Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ECONOMÍA LUNES 14 s 1 s 2008 ABC Florentino Pérez, los Albertos y los March cobran 121,33 millones de dividendos de ACS EUROPA PRESS MADRID. Florentino Pérez, Alberto Cortina y Alberto Alcocer los Albertos y Corporación Financiera Alba cobrarán 121,33 millones de euros en concepto de dividendo que el grupo de construcción y servicios ACS reparte mañana martes, según datos de la empresa. ACS abonará un dividendo bruto de 0,75 euros por acción a cuenta de los resultados de la compañía de 2007, que está previsto alcancen los 1.500 millones. Se da la circunstancia de que ACS, a su vez, cobró la pasada semana sendos dividendos de las participaciones que tiene en Unión Fenosa e Iberdrola, eléctricas de la que es primer accionista. El presidente de la compañía, Florentino Pérez, ingresará 29,11 millones en virtud de su participación del 11 que le convierte en el tercer máximo accionista. Corporación Financiera Alba, entidad controlada por los March, recibirá 58,48 millones de euros por el 22,1 que tiene en ACS, que le convierte en su primer socio. Y los Albertos por su parte, cobrarán 33,74 millones de euros por su 12,75 de ACS. De acuerdo con los últimos datos, las empresas cotizadas han entregado 23.181 millones de euros en dividendos hasta noviembre de 2007, un 6,9 más respecto al mismo periodo de 2006, según Bolsas y Mercados Españoles (BME) Este importe se suma a los 125,33 millones que estas empresas repartieron por devolución de primas de emisión. La obra civil, con un crecimiento del 7 paliará en 2008 el frenazo de la vivienda Su producción alcanzará los 53.000 millones en este ejercicio, en el que el Plan Estratégico de Infraestructuras de Transporte seguirá siendo la base M. P. MADRID. La obra civil constituye desde siempre la base del sector de la construcción. Sin embargo, durante al menos los dos próximos años va a ser fundamental para paliar la fuerte ralentización que se producirá en la edificación de viviendas. Las actuaciones previstas en el Plan Estratégico de Infraestructuras de Transporte (PEIT) 2005- 2020, que cuenta con una inversión prevista cercana a los 250.000 millones de euros, supondrán las bases del crecimiento de la producción de obra civil en los próximos años, según un informe elaborado por la consultora DBK. Entre los principales elementos que contribuirán a aumentar la demanda de obra civil destacan los contratos para la renovación, mejora y mantenimiento de la red de autopistas y autovías de primera generación, la ejecución de las actuaciones previstas en el Plan Agua, y las inversiones en materia de medio ambiente. Para los dos años posteriores, 2008 y 2009, se estiman aumentos más contenidos, que se estabilizarán previsiblemente en el entorno del 7 alcanzando en el presente ejercicio casi los 53.000 millones. Así, la obra civil continuará incrementando su participación sobre la producción total. La producción de obra civil en España ha mantenido durante los últimos años una trayectoria de fuerte crecimiento, habiendo registrado durante el período 1998- 2006 tasas de variación anuales superiores al 10 según los datos facilitados por la consultora DBK. El valor de la producción se situó en algo más de 45.300 millones de euros en 2006, un 12,2 más que en el año anterior, en el que se había contabilizado una cifra cercana a los 40.400 millones de euros. Esta evolución, no obstante, supuso un descenso en el ritmo de crecimiento con respecto al ejerci- PRODUCCIÓN EN OBRA CIVIL Datos de síntesis, 2006 Total (millones de euros) -Infraestructuras varias -Infraestructuras hidráulicas -Infraestructuras ferroviarias -Otras obras Licitación oficial en obra civil (millones de euros) Concentración (cuota de producción conjunta en valor) -Cinco primeras empresas -Diez primeras empresas Crecimiento de la producción en obra civil en términos nominales var. 2006 2005) Crecimiento de la licitación oficial en obra civil en términos nominales var. 2006 2005) Previsión de evolución de la producción en obra civil en términos nominales- var. 2007 2006- var. 2008 2007- var. 2009 2008 45.323 37 14 13 36 32.127 20,4 26,2+ 12,2+ 2,04 ABC Fuente: Informe DBK +8,8+ 6,9+ 7,2 Comportamiento más dinámico Más de 23.000 millones Menor crecimiento que en 2006 En este contexto, al cierre del ejercicio 2007 se espera que la producción de obra civil alcance los 49.300 millones de euros, con un crecimiento cercano al 9 esto es, tres puntos porcentuales y medio por debajo del que se había registrado en el año 2006. En el periodo 1996- 2006 la tasa de crecimiento medio anual de la obra civil ha sido superior al 10 según DBK cio 2005, en el que la tasa de variación había alcanzado el 15,6 La producción de obra civil ha mostrado un comportamiento más dinámico que el conjunto de la actividad constructora, de modo que su participación sobre el total del sector se ha incrementado de forma progresiva en la última década, hasta alcanzar el 24,5 en 2006. Las infraestructuras viarias son el tipo de obra con mayor peso en la producción total, habiendo representado alrededor del 37 en 2006. A continuación se situaron las infraestructuras hidráulicas (14 y ferroviarias (13 El resto corresponde a obras portuarias, infraestructuras energéticas y de comunicaciones, y obras de urbanización. En los últimos ejercicios las empresas de mayor tamaño han logrado incrementar sus ingresos por encima de la media del sector, aumentando así su participación en el mercado de obra civil. En este sentido, la cuota de mercado conjunta de las cinco principales empresas (exclusivamente sociedades cabeceras) -Dragados, FCC Construcción, Acciona Infraestructuras, Ferrovial Agromán y Sacyr- -alcanzó en el año 2006 el 20,4 alrededor de dos puntos porcentuales por encima de la contabilizada en el ejercicio 2004. El 20,4 para las grandes Juan Velarde Fuertes 2008: ¿QUÉ HACER? ceptemos lo difícil que es, cuando las cosas marchan muy bien después de una serie de reformas estructurales, volver a la amargura de otras para que la mejoría se consolide. En España, a partir de 1996, se habían yugulado las tendencias inflacionistas; se habían A rebajado los tipos de interés; había disminuido el gasto público y aliviado la presión tributaria; se había hecho menor la significación de la deuda pública; España había pasado a ser socio fundador de la Eurozona; en la Cumbre de Berlín, Aznar había logrado importantes transferencias para nuestra economía, y todo esto mientras se sustituía la peseta por el euro. A continuación, desde 1997 a 2007, surgió el auge de nuestra economía. Recordaba el profesor Torrero en una reciente conferencia, que cuando en un baile la alegría reina, es casi imposible retirar el ponche, pero a partir de mediados de 2007 y no digamos, desde diciembre de ese año quedó claro que la música sonaba ya con sordina y que los bailarines estaban agotados. Se puede retirar el ponche. Eso significa que, tras las elecciones de marzo de 2008, tenemos que abordar, so pena de contemplar una fortísima crisis económica, nueve medidas de cambio. La primera, un fuerte recorte del gasto público- -incluido, por cierto, el de las autonomías- -que permita rebajas impositivas y un fuerte superávit. La segunda, una alteración radical en la política energética, con aceptación plena de la nuclear. La tercera, un replanteamiento muy crítico de la política de avance tecnológico e innovación, vinculadísimo con el talante de la industria transformadora. La cuarta, una liberalización del suelo, lo que signifi- ca una inmediata reforma tributaria de las corporaciones locales y, en algún grado, de las comunidades autónomas, porque sin esto, es imposible reordenar el sector de la construcción, lo que exige, igualmente, que se aborde la cuestión del mercado de alquileres, que debe adoptar modelos análogos a los del resto de los países occidentales. La quinta, replantear la política agraria, hacia una industria agroalimentaria competitiva, sin perjuicio de lo que signifique la marcha de esa nueva Política Agrícola Común que se adivina. La sexta, una atentísima vigilancia a la situación financiera, reestructurando a fondo el procedimiento que siguen el Banco de España, la Comisión Nacional del Merca- do de Valores y el sistema de seguros. La séptima, flexibilizar el mercado de trabajo, cuestión que en parte se aborda al resolver la cuestión de la vivienda y el suelo. La octava, abordar una reforma a fondo en el sistema de pensiones, en el Sistema Nacional de Salud y en el de atenciones al desempleo. La novena, conducir la enseñanza hacia planteamientos de alta exigencia y calidad, con cambios esenciales en la LOE y en el mundo universitario. Efectivamente, todo esto molesta en principio, y algunas de estas medidas sólo rinden adecuadamente al cabo de cierto tiempo. Pero, precisamente por eso, es urgente que todas se pongan inmediatamente en marcha.