Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16- -1- -2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 89 Clara Janés y Milagros Nuin traducen poemas de Al- Mutanabbi Toda una proeza por su dificultad, ya que en España sólo hay composiciones sueltas POR TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. En esta ocasión, el libro que Clara Janés publica, al alimón con Milagros Nuin, se centra en su faceta de traductora, siempre unida, eso sí, al amor que como poeta- La voz de Ofelia Los números oscuros -profesa, también, a la obra de autores extranjeros. Tal ha sido el caso de Vladimir Holan, Forug Farrogzad y ahora del iraquí Al- Mutanabbi en Tiempo sin tregua (libro que ha sido publicado por Ediciones del Oriente y del Mediterráneo) El libro contiene 101 poemas, toda una proeza si se tiene en cuenta que en España sólo existía la traducción de algún poema suelto en antologías. Quien más tradujo, dice Janés, fue Emilio García Gómez, que llevó 8 poemas al libro Cinco poetas musulmanes Del nacimiento de la obra Tiempo sin tregua cuenta Clara Janés que Milagros y yo realizamos juntas una de esas traducciones difíciles, la del sufí del siglo IX Mansur Hallay, que es el primero en emplear en el sentido místico muchos de los símbolos- vino noche oscura aurora que hallamos después en todos los poetas místicos posteriores islámicos o cristianos Pero hay más, porque la, en este caso, traductora, manifiesta a ABC que pensó en el más difícil todavía: Por mi amistad con Adonis tenía la mente bien preparada. Siempre me ha hablado de al- Mutanabbi como del mayor de los poetas árabes clásicos De hecho de esos diálogos nace el pórtico de la obra y el hecho de lanzarse a la aventura del libro que ya puede tenerse entre las manos. Ella y Nuin pensaron llegar a los 40 poemas, pero ir venciendo dificultades las animó hasta los 101, un tercio de lo que nos ha llegado del poeta. No obstante, Janés expresa la dificultad que supuso la tarea, pues era pasar de escribir por boca de los místicos, Rumi, Hafez, Abusaid Abiljeir, a la idea de estar arengando al ejército antes de la batalla montada a caballo y con el emir también a caballo, al lado: un cambio brutal. No se trataba sólo de vocabulario e imágenes, sino de talante y ritmo Rebasadas estas riberas había que toparse con otra: Una edición bilingüe, en la que hay que unificar los poemas originarios y atender a que no haya faltas que, siempre, incluso en los manuscritos de donde proceden, las hay Negras aventuras como informa Janés, jalonaron la vida de al- Mutanabbi- -poesía política y poética- nacido en Kufa, al sur de Iraq en el año 915, aunque la peor fue la de morir asesinado. (Corrían los tiempos del Califato cordobés con Abderramán III) Según Janés, directora de la colección que alberga el libro, lo extraordinario de sus poemas es que están vivos. Y se sorprende y nos sorprende: Yo nunca hubiera imaginado que en esa época, siglo X, un emir pudiera tener una muñeca autómata que se moviera y sirviera una copa, y la usara para poner a prueba la habilidad del poeta. Y ¡qué bien expresa lo que esta muñeca representa en dicha sociedad al- Mutanabbi! Lo mismo hace con batallas, flechas por el aire, muertes, victorias. Se trata de una poesía de un movimiento extraordinario, uno lo está viendo, es puro cine. Seguramente tenía este sentido, porque la gente que escuchaba podía ver los acontecimientos Negras aventuras La mente bien preparada chada y adaptar los contenidos a eso que se llamó el nuevo Estado Español fundamentado en las tendencia del Movimiento Nacional. Si la postguerra cambió, de alguna manera, fachadas y contenidos, era porque ya existía un modelo sobre el que trabajar. Este modelo bebía de dos fuentes fundamentales: la aportación de la casa Vives, fundada hace más de un siglo sobre bases teóricas educativas ligadas a la herencia intelectual de Marcelino Champagnat Chirat, sacerdote francés nacido en el mismo año de la Revolución (1789) y fundador de la Sociedad de María, una reducida institución cuya principal actividad se basaba en la educación de los sectores sociales más desfavorecidos; y otras como Paluzíe o su heredera la Imprenta Elzeverriana, la Dalmau Carles Pla o la de los Hijos de Santiago Rodrí- guez, algunas de cuyas obras han sido también seleccionadas con buen criterio para esta colección. Imagínense que en la tapa de un libro, con lomo en tela resistente a la edad (lo barato suele ser caro, por efímero) aparece un fabuloso grabado de estilo art noveau Nadie diría que se trata de un texto educativo llamado Elementos de ciencias físico- educativas O que un ejemplar del Atlas de Geografía de 1924 es una pieza muy buscada por coleccionistas, tanto por su escasez como por la belleza de su concepción. No es esta una colección que deba ser entendida como entrañable Más bien se trata de una miscelánea de eso que queda grabado como impronta en el saber global de un pueblo. Lo que se aprende en los primeros años y que desve- Fabuloso grabado la muchas de las claves de la evolución de una sociedad. Gramática que ya necesitaría más de uno, lecturas sobre Naturaleza (un volumen llamado Lo que nos rodea de 1938, materia que se dio en llamar después Ciencias Naturales y, ahora, Conocimiento del Medio- -aunque no se sabe muy bien que significa eso si no se es escolar o padre- iniciaciones a la lectura El Catón moderno Miceláneas de documentos el primer volumen de la Enciclopedia Vives el niño ideal recogido en el Juanito Geometría, o la preciosa geografía recogida en Países y mares son algunos de los títulos de esta colección, cuyos contenidos asombrarán a muchos por su elocuencia fundamental, por su diseño y por un contenido que deja ver que, por mucho tiempo que pase, seis por siete, siguen siendo cuarenta y dos. Se trata de una poesía de un movimiento extraordinario, uno lo está viendo, es puro cine. Tiene este sentido porque la gente que escuchaba podía ver los acontecimientos asegura, emocionada, Clara Janés