Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 16 s 1 s 2008 ABC Bomberos y voluntarios tratan de apagar el incendio de un vehículo en el lugar del atentado terrorista, al norte de la capital libanesa AP Cuatro libaneses mueren en un atentado en Beirut contra intereses de EE. UU. La bomba se encontraba a medio camino entre la legación norteamericana y el hotel donde el embajador iba a despedirse anoche en una recepción LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Los intereses de Estados Unidos eran ayer el objetivo del atentado ocurrido al norte de Beirut. La explosión activada por control remoto de una bomba escondida entre la basura que, por décimas de segundo, no voló por los aires un vehículo blindado de la Embajada norteamericana que circulaba casos metros, pero sí segó la vida de cuatro civiles libaneses que se encontraban por los alrededores. Sólo desde el anonimato voces oficiales y policiales se atrevían ayer a susurrar que con un noventa por ciento de seguridad el ataque iba efectivamente dirigido contra la delegación diplomática de EE. UU. Fuentes que manejaban desde la prudencia datos valiosos, como que anoche iba a celebrarse la recepción de despedida del embajador estadounidense en el Líbano, Jeffrey Feltman. Y que la carretera elegida para perpetrar el ataque- -una importante vía en el barrio Dora- Karantina, entre la Embajada- residencia de EE. UU y el centro de la capital- -iba a ser durante todo el día canal de tránsito obligado de muchos vehículos oficiales norteamericanos en su camino hacia el Hotel Phoenicia. Allí estaba prevista la ceremonia, que se suspendió. Y hacia el aeropuerto, de donde el coche atacado regresaba de dejar a dos diplomáticos. Porque ayer falló otra vez la precisión. Como ocurriera hace sólo una semana, cuando una patrulla de la ONU tripulada por soldados irlandeses se salvó de una explosión similar, la inadecuada potencia o la falta de experiencia de los autores provocó que la bomba errara en su objetivo. Asumido el dolor y tras el impacto inicial, este suceso sumía ayer a las autoridades del Gobierno de Fuad Siniora, aliado de Washington, en el desconcierto. Nadie, aparte del titular de Telecomunicaciones, Marwan Hamade- -a su vez, superviviente en 2004 del otro único ataque fracasado que ha sufrido el Líbano- -se atrevió a apuntar a Damasco. Los aparatos (de Siria) son los responsables de esto acusaba ayer el mencionado ministro. Pero si Siria está detrás de los muertos por bombas que arrastra el país desde el asesinato de Rafik Hariri en 2005, ya es bien conocido que Siria no falla. Y que se lo pensaría dos veces antes de plantear batalla a EE. UU. Por eso, las miradas se volvían ayer también hacia la fuerza difusa de Al Qaida y su explícita intención de manchar de sangre la visita oficial de George Bush a Oriente Próximo, que termina hoy en Egipto. Y hacia el deseo de los grupúsculos radicales hermanos de desestabilizar el Líbano para que no salga del agujero institucional cavado por la ausencia desde noviembre de presidente, y menos con la ayuda de Washington. Denunciamos este acto de terror, de amenaza y escalada... y advertimos que no afectará nuestra voluntad y determinación para restaurar el diálogo proclamaba en un comunicado el ministro de Información, Ghazi Aridi, que vinculó el atentado a la decisión del Ejecutivo de adherirse a la iniciativa árabe de elegir un presidente, formar gobierno y adoptar una nueva ley electoral Con 241 muertos en un atentado con camión bomba en el aeropuerto de Beirut, Estados Unidos cerró en 1983 su Embajada en el Líbano hasta la reapertura en 1991. Irán fue declarado responsable. Poco antes, 17 súbditos norteamericanos, incluidos altos oficiales de la CIA, fallecían en la misma capital víctimas de un ataque suicida. Ayer, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, anunciaba desde Washington que esta vez ningún ciudadano norteamericano resultó afectado. Pero que se ha iniciado una investigación para despejar incógnitas y que se revisa el blindaje de la delegación diplomática. Vamos a echar un vistazo a ver qué implicaciones, en su caso, hay para nuestra posición de seguridad en Beirut decía. Bush mantiene su programa, que acaba hoy en Egipto ABC RIAD. El atentado en Beirut coincidió con la gira por la región del presidente estadounidense, George W. Bush, que ayer visitó Arabia Saudí. No obstante, en la ruta del mandatario norteamericano, que hoy concluye en Egipto, no se encuentra Líbano como parada, por lo que la Casa Blanca descarta realizar cambios en el programa. Bush llegó ayer a Riad procedente de Dubai, y hoy se desplazará al balneario egipcio de Sharm el Sheij para reunirse con el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, antes de regresar a Washington. Bush visitó ayer Arabia Saudí por vez primera, pese a las estrechas relaciones económicas y militares de ambos países, mientras que el rey Abdulá ha estado en dos ocasiones en el rancho de Bush en Crawford, en Texas, donde el presidente estadounidense recibe sólo a los dignatarios que considera más cercanos. Después de visitar un oasis, Bush y el rey Abdulá cenaron juntos y entraron en materia sobre el proceso de paz entre israelíes y palestinos e Irán, además de discutir sobre el precio del petróleo. Siria o Al Qaida ABC. es Vídeo sobre el atentado en Beirut en abc. es internacional