Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 s 1 s 2008 INTERNACIONAL 39 Las pruebas de vida confirman la crueldad de las FARC con sus rehenes Tuve que arrastrarme en el barro para hacer mis necesidades, con la cadena atada al cuello escribe un coronel a su esposa ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. El uno le decía a su madre que tenía una cadena muy pesada que no lo dejaba dormir. El otro a su esposa que se estaba muriendo en la selva, que por todo el amor que se tenían sacara adelante el acuerdo humanitario, el cual pretende canjear 44 secuestrados de alto perfil- -entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt- -por centenares de rebeldes presos. Claudia Rugeles, la esposa del ex gobernador Alan Jara, llevaba en sus manos un collar que le tejió su marido con bejucos selváticos. Si lo pudieran oler. Huele a selva, a húmedo, a él y lo apretaba contra su corazón. En una semana, los colombianos han pasado por sentimientos intensos desde que fueron liberadas la candidata a la Vicepresidencia con Ingrid, Clara Rojas, quien se reencontró con Emmanuel, el hijo de tres años y medio que tuvo con un rebelde en la selva, y Consuelo González, la ex diputada de 57 años. Consuelo, a quien las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) secuestraron en 2001 para presionar un canje, se encontró con una vida nueva, en la que era viuda y ya abuela. Tras permanecer en Caracas cuatro días, donde fue recibida con honores por el presidente venezolano, Hugo Chávez, mediador de toda esta historia, Consuelo regresó a Bogotá, la capital colombiana, con ocho cartas bajo el brazo. Eran de sus compañeros de cautiverio, políticos, policías, soldados. Ayer los medios locales leían y releían cartas que fueron entregadas apenas Consuelo González se bajó del avión. Iban envueltas en plástico, aseguradas con cintas negras. En esos paquetes sucios de barro estaban las fotos y las páginas escritas en letras diminutas. Por eso cuando Clara y Consuelo se despidieron de sus compañeros para ser rescatadas por helicópteros venezolanos, cuentan que la última imagen que se llevaron de su secuestro fue ver a los soldados que defendían a Colombia atados como animales. No es el dolor físico el que me detiene, ni las cadenas en mi cuello lo que me atormenta, sino la agonía mental, la maldad del malo y la indiferencia del bueno, como si no valiésemos, como si no existiésemos leía entre sollozos María Teresa, la esposa del coronel Luis Mendieta, quien lleva nueve años en la selva. He tenido que arrastrarme en el barro para hacer mis necesidades fisiológicas, con la cadena y el candado atados al cuello escribió Luis Mendieta en su carta. Tras pedirle a su esposa que escuche el bolero Cómo voy a olvidarte y Tu voz canciones que lo hacen sentir más cerca de ella, en una hoja escrita con tinta azul y ocupando todos los espacios, el coronel Mendieta manifiesta que ya ha pagado grandes cuotas de vida al despreciable banco llamado secuestro Otro de los testimonios más conmovedores fue el del ex senador Luis Eduardo Gechem, quien pidió que no lo dejen morir en la selva y acepta una eventual condición de prisionero de guerra para que lo trasladen a un hospital en Cuba. Según la carta, Gechem estaría afectado por problemas gástricos, lumbares y cardiacos. Mientras los demás familiares prefirieron ir a sus casas y leer las pruebas de vida en la intimidad, las FARC, a través de su portavoz Raúl Reyes, insistieron en que la única condición para sentarse a negociar cualquier otra liberación debe pasar por la desmilitarización de dos poblaciones al noreste de Colombia, exigencia que el presidente, Álvaro Uribe Vélez, ha negado una y otra vez. La guerrilla insiste Estamos dispuestos a liberar a la totalidad de rehenes, que suman 44, con el despeje hablado Según las FARC, la entrega de dichos secuestrados sólo se producirá dentro de un canje de prisioneros que garantice la liberación de los guerrilleros privados de libertad en el momento de firmar el acuerdo, incluidos Simón y Sonia ambos extraditados a los EE. UU. por cargos de narcotráfico. Nueve años de agonía La esposa e hijo del ex gobernador Alan Jara leen las pruebas de supervivencia que la rehén liberada Consuelo González les llevó a Bogotá EFE Evo Morales propone un referéndum revocatorio para salir de la crisis BALDWIN MONTERO CORRESPONSAL LA PAZ. El Gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, anunció ayer que convocará un referéndum revocatorio de mandato, ante un eventual fracaso del diálogo iniciado con los nueve gobernadores del país para resolver la crisis política. Ésta es resultado de la aprobación, en diciembre, del nuevo texto constitucional y de la Renta Dignidad, un bono mensual para los ciudadanos de la tercera edad. El anuncio lo hizo el portavoz del Palacio de Gobierno, Alex Contreras, minutos antes de que comenzase en La Paz la segunda reunión entre los gobernadores y el mandatario, con una agenda de tres puntos que hasta la fecha no logró avances concretos: reformas al nuevo texto constitucional, características de las autonomías departamentales y financiación de la Renta Dignidad. En el primer y segundo tema, cuatro los nueve gobernadores piden la adecuación del nuevo texto constitucional a los estatutos autonómicos aprobados en sus regiones (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija) y en el tercero, siete autoridades rechazan financiar la Renta Dignidad con recursos que les corresponden del Impuesto Di- recto a los Hidrocarburos. Si no hay acuerdos en los tres temas, la única salida política que quedará es ir al referéndum revocatorio (de mandato) anunció Contreras. El referéndum incluiría a los prefectos y al jefe de Estado, según un proyecto pendiente en el Congreso Nacional. En este caso, el oficialismo promueve que la revocación del mandato proceda si en el referéndum la aprobación logra un voto más que los obtenidos al resultar electo. La oposición, sin embargo, considera que debe proceder con el 51 por ciento de votos a favor, sin importar cuál fue el apoyo.