Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO 13 s 1 s 2008 ABC El parlamento iraquí rehabilita por ley a los miembros del partido de Sadam La Casa Blanca aplaude una medida que constituye un nuevo guiño a la minoría suní ABC BAGDAD. El Parlamento iraquí aprobó ayer una ley que permitirá que miles de miembros del partido Baaz, al que pertenecía Sadam Husein, puedan recuperar los cargos públicos de los que les apartó Estados Unidos tras la invasión de marzo de 2003. La medida era uno de los principales criterios fijados por Washington para medir la acción del Gobierno iraquí, y permitirá la reincorporación de numerosos suníes a la vida política del Irak post- Sadam. Washington ha estado presionando al Gobierno de filiación chií dirigido por Nuri al Maliki para que aprobara esta ley, dentro de una estrategia más amplia para incluir en el proceso político a la minoría suní, dominante bajo el régimen de Sadam Hussein. Esta ley preserva los derechos del pueblo iraquí tras los crímenes cometidos por el partido Baaz, y beneficia a la vez a los miembros inocentes del partido; la ley ofrece un equilibrio declaró ayer un portavoz del Gobierno iraquí citado por Reuters. Desde Manamá, capital del emirato árabe de Bahrein, el presidente de EE. UU. George W Bush, saludó la medida como un paso importante hacia la reconciliación La ley previa, aprobada tras la invasión aliada de 2003 a imagen y semejanza de las políticas de des- nazificación que siguieron a la derrota de Hitler en 1945, estableció un comité para purgar a los altos cargos del partido Baaz y restringió las posibilidades de empleo en la función pública de los militantes del partido. Esta política de des- bazificación, defendida por el entonces responsable de la Autoridad Provisional de la Coalición, Paul Bremmer, fue acusada de haber lanzado en brazos de la entonces incipiente insurgencia a miles de jóvenes suníes. La legislación aprobada ayer permitirá a miles de ex militantes del Baaz solicitar su reincoporación a puestos en la Administración y el Ejército. Además, ciertos altos cargos podrán recibir ahora pensiones del Estado, aunque las víctimas de la represión del régimen de Sadam podrán solicitar compensaciones a los responsables del partido. La ley de Responsabilidad y Justicia forma parte del esfuerzo del actual Gobierno iraquí para recuperar el apoyo de los representantes suníes, que abandonaron un Ejecutivo en el que se sentían discriminados. Para EE. UU. supone un paso más en su acercamiento a la minoría suní, a raíz de los recientes éxitos obtenidos en la lucha contra Al Qaida tras su alianza con ciertas tribus suníes. Desde hace varios meses, unos 70.000 combatientes de milicias suníes combaten del lado de las tropas de la Coalición contra los grupos terroristas, lo que ha redundado en una notable disminución de los ataques contra las fuerzas aliadas. Nuri al Maliki REUTERS Paso hacia la reconciliación