Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16- -1- -2008 El Papa anula su visita a la Universidad de Roma ante la protesta de grupos marginales 33 Atrapados en la franja Las sangrientas operaciones militares calman a los sectores radicales de Israel pero debilitan la estrategia de aislar y vencer a Hamás en las urnas. Un laberinto que sitúa a Olmert y a Abbás entre la espada y la pared POR MANUEL ERICE MADRID. La trascendencia de los territorios no suele medirse tanto por su extensión como por su situación geoestratégica. La historia, que está llena de ejemplos, desarrolló en la Tierra Prometida un auténtico manual de luchas a muerte en terreno angosto, que Gaza ha venido a protagonizar- -con Cisjordania- -desde 1967, cuando Israel ocupó sus 360 kilómetros cuadrados durante la Guerra de los Seis Días. Cuarenta y un años después y tras la llamada desconexión -salida de Israel- -en agosto de 2005, el dominio de los islamistas radicales de Hamás ha dado a la franja una doble condición: disputada por los palestinos y aborrecida por los israelíes, como un rompecabezas sin visos de resolverse y una zona maldita que se ha revuelto contra su ocupante. El intento de abrir conversaciones de paz que lanzaron en noviembre Olmert y Abbás y que, en medio del escepticismo, se ha concretado en la primera mesa de negociación, topa con innumerables escollos (refugiados, asentamientos, Jerusalén... pero, además, tiene en la franja la palanca con la que los judíos y la oficialidad palestina intentan manipular, como cobaya en laboratorio, una situación con visos de descontrolarse. Otra cara que añadir al poliedro palestino- israelí. el poder democráticamente en Gaza a base de desgastar al actual Gobierno de Hamás, materializado por la fuerza en junio de 2006. Según este diseño, la ayuda internacional engordará a la Cisjordania controlada por la ANP mientras el bloqueo adelgazará la franja, describía recientemente un analista. Salida restringida de población y reducción en un 30 de los carburantes y en ocho horas diarias de la electricidad, entre otras medidas, buscan reblandecer a unos casi millón y medio de habitantes cada vez en condiciones más precarias. El plan de actuación, factible sobre una pizarra pero difícil de trasladar a la cruda realidad palestina, fiaría su evolución a que Hamás pierda apoyos a medida que los palestinos de Gaza contemplan cómo se deteriora su día a día por la mala gestión de la formación de Haniye. Pero Hamás desacredita a Abbás como aliado del enemigo y sitúa a Olmert frente a su opinión pública. Aún peor, frente al pequeño partido ultraconservador que le sostiene con tan sólo 11 diputados. Como espada Damocles sobre la estabilidad israelí, la ola de cohetes Kassam contra Sderot- -población más cercana a Gaza- -coloca una y otra vez al Ejecutivo hebreo en la disyuntiva de intervenir y satisfacer a los sectores radicales o esperar en beneficio de un proceso de paz aún no consolidado. Quizá el reciente respaldo de Bush a actuar haya ayudado a empezar a resolver la disyuntiva. Un destacado político israelí, pesimista sobre los acontecimientos en Gaza, reconocía hace unos días que la cuestión de Hamás no tiene fácil solución y que, en última instancia, puede acabar desembocando en una gran intervención militar de consecuencias impredecibles. El problema sería que, además de debilitar el intento de aislar a Hamás, como apuntan algunos analistas, no está el prestigio de Abbás como para salir airoso de semejante desafío. Una vecina de Sderot (Israel) herida por un cohete Kassam más se atribuiría a autoría del asesinato, lo que en la mañana aciaga de ayer acabaría cargando de argumentos a Israel en su ofensiva. No nos queda otro remedio más que responder y frenar esto advertía el presidente hebreo, Simon Peres. En Ramala, las alarmas saltaban para el presidente palestino, Mahmud Abbás. Lo que ocurrió hoy es una masacre, una matanza contra el pueblo palestino. Nuestro pueblo no puede dejar pasar estas masacres en silencio... estas masacres no pueden conducir a la paz clamaba el jefe de la Autoridad Palestina, aunque sin hacer mención a un posible fin de las conversaciones con Israel que, desde Gaza, exigía otra vez el depuesto primer ministro de Hamás, Ismail Haniye. Tampoco lo hacía el negociador jefe de Abbás, Ahmed Qureia, que se limitó a advertir que, de continuar la violencia, el diálogo emprendido, y reavivado el lunes mismo con la primera discusión en siete años con los judíos sobre asuntos cruciales como las fronteras o el estatus de Jerusalén, acabaría sin sentido Apenas 24 horas antes de la ofensiva, el primer ministro hebreo, Ehud Olmert, había desaconsejado en el Parlamento lan- AP OPERACIÓN DEL EJÉRCITO ISRAELÍ EN GAZA 19 muertos (13 miembros de Hamás) ESPAÑA y decenas de heridos ÁFRICA ÁFRICA M a rr ISRAEL Ma Me d r o M e d i it tee rrárnáen e o zar- por ahora dijo- -una operación masiva en Gaza. No obstante, en la recámara del Gobierno israelí pesa el asentimiento dado por George W. Bush para que el Ejército judío emprenda acciones militares en la franja dirigidas a rescatar de manos de Hamás este territorio, necesario para forjar el Estado Palestino que el presidente de los Estados Unidos quiere lograr antes del fin de su mandato. La dosificación de este plan en fases es responsabilidad del ministro de Defensa, Ehud Barak. Según fuentes consultadas por este diario, Bush ha impuesto condiciones, entre ellas minimizar las bajas entre civiles y que el operativo se dedique básicamente a limpiar la franja de terroristas de forma selectiva, preparando el terreno para entregar posteriormente Gaza a la Autoridad de Mahmud Abbás, que sería la encargada de hacerse con el control de la zona. Esta cláusula habría sido incorporada tras la entrevista entre Bush y Abbás el día 10 en Ramala. GAZA Dugit Mar Mediterráneo 1. Avance con tanques hasta el sector oriental de la ciudad de Gaza 2. Bulldozers destruyeron varias construcciones 3. Fuerza blindada entró en el barrio Sayaíe apoyada por helicópteros de asalto N 1 2 3 ISRAEL ISRAEL Gaza Nazarim ISRAEL Zona del conflicto GAZA Línea de armisticio de 1950 ISRAEL Jerusalén Neve Dekalim Khan Yunis EGIPTO Rafah ISRAEL GAZA EGIPTO ABC. es Vídeo sobre el ataque israelí en la franja de Gaza en abc. es internacional Descartado el diálogo con Hamás por su condición de terrorista en un intento de convertir el problema en solución, los gobiernos israelí y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ayudados por los 7.400 millones de dólares recaudados en la pasada Conferencia de Donantes de París (EE. UU. UE, países árabes moderados) se han unido en una estrategia compartida: que Abbás (Al Fatah) recupere 5 km. El diseño de pizarra para ganar a Hamás en las urnas es difícil de trasladar a la cruda realidad palestina En medios políticos israelíes se considera cada vez más factible una intervención militar a gran escala ABC Adelgazar la franja N JORDANIA