Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 s 1 s 2008 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA EL ALBOROTO N este falso juicio de Salomón, Rajoy ha entregado el niño a la madre que menos lo merecía porque sólo pretendía que no se lo adjudicase su adversario. Es lo que pasa con la falta de costumbre de tomar decisiones; que cuando es menester un golpe de autoridad se acaba descargando en la cabeza equivocada. Se trata de su decisión, en todo caso, porque se trata de su candidatura y sólo a él corresponde manejarla, pero visto el asunto desde fuera no se puede aceptar como firmeza lo que no ha sido sino un gesto pusilánime. Si no hubiese dejado pudrirse el asunto con su cachazudo estilo galaico- ¿es la ambigüedad una virtud? -quizá supiésemos los ciudadanos si IGNACIO realmente prefería o no deCAMACHO jarse acompañar por Ruiz- Gallardón. Al permitir que la crisis le colapsara en las manos, lo que parece es que se ha dejado torcer el brazo por quien con toda seguridad no deseaba ver al alcalde en la lista. En este desgraciado alboroto, en esta dramática comedia de errores que ha desvanecido en menos de veinticuatro horas el saludable efecto Pizarro y triturado el respeto institucional de dos gobernantes dispuestos a renunciar a su responsabilidad pública con tal de tomar ventaja en la herencia política de un vivo, ha habido varios desafíos cruzados con suerte diversa. Gallardón, que como siempre ha manejado fatal los tiempos y las formas, le tiró un pulso a Rajoy y otro a Aguirre, para acabar perdiendo ambos. Esperanza lanzó otros dos, y los dos los ha ganado. Y el único que sólo ha sido retado es el que, hiciera lo que hiciera, perdía desde el momento en que se dejaba retar. Por ahora, claro; si sale vencedor de las elecciones resultará investido de toda la autoridad que le ha faltado. Ésa es su apuesta, aunque se haya complicado a sí mismo el desenlace con una pirueta de mayor riesgo. En el fondo, lo que se ventilaba en este debate- -además de la impúdica carrera sucesoria- -era una cuestión más simbólica que cuantitativa, más de estilo que de votos. Una cuestión de lenguaje político. Lo que Gallardón podía representar es una vocación, un talante, un marchamo. Los votos los consigue la marca, y el candidato que la encabeza. Pero con razón o sin ella, el alcalde ha logrado encarnar ante la opinión pública una etiqueta de político versátil, fronterizo y dúctil, que acaso le habría venido bien a Rajoy para completar su oferta de partido abierto. Ya nunca lo sabremos. Lo que sí es objetivamente cierto es que, en la acera de enfrente, Zapatero le ha buscado acomodo a Pepe Bono, que viene a ser un modelo simétrico: díscolo, personalista, indisciplinado, tocapelotas... y útil. Al final, y quizá sin quererlo Rajoy, lo que resulta es que al cabo de una legislatura muy difícil, de oposición correosa y no poco heroica, la alineación electoral del PP es casi la misma que salió derrotada hace cuatro años. Unos ex ministros de Aznar, menos Rato y Piqué, más Pizarro. Y con la cabecera de cartel escoltada por un Zaplana expulsado de Valencia por los suyos. Sin Rato, sin Gallardón y con Zaplana: he ahí un mensaje. Acaso no el que de verdad quería Rajoy, pero vaya si hay un mensaje. E EXTERIOR KENIA ANTE ADAM SMITH L A anemia del estado, la ausencia de reglas fiables, toma ejemplo esta semana de la crisis en Kenia. Mawai Kibaki, de la tribu kikuyu, en el poder desde 2002, roba la elección al partido emergente, liderado por Ralia Odinga. Los observadores de la UE se niegan a firmar las actas. La policía intenta sofocar la revuelta: no lo consigue. Hay ya más de 500 muertos, quizá 1.000 cuando escribimos. Kibaki llegó al poder en 2002 con la promesa de luchar contra la corrupción. Todo fue un sueño. El 1 de enero leíamos en el Financial Times cómo el director del programa anticorrupción nombrado en junio último por Kibaki, el también kikuyu John Githongo, se refugiaba en Londres. Prefería explicar la situación desde Europa a guardar silencio en Kenia. Desde la independencia, el Banco Mundial y el FMI han ayudado sin cesar. En las últimas cuatro décadas las ayudas recibidas sobrepasaban los 16.000 millones de dólares: dinero perdido casi en su totalidad. Hoy el 55 por ciento de los keniatas subsiste con menos de dos dólares diarios. A pesar del 6 por ciento de crecimiento oficial, las diferencias crecen como crece el número de los sin tieDARÍO rra. El paro aumenta. Pero en Kenia está VALCÁRCEL el cuartel general euroamericano de antiterrorismo. Al menos ocho países son observados desde Nairobi. La tolerancia occidental debería correr con una parte de la responsabilidad cuando los muertos se cuentan por centenares. Ejemplo reciente: un matrimonio español pasa, con sus hijos, las vacaciones de fin de año en una isla del Índico, al norte de Mombasa. La agencia de viajes garantiza la eficiencia de los servicios sanitarios de la isla. La pequeña SMR, 9 años, sufre un ataque de apendicitis, detectado por su intuitivo padre. A la hora de la verdad, el ambulatorio de la isla no existe, es una carcasa vacía, no hay quirófano... La tensión es tal que un médico, también de vacaciones, queda fuera de combate por una subida de tensión. La revuelta invade Kenia, no se puede volar allí. Horas angustiosas. El estado, mínimo, ha dejado de exis- tir. Hay que dar con un avión, ir a Tanzania. El tiempo corre, el riesgo de peritonitis acecha. No hay el menor apoyo de esa nación, pero funciona ejemplarmente el lejano asegurador, primera compañía española del sector. Un avión de Flying Doctors, ONG africana especializada en emergencias, aterriza en la isla. En Dar es Salam, a 600 kilómetros al sur, la paciente SMR es intervenida con éxito. La heroica madre recorre las farmacias de la capital para recolectar 17 gasas con que curar la incisión. El azar gobierna la vida. Si el estado es algo, ha de ser una máquina capaz de enfrentar el azar. Las sociedades modernas se caracterizan, entre otras cosas, por el pago de impuestos y el control del dinero público. Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia, Canadá son sociedades de alta fiscalidad. Recomendamos la lectura de La Ciencia Humilde- Economía para Ciudadanos (ed. Crítica) de un sabio catalán, Alfredo Pastor, que acaba de dejar la dirección, en Shanghai, de la China- Europe Business School. La desigualdad global disminuye, según Pastor. Hace dos siglos las diferencias de renta se daban sobre todo dentro de cada país. Hoy se dan entre países. Sin embargo, no acaba de llegar aquella tortilla por la que tantos huevos hubo que romper. Incluso en las economías avanzadas, la redistribución a través de los impuestos no alcanza a invertir la tendencia. Adam Smith, defensor del interés individual, rompió muchas lanzas a favor del interés general: la humanidad, la justicia, la generosidad, el espíritu cívico son imprescindibles (Theory of Moral Sentiments) La renuncia no a la eficiencia sino a la absoluta primacía de la eficiencia- -es decir, no al interés individual sino a la total primacía de ese interés individual- -ha de proceder de la sociedad. El padre escocés de la ciencia económica era un furioso defensor de la generosidad, sin la que nada humano era a su parecer posible. Los estados firmemente articulados aspiran, no siempre con éxito, a corregir los fallos del mercado. Buscan herramientas más y más sofisticadas para detectar las manos demasiado ocultas. La información veraz, contrastada, periódicamente publicada, era ya entonces, hacia 1770, un elemento decisivo de aquel ancestral enfrentamiento.