Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 16- -1- -2008 ABC Armesto: Alianza de Civilizaciones y laicismo son términos contradictorios La Fundación March celebra el ciclo Historia de las Américas Norteamérica no dispone de grandes recursos no explotados. Las posibilidades están en el sur, en la Amazonia, en la Antártida. No me sorprendería que el sur volviese a ser muy superior dice el historiador MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Norte y sur. Pobreza y riqueza. Democracia y dictadura. Progreso y subdesarrollo. ¿Por qué América ofrece en la actualidad dos caras (mejor dicho, una cara y una cruz) tan distintas, dos pieles tan desparejas, dos mundos casi opuestos? ¿Por qué al norte del Río Grande se desarrollan algunas de las zonas más prósperas del Primer Mundo? ¿Por qué al sur de la frontera entre los Estados Unidos y México se dan tantas bolsas de de penuria, tantas políticas antipopulares o, al contrario, directamente populistas y seudorrevolucionarias? Éstas y otras cuestiones de candente actualidad son las que pretende desvelar el ciclo Historia de las Américas que, organizado por la Fundación March, comenzó ayer en Madrid con la disertación del profesor Felipe Fernández- Armesto, bajo el título de Problemas y entorno físico El prestigioso historiador anglo- español, que ejerce la cátedra Príncipe de Asturias de la Tufts University (Boston) es el coordinador del ciclo que se prolongará hasta el jueves 31. Con su divertido (pero más que exacto) castellano (que él mismo traduce automáticamente y sobre la marcha del inglés) nuestro historiador más británico pone los primeros puntos sobre las primeras íes. Hay que tener en cuenta- -explicaba ayer a ABC, antes de su conferencia- que durante casi toda la historia de las civilizaciones americanas, el desarrollo de los países del centro y el sur del continente fue muchísimo mayor que el de los pueblos que hoy llamamos Estados Unidos. Las civilizaciones mesoamericanas fueron grandes civilizaciones, comparables con las culturas eurasiáticas del Viejo Mundo ¿Cuándo, cómo y por qué se abrió, pues, la brecha, cuándo los países hermanos se vieron arrojados al abismo? Se suele pensar que esta relación de inferioridad del norte respecto al sur y el centro de América empezó a cambiar durante la época colonial, lo que viene a echar la culpa del subdesarrollo de América Latina a los españoles y a los portugueses, algo que hasta cierto punto es conveniente para los norteamericanos, aunque realmente, los ingleses imitaron el imperio español e intentaron crear un imperio al estilo español Al final, va a ser verdad que se hace necesaria la memoria, la buena memoria histórica. Durante siglos- -continúa el autor de Los conquistadores del horizonte la superioridad demográfica, cultural, Brecha abierta científica, en términos de las grandes ciudades ricas y majestuosas, las universidades de gran prestigio, las actividades económicas rentables... en todos esos aspectos, quiero recalcar, lo que hoy llamamos Latinoamérica fue superior a Norteamérica. Las diferencias de desarrollo que hoy conocemos son un episodio bastante reciente y corto de la historia de las Américas. Realmente, estoy convencido de que el declive latinoamericano no tiene nada que ver con la herencia fatal de los españoles, ni con la supuesta inferioridad de la cultura latina. Creo que el cambio se DANIEL G. LÓPEZ Música multicultural para abrir el Foro El Auditorio del Museo del Prado acogió ayer el concierto de bienvenida del Foro de la Alianza de Civilizaciones, que concluye hoy. En él participaron la jovencísima violinista Carla Marrero (en la imagen) Amina Alaoui, una de las voces cimeras de la tradición arábigo- andalusí, y el cantaor Miguel Poveda Nuestras capacidades intelectuales y morales no han logrado el mismo desarrollo que las materiales produjo a raíz de las guerras de independencia suramericanas y la prueba palpable de que las cosas habían cambiado fue la tremenda derrota que los norteamericanos infligieron a los mexicanos en el siglo XIX ¿Cuestión de suerte, o de superioridad tecnológica y política? Creo que Estados Unidos se vio beneficiado por los nuevos cambios económicos mundiales- -subraya Armesto- y por las colosales dimensiones de su mercado interno. Y no hay que olvidarse de los recursos, los vastos territorios, las interminables praderas que fueron cultivadas con métodos industrializados, y Estados Unidos se convirtió en la granja del mundo Hoy, parece que el panorama para la América española no es muy alentador, pero el profesor Fernández- Armesto, también se saca de la chistera de su sabiduría una buena dosis de esperanza: En la actualidad, Norteamérica no dispone