Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL MARTES 15 s 1 s 2008 ABC Israelíes y palestinos vuelven a hablar de cuestiones esenciales, siete años después La ultraderecha de Lieberman amenaza con abandonar la coalición de Olmert si se confirma el plan para evacuar colonias LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Tres días después de la visita de George Bush, los negociadores israelíes y palestinos se reunieron ayer en Jerusalén para abordar, por primera vez en siete años, los asuntos esenciales del conflicto sentados en la misma mesa. El equipo encabezado por la titular judía de Exteriores, Tzipi Livni, y el palestino dirigido por el ex primer ministro Ahmed Qureia, discutieron durante dos horas asuntos como el estatus de Jerusalén, las colonias o el problema de los refugiados, que determinarán la posibilidad de llegar antes de fin de año a la definición de un futuro Estado palestino. Nada trascendió de este diálogo, debido el acuerdo entre las partes de mantener las conversaciones discretamente fuera de los focos para evitar distorsiones. Pero suficiente distorsión imprimió a la cita el ataque hebreo que el domingo mató en Gaza a tres milicianos presuntamente involucrados en el disparo de cohetes Kassam a Israel, que fueron bombardeados muy cerca de la casa del líder de Hamás, Ismail Haniye. Hay una guerra allí reiteraba ante el Parlamento al hilo de esta operación el jefe del Gobierno judío, Ehud Olmert. Pero no para incitar a una invasión, por ahora no es momento recomendó- sino para advertir que la situación fuera de control de la franja torpedea los intentos de paz. La visión de dos Estados se refiere a un Estado judío y otro palestino, no a tres estados para dos pueblos: Israel y Gaza y Cisjordania sentenciaba. A tres semanas del informe sobre la guerra contra Hizbolá que amenaza su supervivencia política, Olmert reaparecía crispado ante el terremoto que sacude su gabinete. Avigdor Lieberman, el ultraderechista ministro de Estrategia, podría abandonar mañana la coalición si se confirma un proyecto del titular de Defensa, Ehud Barak, de evacuar 18 colonias salvajes. Olmert piensa ya en sustituir la baja con el ortodoxo partido Judaísmo Unido de la Torá. Una explosión mata a diez personas y siembra el pánico en Karachi MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL ISLAMABAD. Ni Policía, ni Ejército, ni políticos. Esta vez la bomba sólo tenía el objetivo claro de sembrar el pánico entre la población civil, y lo consiguió. Al menos diez personas perdieron la vida y otras cuarenta resultaron heridas tras la explosión de un artefacto en una motocicleta, según la policía, aparcada en el mercado de Quaidabad, zona industrial del sur de Karachi. Todos eran trabajadores y vecinos de esta parte popular de la capital financiera del país donde se concentran un buen número de polígonos industriales. Cuarenta y ocho horas después de la masacre de Lahore, donde hubo 26 muertos, 22 de ellos policías, los terroristas volvían a hacer acto de presencia para sumir un poco más al país en el nerviosismo y el miedo, y apretar más la soga sobre el cuello de un Gobierno incapaz de estabilizar la situación. Tras la explosión del artefacto en el barrio industrial de Karachi, donde residen ciudadanos de recursos limitados, el mensaje es que la amenaza alcanza a todos, sin importar la clase social.