Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17- -1- -2008 El Gobierno despacha sin pena ni gloria el Foro de la Civilizaciones de Zapatero 11 La tristeza de Gallardón ¿El sentimiento? Pues de tristeza, de mucha tristeza. Son más de 30 años dedicados a mi partido, al Partido Popular. Desde el primer día, desde que mi padre participó en su fundación, he hecho siempre lo que el partido me ha solicitado Yo había solicitado al partido poder figurar en las listas al Congreso, que es una ilusión que arrastraba desde hacía muchos años, y no ha podido ser. En política a veces se gana y a veces se pierde, y en este caso quien les habla evidentemente ha sido derrotado en esa aspiración La decisión de ser excluido de la lista la adoptó quien la podía adoptar, quien tenía la responsabilidad lógicamente de conformar su equipo, porque es nuestro candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy Hay decisiones duras, que en política generan muchas veces, sin duda, dolor Estoy harto de los dos Una hora duró la reunión, de un altísimo voltaje, que mantuvieron Rajoy, Acebes, Aguirre y Gallardón en la planta noble de Génova. Esta es la secuencia de los detalles, los planes, los nervios y hasta los gritos con los que se zanjó la noticia política más esperada POR MAYTE ALCARAZ MADRID. Gallardón lo barruntó en el desayuno que había compartido con Aguirre. Tocaba acompañar a Rajoy en un acto de precampaña. No sabía dónde ni cómo pero presumía que estaba próximo el momento en el que el presidente del PP le anunciara el puesto que ostentaría en la lista por Madrid. Despejado el morbo del número dos con Pizarro, el alcalde, que ya descartaba ocuparlo él, comentó con la presidenta esa mañana los buenos reflejos del partido al fichar al responsable de Endesa. Ambos habían guardado las formas ante las cámaras y mostrado sonrisas públicas. Pero en el ambiente flotaba un tufillo raro, y Gallardón tuvo la premonición de que algo se había cocido y a él no le habían convidado al ágape. mana, su intención de postularse para entrar en la lista de Rajoy, si el alcalde veía cumplir su deseo, y dimitir de su cargo autonómico para dejarlo en manos de su segundo, Ignacio González. Los mismos interlocutores revelan que el círculo de Aznar desaconsejó ese movimiento aunque, a la postre, el mensaje había llegado a su destinatario (Rajoy) horas antes de que se reuniera el comité electoral. En Génova, las horas pasaban y, a media tarde y según fuentes autonómicas, el enfado de Rajoy, conocedor del mensaje de Aguirre, iba en aumento. A las seis, el líder popular mandó llamar a los dos responsables madrileños para cortar por lo sano y acabar con las ambiciones de ambos Desde la sede del PP se pensaba ayer que tanto Gallardón como Aguirre han puesto por delante de los intereses del partido sus objetivos personales e incluso por encima de las instituciones que gobiernan Esos mismos interlocutores dicen, no obstante, que al margen de la tensa escena que se vivió, Rajoy ya había decidido desde hacía tiempo que el alcalde de Madrid no iría en las listas Lo cierto es que a las seis y media, cuando Gallardón se disponía a recoger a su esposa, Mar Utrera, para ir al Real donde disfrutaría de Tristán e Isolda una llamada le convocaba a una reunión urgente en el despacho de Rajoy. El regidor no se extrañó de la cita puesto que, según miembros de su equipo, él sabía que el telefonazo estaba al caer Lo que no conocía Gallardón es que en esa sala estarían también el secretario general del PP, Ángel Acebes, y la propia Aguirre. Personas conocedoras de la cita califican la escena como muy tensa y de alto voltaje Según distintas fuentes, la presidenta de la Comunidad apeló a una conversación con mi marido hace unas horas en la que ella le habría trasladado su deseo de abandonar la política regional y dedicarse de nuevo al ámbito nacional, y nada mejor para ello que acompañar a Rajoy en la lista por Madrid. Gallardón, según ese relato, habría advertido al presidente nacional que se trataba de una trampa para acabar con mi carrera política. Si no entro, me iré a mi casa ABC supo ayer de fuentes del partido que en ningún caso en esa reunión se planteó órdago alguno porque aquí no nos llegamos a creer nunca que nadie abandonara su puesto. No hubo amenaza en ningún caso Otras fuentes hablan de un tenso cruce de palabras entre los dos responsables madrileños que se saldó con un expeditivo me habéis dado la legislatura de Rajoy, que añadió, entre gritos: Estoy harto de los dos, una con su libro y otro, con las presiones. Dedicaos a vuestras responsabilidades Esos mismos informantes hablan de que el presidente popular leyó finalmente una nota para un escaso auditorio formado por tres personas en la que informaba de que ninguno de sus compañeros madrileños le acompañaría el 9 de marzo. Pasaban pocos minutos de las siete y media cuando el encuentro se disolvió. El primero en abandonarlo fue Gallardón muy enfadado, sí según reconocen en Génova. Antes, exigió que la determinación que acababa con sus expectativas políticas se hiciera pública esa misma noche porque si no lo contáis vosotros, lo haré yo Rajoy tuvo que emitir a la desesperada una nota pública que anunciaba, envuelta en eufemismos, la noticia más convulsa de la última historia del PP. En el coche, el regidor comunicó el cariz de los acontecimientos a su círculo más próximo precediendo cada llamada con un no te asustes pero va a salir ahora un comunicado que... Algún concejal reconoció a este periódico que estaba muy jodido, hundido, pero yo le aconsejé que contuviera los nervios No pasó por su despacho en Cibeles y se fue a su casa aunque colgado al teléfono Ayer, en el día D +1, su equipo trataba convencerle de que no llevara a término su decisión de abandonar la política, su vida en los últimos 30 años. ta al Congreso. Harto del pulso entre los dos pesos pesados del PP en Madrid, de biografías, rencillas, pullas y declaraciones que se han repetido en los últimos años, Rajoy les pidió que siguieran en sus cargos y se olvidaran de estar en la candidatura. En esta tesitura, el alcalde de Madrid tiene pensado no participar de manera activa en la campaña del PP, según comentaron fuentes del partido, ya que ha quedado tocado anímicamente. De cualquier forma, los esfuerzos de la dirección nacional se vuelcan ahora en reconducir la situación, y no se descarta que todo vuelva a la normalidad con el único objetivo de que Rajoy gane las elecciones el 9 de marzo. El clima de optimismo que se respiraba en el PP hasta el mismo martes por la mañana se ha oscurecido en un par de días, y la misión ahora es recuperarlo. La tarea no va a ser fácil. Anoche, Gallardón y Aguirre iban a coincidir en un acto público, en la entrega de los XII Premios Tiepolo 2007. El alcalde declinó unas horas antes la invitación, según informa Ep. O lo cuento yo Recuperar el optimismo Cortar por lo sano ABC. es Encuesta y más información sobre la precampaña electoral del PP en www. abc. es En efecto, según relataron las fuentes consultadas por ABC, horas antes Aguirre había dejado caer en distintos puntos neurálgicos su plan B en caso de que su compañero de filas fuera finalmente en la lista de Madrid. Así, le habría comunicado tanto a Arenas, responsable electoral del partido (con el que comió horas antes en Málaga) como a personas próximas a Aznar, con las que, según esas fuentes, compartió una tarde de golf el pasado fin de se- El plan B de Aguirre Aguirre dijo que quería volver a la política nacional; Gallardón habló de trampa para acabar con él y Rajoy concluyó: Me habéis dado la legislatura