Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 16 s 1 s 2008 ABC Diana de Gales planteó a Blair que Isabel II abdicara en favor de su nieto E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Diana de Gales planteó en secreto a Tony Blair, meses antes de que éste accediera al cargo de primer ministro, que Isabel II debía abdicar y pasar el Trono al Príncipe Guillermo, saltándose al Príncipe de Gales. Consideraba que esta iniciativa era la única manera de dar un cambio radical a la Monarquía británica, potenciando a su hijo y encargando una regencia al Duque de York, en el caso de que ésta fuera necesaria si ocurría finalmente que el proceso se aplicaba pronto y el nieto mayor de la Reina aún era menor de edad. La información, que ha causado un gran impacto en el Reino Unido, fue aportada ayer en el juicio que investiga el caso Diana por Maggie Rae, del bufete de abogados que llevó el divorcio de los Príncipes de Gales. De no ser cierta esta versión, fácilmente sería negada por el propio Blair o por su jefe de prensa, Alastair Campbell, que también asistió a ese encuentro de enero de 1997. Se trató de una cena privada en el domicilio de Rae, organizada a petición de la Princesa Diana, quien tenía un especial deseo de conocer a Tony Blair. De acuerdo con Rae, la Princesa de Gales indicó que la Monarquía británica necesitaba un cambio fundamental e insistió en que estaba convencida de que la Reina, el Duque de Edimburgo y los cortesanos que les rodeaban eran incapaces de ello El encuentro ya había sido desvelado por Campbell en los diarios que publicó el año pasado, pero sin referirse a las cuestiones tratadas en él. En un momento en el que Diana le hacía un té a Campbell en la cocina, éste le comentó que probablemente ella tenía poder para salvar o destruir la Monarquía En esa época, Diana se explayaba con quien tuviera a bien escucharla. Algo parecido sobre la necesidad de la abdicación de Isabel II ya se lo contó un par de años antes al jefe de sus abogados, el fallecido Lord Mishcon, según Rae. Mishcon quedó al parecer sorprendido de aquella propuesta y llegó a comentárselo al secretario privado de la Princesa, quien indicó que se medio creía algo de esos planes. En realidad, la confabulación sólo parecía estar en la mente de la ex nuera de la Reina. Un niño recoge grano que ha caído bajo un camión de ayuda alimentaria, en el barrio de chabolas de Kibera, en Kenia AP Cena privada Seiscientos muertos me parecen pocos. Jamás había visto esta bestialidad La jefa de misión de MSF en Nairobi relata el estallido de violencia en Kenia, que ha dejado 200.000 desplazados s La oposición gana en el nuevo Parlamento BORJA BERGARECHE MADRID. Las organizaciones humanitarias ultiman el recuento de víctimas mientras el Parlamento se reunía ayer por primera vez, después del estallido de violencia que siguió a las elecciones celebradas en Kenia el pasado 27 de diciembre. La cifra de muertos se eleva ya a 600. Pero la prioridad son las más de 200.000 personas que han tenido que abandonar sus hogares, la mayoría de ellas miembros de la etnia kikuyu. Seiscientas víctimas mortales me parecen pocas explica Elena Velilla, jefa de misión de Médicos Sin Fronteras en Kenia. Esta bestialidad masiva de seis días no la había visto jamás añade. Velilla acaba de regresar a Nairobi después de visitar el centro de desplazados de Nakuru, tres horas al noroeste de la capital. Las instalaciones, gestionadas por la Cruz Roja local con protección policial, acogen a unas 50.000 personas que han tenido que abandonar sus hogares, en su mayoría campesinos kikuyus que huyen del Valle del Rift. Éste fue el epicentro de la violencia contra esta etnia (mayoritaria, con el 22 por ciento de la población) desatada por miembros de las etnias luo, kalenjin y otras, que apoyaron mayoritariamente al candidato de la oposición, Raila Odinga. Hemos visto burradas quirúrgicas describe esta médico madrileña, que llegó al país africano por primera vez en 1994. La lista de los horrores incluye cráneos partidos, miembros amputados a machetazos, y niños empalados. Una crisis en toda regla; hemos tardado hasta tres días en entrar en ciertas zonas explica en conversación telefónica. Las bandas armadas terminaban la limpia antes de que aparecieran los testigos. El pasado 30 de diciembre, MSF atendió en el hospital de Nakuru a dos personas castradas con un machete- circun- MAYORÍA OPOSITORA Número de diputados ODM (Odinga) 105 PNU (Kibaki) 46 Pro- PNU 41 ABC Fuente: Comisión Electoral de Kenia Miles de campesinos kikuyus buscaron refugio primero en Eldoret, ciudad de la que ayer huían cientos de personas, según la prensa local, después de que el pasado día 31 murieran más de 30 personas abrasadas vivas en una iglesia. Sus nuevos destinos son la capital, Nairobi, Nakuru y otras partes de la provincia central donde se concentran tradicionalmente los kikuyu. Muchos kikuyus pobres están abandonando también ciertos suburbios de Nairobi en los que se concentran los seguidores de Odinga, por miedo a que los tres días de protestas convocados a partir de hoy por la oposición deriven en violencia. En este clima, la vida intenta recuperar su normalidad. Ayer, los niños volvieron al colegio. Odinga hizo valer la mayoría obtenida en las elecciones, y logró que el candidato de su partido, el Movimiento Democrático Naranja, saliera elegido como presidente de la nueva cámara. Kenneth Marende, un abogado de 52 años, fue elegido a la tercera votación por un estrecho margen de 105 votos contra 101, según Ap. Pero los esfuerzos de mediación entre Odinga y el presidente han fracasado hasta ahora, por lo que la crisis no se ha cerrado. Nuevo Parlamento Pro- ODM 5 Total diputados: 222 Otros 25 Crisis en toda regla cidadas dicen- a una mujer con una flecha clavada en el pómulo y a un agente de policía con otra en las nalgas. La persecución a la etnia kikuyu en las protestas que siguieron al cuestionado triunfo electoral del presidente Mwai Kibaki ha obligado a miles de personas a huir a las ciudades. Los kikuyu han sido acusados tradicionalmente de recibir un trato preferencial en el reparto de las tierras, y las confrontaciones electorales suelen despertar estas viejas rencillas. Ocurrió en 1992 y 1997, cuando presidía el país Daniel Arap Moi. Pero los niveles de violencia no alcanzaron los de ahora.