicas, que vendían a mitad de precio. Al menos, en cinco ocasiones, el dominicano agredió sexualmente a cinco de sus víctimas y, en una sexta, la violación se evitó al ser sorprendido. Si el botín de un robo no iba más allá de los 300 o los 400 euros, no dudaban en cometer otros atracos esa misma tarde- -hasta cuatro- con el fin de gastar esa misma noche el dinero en drogas, alcohol y prostitutas. Además, se les acusa de tráfico de drogas- -en uno de los tres registros se hallaron balanzas de precisión, sustancias de corte y estupefacientes- En 21 de los delitos que se les imputan, sus víctimas ya han reconocido a los miembros de esta banda como sus presuntos autores. El pasado sábado, tras cometer un atraco, no dudaron en embestir a dos agentes de la Policía Nacional, que tuvieron que disparar contra el vehículo de la banda. Están acusados, por tanto, de intento de homicidio a estos dos funcionarios en Ventas. Asimismo, llegaron a disparar al techo en un locutorio y a un cliente que intentó interceptarlos en otro asalto, al que no llegaron a herir. El lunes se detuvo a la banda por separado cuando iban a perpetrar otro atraco. Dos de los detenidos tenían antecedentes penales. Alcohol, drogas y prostitutas Roban 200.000 euros en piezas de oro en el asalto a una joyería de Alcalá C. H. MADRID. Una banda compuesta por tres hombres, presuntamente originarios del Este de Europa, protagonizaron el lunes por la mañana un atraco a mano armada en una joyería de Alcalá de Henares. Según su propietario, Ángel Jorge Collado, el montante de lo robado asciende a unos 200.000 euros. Es el enésimo asalto que sufre este comerciante, que, a sus 59 años, ha decidido cerrar. Según relató la víctima a ABC, sobre las nueve de la mañana se dispuso a abrir la joyería, situada en la calle de San Vidal, 19. Tengo dos cierres. Abrí el primero- -comentó Ángel- iba preparando el género y, cuando me disponía a abrir el otro cierre, apareció el primero de los atracadores Iba a cara descubierta, sacó la pistola, me enganchó y me dijo que le diera al timbre de la puerta añadió. Entonces aparecieron los dos compinches, encapuchados, y comenzaron a robar todo el oro que pudieron. Prácticamente, limpiaron todo el establecimiento. A Ángel le metieron en el habitáculo de la caja fuerte, en la trastienda, de unos cuatro metros cuadrados. ¡Dame la cinta de la cámara! ordenó, encañonándole, el que le mantenía retenido. El comerciante, acostumbrado a este tipo de situacio- nes, había instalado un teléfono en la caja fuerte, por lo que pudo avisar a la Policía y luego a su hijo, que le rescataron de donde le habían dejado metido los delincuentes tras huir. El joyero asegura que viene sufriendo atracos de todo tipo- -desde butrones a mazas, pasando por los más violentos, como el último- -desde 1978, cada año o cada dos años Incluso, el 4 de septiembre de 1980, tuvo que disparar sobre uno de sus asaltantes, que murió. Ahora, Ángel, cansado de esta situación, ha decidido dejar el negocio y buscarse otra ocupación hasta que se jubile: Estoy harto de toda una vida así