Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 s 1 s 2008 INTERNACIONAL 31 Sigue siendo la economía La ansiedad financiera empieza a dominar el debate electoral en EE. UU. Mientras que los republicanos ofrecen recortes de impuestos y gasto público, Hillary Clinton plantea una serie de medidas de choque POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Es la economía, estúpido figura entre las consignas legendarias de la política de Estados Unidos, tras haber presidido durante 1992 como estrategia clave en el gran salto realizado por Bill Clinton desde Arkansas hasta la Casa Blanca. Quince años después, y con otro Clinton como presidenciable, el debate electoral en la mayor economía del mundo vuelve a centrarse también en las ansiedades financieras y los multiplicados temores a una recesión con vistas a 2008. Hasta el punto de haber logrado eclipsar a otras cuestiones como la guerra de Irak, inmigración o terrorismo. Todo este visible cambio de guión a estas alturas del ciclo electoral en Estados Unidos ha cristalizado finalmente tras una decepcionante temporada de ventas navideñas, una caída en picado del índice de confianza de los siempre decisivos consumidores estadounidenses, la multimillonaria crisis sin final a la vista de las hipotecasbasura, un frenazo en la creación de empleo y el petróleo por encima de los 100 dólares el barril. Panorama que ha forzado a que el Congreso y la Casa Blanca se planteen la necesidad de paquetes de estímulo económico junto al reconocimiento por parte de la Reserva Federal de la necesidad de acciones significativas pese a los riesgos de inflación. En esta tesitura, los candidatos republicanos que se disputan la nominación del Partido Republicano- -salvo el mensaje más populista de Mike Huckabee, el ganador de Iowa- -coinciden en la fórmula de recortar impuestos. Pero esta vez, ante la sangría de números rojos acumulados por el presupuesto federal, también insisten en la necesidad de recortar el gasto público. Un esfuerzo de equilibrio presupuestario que resulta novedoso porque a lo largo los últimos años de con- Alberto Sotillo CIVILIZACIONES a primera vez que oí hablar de alianza de civilizaciones fue muy poco después del 11- S. En una reunión extraordinaria de ministros de Exteriores de la UE, Josep Piqué, a la sazón titular de nuestro país, sin que nadie le preguntara, apostilló: Por cierto, en el Consejo, cuando ya íbamos acabando, el ministro francés, Hubert Vedrine, dijo: Creo que, para el futuro, debería quedar claro que nosotros no estamos por el choque de civilizaciones, sino por la alianza de civilizaciones Fue un comentario aplaudido por todos los ministros recapituló Piqué. Como no podía ser menos. A nosotros nos pareció una bonita observación, pero a nadie se le ocurrió hacer un titular con aquello. Por entonces había un sentido más pragmático de la política. Tendríamos que esperar a que Zapatero convirtiese la consigna en supertitular y epítome de toda su política exterior. En realidad, lo del diálogo de civilizaciones lo había inventado seis años antes Muhammad Jatamí, ex presidente iraní y reformista fracasado, quien ya pidió que 2001 fuese declarado año del diálogo de civilizaciones Parecía uno de esos conceptos destinados a poblar el limbo filantrópico de las Naciones Unidas, cuando Zapatero lo convirtió nada menos que en el principal proyecto ejecutivo de su política exterior. Una ocurrencia, y una exageración. Pero la exageración en todas las cosas es característica de los españoles, decía Ganivet. Y no menos exagerada es la saña con la que algunos dan dentelladas contra tan beato proyecto. A veces parecería que lo que estos exagerados echan de menos es la guerra de civilizaciones. Y tampoco es para tanto. No es que Lavapiés sea los Campos Elíseos, donde moran los héroes de la mitología griega. Puede que algún indeseable haya pisados sus calles. Pero para mí sigue siendo un buen lugar. Fue en tiempos el barrio judío, como hoy es el barrio moro de Madrid. Y pocos barrios han sido y siguen siendo tan castizos. Tan suicida puede parecer comerse en sus garitos unas gallinejas como un cuscús- -que no deja de ser un precedente de nuestro madrileñísimo cocido. Y tampoco creo que haya que hacerle ascos ni al cuscús ni a las civilizadas gallinejas. CUSCÚS DE L Hillary Clinton, ayer en acto religioso en una iglesia presbiteriana en Columbia, Carolina del Sur trol de los conservadores sobre Washington, el Partido Republicano ha abandonado su tradicional reputación de no querer gastar más de la cuenta. El pasado viernes, Hillary Clinton presentó en Los Ángeles su propio paquete de estímulo económico, valorado en 70.000 millones de dólares, con insistencia en que el Congreso de mayoría demócrata debe estar preparado a rebajar todavía más la presión fiscal de continuar esta mala racha. Empeñada en capitalizar su ajustado triunfo en las primarias de New Hampshire sobre Barack Obama, la propuesta de la ex primera dama se centra sobre todo en la clase media y hogares con menores ingresos, con una serie de ayudas de carácter inmediato para contener la crisis del subprime subvenciones para gastos de calefacción y mayor presupuesto para el seguro de desempleo. Además de recordar que su marido fue capaz de crear 22 millones REUTERS de puestos de trabajo y prometer más facilidades para realizar estudios universitarios y tener cobertura médica. El calendario electoral también está colaborando a que el debate político se centre en el frente de las ansiedades económicas. Si a nivel nacional el paro se elevó a un 5 por ciento durante el mes de diciembre, en los próximos Estados con primarias este porcentaje es todavía mayor. Carolina del Sur tiene un 5,9 por ciento de paro. Recortar impuestos Romney se la juega mañana en las primarias de Michigan AFP DETROIT. El resultado de las primarias en Michigan (norte) mañana, podría determinar el fin de las ambiciones de varios de los aspirantes a la candidatura presidencial del Partido Republicano, en particular de Mitt Romney, que se juega al todo o nada. El ex gobernador de Massachusetts ha gastado en vano millones de dólares para el caucus de Iowa (centro) y las primarias de New Hampshire (noreste) donde no se clasificó primero. Un nuevo fracaso en Michigan, donde nació la industria automotriz estadounidense, debilitaría seriamente sus posibilidades de ser candidato republicano para la elección presidencial. Los sondeos pronostican un impredecible final entre Romney y sus principales rivales: el senador de Arizona John McCain y el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee. Si Romney no gana en Michigan, resultará difícil que tenga chance en Carolina del Sur el día 19. Y si no gana en Carolina, no puede pensar en la investidura republicana resumió el senador Jim DeMint, copresidente de su equipo de campaña.