Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 s 1 s 2008 Elecciones en EE. UU. s Las primarias INTERNACIONAL 37 Romney vence en Michigan y agudiza la incertidumbre en el bando republicano Es el tercer ganador distinto en otras tantas primarias celebradas hasta la fecha PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Michigan- -con sus urnas abiertas hasta las tres de la madrugada, hora de España- -se convirtió ayer en una peculiar parada para el tren de elecciones primarias que lleva hasta la Casa Blanca. Sin mucho éxito, ese gigante industrial de capa caída ha maniobrado para colarse en primera fila del proceso de selección de candidatos presidenciales. Pero al no contar con el visto bueno de los órganos centrales de los dos grandes partidos de Estados Unidos, las primarias organizadas por los demócratas han quedado sin ninguna validez y los republicanos solamente han retenido una fracción de los delegados que les corresponden. Con todo, Michigan ha resultado ser una plaza especialmente decisiva para el candidato conservador Mitt Romney. El telegénico ex gobernador de Massachusetts, pese a haber realizado un alarde de gasto durante su campaña presidencial, no había ganado ni en Iowa ni en New Hampshire. Lo que le obligaba a jugársela en el Estado donde nació y donde su padre sirvió como popular gobernador durante los años sesenta. Al cierre de los colegios, las principales televisiones norteamericanas se apresuraron a anunciar el triunfo de Romney, lo cual le habilita para proseguir con su carrera hacia la Casa Blanca. lias del Partido Republicano. A pesar de la buena fama del apellido Romney en Michigan, el senador McCain jugaba con el precedente de su triunfo en el año 2000 durante su pulso con el actual presidente Bush. No fue suficiente. Ante esta difusa correlación de fuerzas, los republicanos van a tener que esperar por lo menos hasta las primarias de Florida, previstas para el 29 de enero, para aclarar un poco más su complicado panorama presidencial. Ya que Rudy Giuliani, el ex alcalde de Nueva York, ha optado por evitar las iniciales citas del calendario de primarias para concentrarse en Florida, donde ha llegado a tener una destacada ventaja que en las últimas semanas se ha visto mermada. Por lo que respecta a los demócratas, Michigan presenta un mínimo interés. No sólo por haber perdido sus 156 delegados en juego, sino porque de los principales candidatos solamente Hillary Clinton aparecía en las papeletas de votación. La ausencia de Barack Obama ha molestado especialmente a votantes afroamericanos, exacerbando las tensiones raciales que acumula el pulso interno de los demócratas de cara a las elecciones generales de noviembre. Tanto Obama como el ex senador John Edwards decidieron en octubre retirar sus nombres en las papeletas de Michigan, después de que el comité nacional del Partido Demócrata sancionase la maniobra de adelanto de fechas. Aún así, los líderes estatales del partido insistieron en que sus seguidores participaran y optaran por papeletas en blanco si el nombre de sus candidatos favoritos no aparecía. Entre todos estos manejos y las gélidas temperaturas de ayer, se esperaba con suerte un veinte por ciento de participación en las peculiares primarias de ayer en Michigan. Solamente Hillary Romney firma un autógrafo en la camiseta de una seguidora en una localidad de Michigan AFP UN GIGANTE INDUSTRIAL QUE NO VA BIEN Las dificultades acumuladas por Michigan desde hace una década sirven como escaparate de los malos tiempos que acechan a la economía de EE. UU. P. RODRÍGUEZ WASHINGTON. La expresión década pérdida es utilizada por algunos economistas para explicar lo ocurrido en Michigan en los últimos años. Un Estado con un portentoso pasado industrial que se ha quedado relegado al vagón de cola de la mayor economía del mundo, empezando por la mayor tasa de paro en la Unión americana, por encima del 7 por ciento. Sin olvidar, la debacle de la industria del automóvil con epicentro en Detroit y un abultado impacto de la crisis de las hipotecas- basura Todo este deprimente panorama económico ha convertido a Michigan en una especie de escaparate electoral de los malos tiempos que se plantean para el conjunto de la economía de EE. UU. Además de forzar en el bando republicano a que candidatos como Romney o McCain adopten posiciones a favor de ayudas y subsidios no muy habituales en la ortodoxia del Partido Republicano. Con todo, estas promesas de generosa ayuda federal se enfrentan a una sobredosis de Hasta Florida Las últimas encuestas habían presentado al candidato mormón empatado con el senador John McCain, el ganador de las primarias de New Hampshire. Y colocaban en un tercer lugar al ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, el vencedor en los caucuses de Iowa. El triunfo de Romney ofrece el paradójico escenario de que en las tres primeras consultas populares para determinar su candidato presidencial, los republicanos han obtenido tres ganadores diferentes. Paradoja que confirma los severos problemas de los conservadores a la hora de encontrar un candidato con suficiente respaldo entre todas las fami- ABC. es Especial ¿Quién es quién en la carrera hacia la Casa Blanca? en abc. es internacional pesimismo en Michigan. Según ha explicado el analista político Craig Ruff, todos estos años de retroceso han creado un ambiente muy profundo de catastrofismo, malestar y ansiedad hasta el punto de que el público ya no se cree que haya algún tipo de alivio en el horizonte Con la puntilla de 73.000 puestos de trabajo destruidos el año pasado y 30.000 residentes forzados a buscarse la vida fuera de Michigan. Con su inusual sinceridad, el senador McCain ha reconocido que algunos de los puestos de trabajo perdidos por Michigan no se van a recuperar nunca, apostando por un esfuerzo en materia de formación profesional. Mientras que Romney, presumiendo de experiencia empresarial, se ha comprometido a recuperar el brío económico que tuvo Michigan en tiempos de su padre, empezando por incentivos para Detroit vinculados al uso de combustibles alternativos.