Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID La violencia azota la región MARTES 15 s 1 s 2008 ABC Las tres sospechas sobre Carlos Harry A sus 23 años, la víctima del crimen de Arganda era un alunicero histórico. Su amplio historial delictivo le llevó al punto de mira de la Policía por los asaltos a Ikea, H 2O cio y una administración de lotería POR C. HIDALGO MADRID. Carlos Harry Sánchez López, español de 23 años, el joven asesinado el sábado pasado por la noche en Arganda del Rey, había sido investigado por la Policía Nacional en los casos de los atracos- -todos por el método del alunizaje -en el Ikea del PAU de Vallecas (9 de diciembre) una administración de lotería de Vallecas (7 de enero) y el centro comercial H 2O cio de Rivas Vaciamadrid (9 de enero) Su presunta implicación en estos hechos no ha sido probada. Eso sí, fuentes del caso indicaron que Carlos Harry- -uno de los aluniceros más conocidos y peligrosos de Madrid- multifichado por los agentes, fue señalado en un reciente reconocimiento fotográfico por parte de uno de los testigos al asalto a la administración de lotería. Por ello, tenía, objetivamente, más papeletas para colgarle el apelativo de presunto, si no autor, sí participante en los hechos. Sin embargo, otras fuentes indicaron que los tres jóvenes detenidos por su asesinato comentaron en dependencias policiales que el motivo del crimen vino porque los presuntos autores reprocharon a Harry haberse quedado con el botín del asalto al centro comercial H 2O cio, del que habrían sido compinches. Aun así, el asunto está enmarañado. Porque la Guardia Civil, que es quien se ha hecho cargo de la investigación del homicidio- -el escenario, Arganda del Rey, está en la demarcación de la Benemérita- no tiene tan clara esta vinculación de los detenidos, al menos, hasta que no les tome declaración, algo que se hará a lo largo del día de hoy. Carlos Harry, con nacionalidad española, empezó su carrera muy joven, en el barrio de Vallecas, donde vivía. Como la mayoría de los aluniceros comenzó dando palos a establecimientos de todo tipo, y también se especializó en el asalto a joyerías. Llegó a liderar hace unos años una banda de este tipo. La ficha policial de Carlos Harry Sánchez López, sobre la imagen de su cadáver justo después de ser asesinado el sábado en Arganda crimen, aunque está aún por dilucidar si se trataba de compinches suyos o de integrantes de una banda delictiva rival. El asunto se encuentra bajo secreto de sumario. Los últimos minutos de vida de Carlos Harry transcurrieron en Arganda del Rey. Hasta allí se desplazó el pasado sábado por la noche para recoger a su novia, que se encontraba en casa de una amiga, indicaron fuentes del caso. Allí le esperaron sus asesinos, que le descerrajaron entre seis y ocho tiros con una pistola del calibre 9 milímetros parabellum que acabaron con su vida de manera casi instantánea. El arma aún no ha aparecido. ABC Conducía muy bien y se ponía al rebufo para echar a los coches policiales a la cuneta en las persecuciones El sábado fue a Arganda a recoger a su novia de casa de una amiga. Le dispararon con un 9 parabellum Pero una de sus características que le hacían más peligroso que la mayoría del resto de sus compañeros de delitos era su gran pericia al volante. Conducía muy bien- -indicaron fuentes policiales- Incluso se ponía al rebufo para echar a los coches policiales a la cuneta en las persecucio- nes Todo un elemento que sumaba una treintena de antecedentes en su historial delictivo. En la actualidad residía en el problemático edificio El Ruedo situado en el distrito de Moratalaz, a un costado de la M- 30. También de ese distrito son los tres detenidos por su presunta participación en el Luego, sus asesinos huyeron. La sucesión posterior de los hechos fue la siguiente: a las diez y cinco de la noche, la Guardia Civil recibe el aviso de que se acaba de cometer un homicidio en Arganda del Rey. Agentes del Instituto Armado de los puestos de Rivas y Arganda se colocan en la autovía de Valencia (A- 3) reteniendo la circulación para cazar a la banda. Pero, un cuarto de hora después, el Mercedes clase A oscuro en el que huían los delincuentes se salta el control. Y arranca la persecución. Los presuntos homicidas se dirigen hacia la capital, por lo que se da aviso a la Policía Nacional, ya que a ésta pertenece esa demarcación. Varios coches de la unidad especial de Centauros se suman al despliegue, ya en la M- 30, sentido norte. El vehículo de la Guardia Civil se colocó en paralelo, por la izquierda, al coche de los sospechosos; por la derecha le acosaban los Centauros y un zeta de la Policía Nacional se dirigía, en sentido contrario, hacia el Mercedes. La banda golpeó a un coche de los Centauros hasta detenerse junto a la cuneta. Rápidamente, se procedió a su detención. Centauros y Guardia Civil Registros en sus casas antes de que presten declaración Los sospechosos fueron conducidos a dependencias policiales, aunque, posteriormente, fueron trasladados al puesto de la Guardia Civil de Arganda del Rey. Ayer, al cierre de esta edición, se encontraban en la Comandancia de Madrid, a la espera de que se le tome declaración hoy antes de pasar a disposición judicial. Ayer, además, se practicaron algunos registros en los domicilios de los acusados. Se trata de David Olalla Muro, español de 28 años; Rafael Rodríguez Delgado, de 26 y la misma nacionalidad, e Ignacio Raya Galaso, de 32 años y también español, aunque iba indocumentado. Todos viven en Moratalaz. Aunque a los tres les constan antecedentes policiales, podemos destacar que David había estado detenido por robo con fuerza y Rafael también era conocido de la Policía del barrio. En cuanto a la víctima, aunque vivió en Vallecas, residía en el problemático edificio El Ruedo de Moratalaz, donde no era difícil verle llevando un tren de vida superior al que se supone a alguien de su edad.