Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 14 s 1 s 2008 ABC Aplausos y rosas rojas y blancas para el último verso de Ángel González El poeta fue incinerado en La Almudena y sus cenizas reposarán en Oviedo ANTONIO ASTORGA MADRID. En el cielo de la poesía se ha posado ya un Ángel, ferazmente humano, santo bebedor y fumador, humos son mis obras, cenizas mis hechos Poeta que rasga el silencio y... luz ilesa! He ahí la eternidad, en dos palabras Ángel González. Ayer fue incinerado en La Almudena, y el día 19 sus cenizas descansarán en una tumba de su familia en Oviedo. Y le despidió su universo, destrozado por su ausencia: su viuda, Susana Rivera- -acompañada por Luis García Montero y Almudena Grandes- que mitigaba su dolor a una rosa roja unida; amigos rotos por la muerte del poeta verdadero (Antonio Mingote) sus compañeros de felices altas horas poéticas (Caballero Bonald, Brines... sus músicos queridos (Joaquín Sabina, Miguel Ríos... ayer alatristes, viejos camaradas (Álvaro Pombo, para quien nuestro Ángel de la guarda lírica era el poeta de la vida y políticos (Carmen Romero, esposa del ex presidente Felipe González, Gaspar Llamazares e Inés Sabanés, coordinadores de IU; Cándido Méndez, secretario general de la UGT... su amigo y director en la Real Academia Española (Víctor García de la Concha) En la Docta Casa Ángel González estaba al pie de la letra P mayúscula, de Poeta Grande, inmenso, imprescindible; él se desmarcaba de la p minúscula soberbia e hinchada que glo- Waltraud Meier y Robert Dean Smith, en una escena de Tristán e Isolda Una inabarcable historia de amor El Teatro Real acoge mañana el estreno de Tristán e Isolda en un montaje dirigido por Jesús López Cobos y Lluís Pasqual, y protagonizado por la mezzo Waltraud Meier y el tenor Robert Dean Smith POR SUSANA GAVIÑA FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. El Teatro Real comienza el año con plato fuerte e intenso, Tristán e Isolda de Wagner, considerada como la ópera que abre las puertas a la modernidad, la más psicológica del compositor alemán, en la que vierte parte de su experiencia y dolor por un revés amoroso- -se enamoró de la mujer de su benefactor- y también una de las más difíciles, si no la más difícil, para tenor. Así lo confesaba hace unos días, en rueda de prensa, Jon Fredric West, uno de los dos cantantes- -hoy la estrenará Robert Dean Smith- -que interpretará el papel de Tristán hasta el 4 de febrero. Es un reto muy exigente no sólo por la extensión del papel sino por la carga emocional y dramática indicó este último; también por el amplio registro de sensaciones, de tristeza, enfado, depresión... hasta llegar a una sensación mística muy profunda que debes interpretar como actor mientras estás cantando; y por su amplia tesitura que pasa de lírico, a lírico spinto... El tercer acto es el más difícil de toda la historia de la ópera añadió West. Para el papel de Isolda, el Real ha contado con la mezzosoprano Waltraud Meier, en la que es su tercera colaboración con el teatro- La valquiria Tannhauser Considerada una de las grandes Isoldas del circuito internacional, Meier, que cantó este papel por vez primera en 1993 en Bayreuth, aseguró sentirse interesada por las nuevas lecturas sobre la obra y el personaje e inspirada por la visión del mar- -elemento frecuente en las partituras de Wagner y esencial en esta ópera- -que presenta Lluís Pasqual en este montaje, realizado para el Teatro San Carlos de Nápoles en 2004. Meier, que ha llegado a Madrid algo resfriada, se refirió a la historia como la de dos amantes con una prehistoria marcada por un malentendido que les hace creer que no son amados por el otro. Finalmente tienen el valor de enfrentarse y empiezan a entenderse y a amarse emocial y espiritualmente, llegando a una plenitud que sólo alcanzan con la muerte Por su parte, el director musical, Jesús López Cobos, gran conocedor de la obra de Wagner, tras sus casi 20 años en la Deutsche Oper de Berlín, confesó su admiración por este título, en el que la música y el texto están al mismo nivel. Realmente es una obra de teatro Reconoció, sin embargo, el gran reto que ha supuesto para la Orquesta del Real, pues es bisoña, ya que tan sólo una cuarta parte de la plantilla la ha tocado en alguna ocasión; aunque también es un placer hacer música por primera vez Su mayor preocupación, teniendo en cuenta que el Real no presenta las mismas condiciones acústicas que Bayreuth, para donde fue concebida, ha sido que se escuche a los cantantes y que la orquesta no pierda tensión Luis García Jambrina Poeta PALABRA SOBRE PALABRA omo lector de la poesía de Ángel González, siempre me ha fascinado la extraordinaria variedad y, al mismo tiempo, la secreta unidad de su obra; de hecho, cabe decir que, vistos en su conjunto, sus versos constituyen, en realidad, un único libro en continuo desarrollo, palabra sobre palabra No obstante, su trayectoria, como su vida, presenta varias etapas bien diferenciadas. La primera comienza con Áspero mundo (1956) y se alarga hasta Tratado de urbanismo (1967) En ella, su poesía refleja una amarga decepción y un pesimismo de corte existencial, que se conjuga con una dura crítica del mundo circundante. Aquí vemos, además, cómo su escritura nace de un desajuste entre el deseo interior y la realidad externa, entre lo que es y lo que se anhela, un desequilibrio que, estéticamente, se resuelve en lo que podría- Sabor mediterráneo Para Lluís Pasqual, Tristán e Isolda es una historia inabarcable Aborda el tema más apasionante del mundo: el gen de la tristeza. No hay cosa más triste que no poder compartir los sentimientos del otro. Y Wagner habla de eso, de la imposibilidad de fundirse con el otro explicó. El mar fue otra de las razones que le embarcaron en esta aventura, un mar que él ha situado en el Mediterráneo. Wagner compuso gran parte de la ópera en Venecia, donde por la mañana escribía y por la tarde leía el Quijote Del vestuario de Franca Squarciapino dice que tiene el brillo de la sal procedente del mar C Más información sobre la obra: http: www. teatro- real. com mos llamar una poética de la transgresión, esto es, de alejamiento de lo predicado por la norma y por la convención. La poesía se convierte así en un instrumento clarificador de la experiencia del poeta y del tejido social que la condiciona. La segunda se extiende desde Breves acotaciones para una biografía (1971) hasta Prosemas o menos (1985) y se caracteriza por una mayor libertad expresiva, lo que, entre otras cosas, se traduce en su predilección por los llamados antipoemas esos textos hechos con un léxico y unos materiales muy poco poéticos, así como por el humor y la ironía. Se agudiza así ese afán de transgresión del que he hablado y que ahora se evidencia en esa voluntad de parodiar y darle la vuelta a todo, de volverlo todo del revés, sin temor a incurrir en la irreverencia y la provocación. En sus dos últimos libros, Deixis en fantasma (1992) y Otoños y otras luces (2001) el humor y la ironía se ven, en buena parte, sustituidos por la elegía y la meditación. En cualquier caso, seguimos estando ante un poeta obsesionado por el paso del tiempo y empeñado en dar testimonio del tiempo histórico que le tocó vivir. Y ahí está precisamente lo que da unidad a su obra y lo que también explica su variedad.