Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 EDUCACIÓN MARTES 15 s 1 s 2008 ABC PROCESO DE ELABORACIÓN DE LAS LISTAS José Luis García Garrido Base de datos Selección según datos expresados en los currículos Evaluación de competencias (por pares) Extracción aleatoria con ponderación territorial LISTAS CONCERTADA LO QUE VALE LA ABC Fuente: ANECA Becas de la Fundación Caja Madrid para posgrados en el extranjero M. A. MADRID. Másters, doctorados o investigaciones postdoctorales en Universidades y centros superiores de investigación de Estados Unidos, Europa y Canadá para el curso académico 2008 2009. Este es el objetivo de las 125 nuevas becas de postgrado convocadas por la Fundación Caja Madrid, cuyo plazo de solicitud estará abierto hasta el 31 de enero. La nueva convocatoria encierra importantes novedades. En primer lugar, un significativo aumento en el número de becas: 125, frente a las 100 entregadas en el curso académico 2007 2008. Asimismo, las áreas de conocimiento a que se dirigen las ayudas se amplían con cuatro nuevas disciplinas: Física, Química, Matemáticas y Música, que se unen a las áreas de anteriores convocatorias: Ciencias Sociales y Jurídicas (Economía, Derecho, Políticas y Sociología) Biosanitaria (Medicina, Biología, Farmacia y Veterinaria) y Politécnica (Ingeniería, Arquitectura e Informática) Las becas de postgrado de la Fundación Caja Madrid comprenden un año académico, en función del tipo de estudios, contemplándose la opción de prórroga cuando el periodo de estudios sea superior a ese tiempo. En cuanto a la dotación económica, incluye el pago íntegro de la matrícula, billete de avión de ida y vuelta, seguro de accidentes, seguro de asistencia en el extranjero y una asignación mensual que oscila entre los 1.200 y 1.500 euros dependiendo del país de estancia. La Fundación ha anunciado que, además de un incremento de la dotación mensual, la nueva edición introducirá una partida económica de 1.000 euros en concepto de gastos de instalación. Más de 500 graduados universitarios, con una edad media de 28 años y con excelentes calificaciones, se han formado a lo largo de los ocho años de vigencia del programa, que este año ha experimentado un crecimiento cercano al 600 con respecto a su primera edición, en el año 2000. Las Universidades y escuelas de Estados Unidos e Inglaterra (Columbia, Harvard, MIT, Stanford, Mount Sinai, Cambridge, Oxford, London Business School, Insead o Imperial College) han sido los principales centros de formación elegidos por los becados. Organizar datos por cuerpo, género y ámbitos científicos Comprobación de datos de los seleccionados Listas completas con aplicación del criterio de género s justo constatar que en la escuela concertada un alumno sale bastante más barato que en la escuela pública. Este importante criterio económico no debe hacernos olvidar, sin embargo, que existen otros de mayor envergadura a la hora de sopesar el valor real de la escuela concertada. La escuela concertada no se justifica principalmente por el hecho de resultar económicamente ventajosa. Junto a otras tipologías de centros públicamente financiados que podrían arbitrarse, la escuela concertada asegura la pluralidad de elección de centro que es consustancial a una sociedad verdaderamente libre y democrática, pluralidad que, en cualquier caso, viene garantizada en nuestra Constitución. La escuela concertada proporciona a nuestro sistema educativo, como al de muchos otros países, la posibilidad de aplicar proyectos y estilos pedagógicos distintos, alejándonos del pensamiento único, especialmente dañino e improductivo en materia de educación. En función de su propia diversidad institucional, ideológica y pedagógica, constituye además un venero de innovaciones y de experiencias inestimables a la hora de conseguir una mayor calidad del sistema educativo en su conjunto. Que se cumpla todo esto y mucho más depende en gran medida de que quienes tienen, por mandato político, la llave de la financiación no intenten encorsetarla con medidas uniformistas o, mucho menos, con interpretaciones de partido que recorten su libertad organizativa y pedagógica. Tengo muy claro que muchos de esos objetivos de libertad, pluralidad, innovación, eficacia, etc. puede y debe conseguirlos igualmente la escuela pública. Tampoco la escuela pública justificaría sobre todo su existencia por el hecho de resultar, si ese fuera el caso, más barata que la concertada, como tampoco deja de tener una sólida justificación por el hecho de resultar más cara. La escuela pública puede conseguir y consigue excelentes frutos de escolarización, en cantidad y en calidad, especialmente si no le falta el acicate que de continuo le proporciona la escuela concertada y otros centros, financiados o no, de iniciativa social. E Acusan de opacidad a la Aneca en la puesta en marcha del proceso de acreditación La designación de los miembros de las comisiones para evaluar al profesorado suscita protestas s Algunos sectores dudan de la capacidad de los elegidos M. ASENJO MADRID. El nuevo sistema de selección del profesorado universitario, que sustituye la habilitación por la acreditación como paso previo hacia el funcionariado, ha suscitado ya las primeras discrepancias entre algunos sectores universitarios, fundamentalmente del área de Ciencias, y los órganos encargados de diseñar el procedimiento de la acreditación. La publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de las listas con los más de 200 titulares y suplentes de las comisiones que evaluarán los méritos de los candidatos a recibir la acreditación como paso previo para optar al funcionariado docente (titulares y catedráticos) ha levantado ampollas entre los críticos. Estos docentes han lanzado duras acusaciones contra la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) porque temen que la acreditación, con la que nunca han estado de acuerdo, se convierta en un trámite que no esté pilotado por los más prestigiosos ¿Dónde fundamentan estos profesores sus discrepancias? Aceptan la designación directa de las comisiones, como práctica habitual Sin embargo, el problema surge- -dicen- -cuando el proceso de designación resulta opaco, sin que quede claro quién es responsable de la designación Amparados en esa presunta opacidad, aseguran que podrían existir sesgos en la designación de las comisiones. La normativa vigente establece que la Aneca propondrá y el Consejo de Universidama Rauret, asegura que los criterios fueron presentados al Consejo de Universidades y figuran en la web de la Aneca y, por tanto, son públicos Además, resalta que todos los miembros de las comisiones han sido nombrados teniendo pleno conocimiento de los criterios aplicados Entre las comisiones nombradas aparecen profesores de un centenar de áreas de conocimiento en proporciones diferentes. También esta circunstancia desagrada a quienes discrepan del camino seguido. Aseguran que hay cuatro áreas (Génetica, Medicina, Química Analítica y Bioquímica y Biología Molecular) que tienen entre cinco y ocho profesores en las comisiones, a las que están vinculados por su especialidad la directora de la Aneca y alguno de los asesores del programa Academia que da nombre al proceso objeto de las denuncias. A esta acusación, se responde desde la agencia que son áreas donde la especialización es extrema y que, en todo caso, las designaciones las hace el Consejo de Universidades. Los profesores lamentaban también que los currículos de los miembros de las comisiones no fueran publicados en la web de la Aneca como era preceptivo, pero ayer comenzaron a aparecer. El retraso fue justificado en que debían consultar previamente a los interesados para preservar sus datos. Las comisiones que evaluarán a los candidatos a obtener la acreditación constarán de siete miembros, aunque en la práctica serán nueve o diez. Habrá dos tipos de comisiones- -una para catedráticos y otra para titulares de Universidad- -por cada área de conocimiento (Arte y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la Salud, Ciencias Jurídicas y Sociales e Ingeniería y Arquitectura) El nuevo sistema Acreditación sin pruebas. El nuevo modelo sustituye a la habilitación y, frente a lo que establezcía ésta, no incluye pruebas públicas, es una valoración mediante papeles donde se exponen los méritos. Comisiones. Estarán compuestas por nueve miembros. Habrá una titular y otra suplente para cada uno de los cuerpos (catedráticos y titulares de Universidad) y otra para catedráticos doctores de Escuela Universitaria. Presidente. El profesor de mayor rango presidirá la comisión por un periodo de tres años. Un año prorrogable La Agencia de Evaluación de la Calidad asegura que ha aplicado con rigor los criterios legales Áreas de conocimiento des designará a los miembros de las comisiones de acreditación, según criterios de experiencia docente o investigadora de calidad y de experiencia en actividades de evaluación académica, científica o tecnológica La Aneca llevó a cabo una convocatoria para que los profesores que quisieran participar en la acreditación enviaran su candidatura. La denuncia de los descontentos sostiene que los criterios de selección no fueron publicados. Ante estas actuaciones, la directora de la agencia, Gem-