Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13- -1- -2008 ESPAÑA 33 Código Penal El artículo 143 del Código Penal castiga con penas de cuatro a ocho años de prisión al que induzca al suicidio de otra persona. Y establece estas condenas en diferentes grados: De dos a cinco años por cooperar con actos necesarios para el suicidio. De seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte. Sin embargo, se castiga con penas inferiores en uno o dos grados a quien coopere activamente (con actos necesarios y directos) en la muerte de otro, por petición expresa, seria e inequívoca de la víctima y en el caso de que ésta sufra una enfermedad grave que conduciría a su muerte o que produjera graves padecimientos difíciles de soportar. muy incómodo para grupos políticos como el Partido Popular. Y puede ensanchar aún más la brecha entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal, tras unas relaciones deterioradas a raíz de leyes como el matrimonio homosexual, el divorcio exprés o la reciente escalada de acusaciones por parte del Ejecutivo hacia la Iglesia. Los obispos consideran una gravísima amenaza la eutanasia como reza en el mensaje de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida de marzo del pasado año. En ese documento, recuerdan a la sociedad que una cosa es el suicidio asistido y otra la eutanasia. La práctica legalmente consentida de la eutanasia consiste en que una persona da muerte a otra lo que consideran una inmoralidad Defendía el buen morir y no se marchó como él quería Familia y amigos siguen apoyando la lucha del tetrapléjico ANA MARTÍNEZ SANTIAGO. Mereció morir sereno y en compañía y en cambio lo hizo solo y sufriendo; por amor no se mata a una persona Es la confesión pública de José Sampedro Cameán, hermano de Ramón, el marinero y poeta nacido en 1943 en Xuño (Porto do Son) que poco después de cumplir un cuarto de siglo sufrió un grave accidente que lo dejó inmóvil de cuello para abajo al tirarse de cabeza al agua del mar desde una roca de As Furnas, playa rectilínea de este municipio de la provincia de La Coruña, de entorno virgen y arena fina muy blanca. La ofrenda floral que recuerda el décimo aniversario del fallecimiento del gallego que abrió el debate internacional para la legalización de la eutanasia se celebra hoy en el mismo punto en el que sufrió el infortunio que lo dejó postrado en una cama para el resto de su existencia. No queremos que se trate de una canonización, sino que lo que pretendemos es seguir adelante con sus ideas explica Xosé Lois Vilar, desde el bando de los amigos. El aniversario que honra su memoria y lucha (que se celebra puntualmente cada año y es presentado como un homenaje, y no como manifestación política e institucional) se inició con una recepción de los asistentes y una cena; y continuó ayer con una exposición de la vida y obra del tetrapléjico sonense y una mesa redonda que se celebró a las cinco de la tarde en el Centro de Interpretación del Castro de Baroña ubicado en su localidad natal. Bajo el título El derecho a morir intervinieron el alcalde local, Manuel Tomé; la presidenta de la Asociación Derecho a Morir Dignamente de Galicia (DMD) Carmen Vázquez; un miembro de la DMD de Cataluña y colega personal, Gené Gordo; y su homónima en la World Federation Right to Die Societes, Jacqueline Herremans. La tradicional oblación a pie de arenal, con lectura de poemas, se celebrará a la una y media de esta tarde. Después de diez años, aunque la justicia gallega cuenta con leyes que incorporan conceptos como consentimiento informado testamento vital o voluntad anticipada no existe todavía ningún documento que ampare la ayuda a expirar para los que se encuentren desahuciados. Sí ha mejorado la conciencia social. Lo dice Antonio Batista, secretario de DMD Galicia: Parece que la legislación se desarrolla con más lentitud que el pensamiento social; y en el terreno político todo va incluso más lento, porque esto no produce votos Manuela Sanlés, cuñada y heredera universal de Ramón Sampedro, y la mujer que lo atendió y cuidó durante las casi tres décadas que permaneció petrificado en su lecho, no olvida que su final, a consecuencia de las sales cianúricas, fue angustioso. La familia, con disgusto, siempre lo apoyó en su batalla, en la que procuró demostrar que eutanasia es bien morir pero admite que en su camino se encontró obstáculos y burlas, y que no se marchó de la forma que hubiera querido. Por eso no comprenden el comportamiento de Ramona Maneiro, que reconoció que fue quien le proporcionó el vaso con la dosis letal, y solamente pueden hablar de crimen verdadero, porque nosotros queríamos luchar por la eutanasia que él quería, y no por la que le dio Ramona; él nos había pedido ayuda para morir, pero nosotros nunca pudimos dársela, porque lo queríamos, ¿qué clase de amor es lo otro? de amor nada de nada alegan. Ramona Maneiro sí se muestra tranquila, quiere que se comprenda su decisión de ayudarle, suscribe su acción de la que no se arrepiente ni un poco defiende la opción de cada uno a decidir por sí mismo y lamenta que exista aún a día de hoy una hipocresía de la sociedad a la hora de resolver un problema que afecta a todos Encontró obstáculos y burlas A favor de un debate serio El PSOE ya propuso en 2001 la creación de una comisión en el Congreso para estudiar la eutanasia su muerte, la historia de Ramón Sampedro sigue viva y el debate sobre la eutanasia está latente, aunque hiera susceptibilidades. Su caso provoca siempre gran polémica entre los defensores y detractores de la eutanasia. Por eso, cabe preguntarse si la sociedad española está realmente preparada para abrir un debate sobre este asunto como es la intención del Partido Socialista si el próximo 9 de marzo consigue el suficiente respaldo para gobernar una próxima legislatura. Ya en su anterior programa, de 2004, esta formación política recogía la propuesta, una promesa que no se ha abordado en los últimos cuatro años. En concreto, en la página 33, un párrafo específico se refiere a la eutanasia de la siguiente manera: Promoveremos la creación de una Comisión en el Congreso de los Diputados que permita debatir sobre el derecho a la eutanasia y a una muerte digna, los aspectos relativos a su despenalización, el derecho a recibir cuidados paliativos y el desarrollo de tratamientos del dolor Y todo hace pensar que ese será el camino que escogerán los socialistas, porque no es la primera vez que plantean la misma iniciativa. Ya en 2001, intentaron crear una subcomisión, en el seno de la Comisión de Justicia del Congreso, para realizar un estudio sobre el derecho a la eutanasia. Propuesta que fue rechazada. El debate puede resultar Promesa incumplida Y es que en este debate hay que delimitar de forma muy clara los conceptos de los que se está hablando, como apunta la portavoz de Profesionales por la Ética, Teresa García. Hay que distinguir entre la eutanasia y el encarnizamiento terapéutico que puede producir un sufrimiento innecesario señala. Desde esta asociación se advierte que gran parte de la sociedad española está totalmente desarmada para enfrentarse al debate de la eutanasia En opinión de García, se está jugando con la emotividad, con casos como el de Ramón Sampedro, con el sufrimiento... Desde hace tiempo hemos percibido que se está lanzando una campaña desde diferentes grupos a favor de la eutanasia. Y en cambio no se habla de potenciar los cuidados paliativos y el apoyo al enfermo y a la familia para que no sientan la desesperación que les lleva a pedir la muerte Pero existen posturas muy diferentes. La Asociación Derecho a Morir Dignamente pide, ante todo, un debate serio en el que se analicen cuestiones desde qué es una enfermedad terminal, hasta qué garantías existen para los enfermos y médicos señala su portavoz, César Caballero. Esta organización diferencia tres cuestiones fundamentales. El derecho a una muerte digna que debe respetar la voluntad de cada persona para elegir cómo quiere morir. La eutanasia en la que una persona con una enfermedad irreversible y graves padecimientos es informada de su situación y pronóstico y decide libre y reiteradamente morir y necesita de un médico para ello. Y el suicidio asistido donde un tercero suministra la sustancia letal pero la víctima la ingiere sola Facilitar estas opciones es en opinión de esta asociación una garantía para los enfermos Familiares, amigos y simpatizantes del derecho a la eutanasia recuerdan a Sampedro en su municipio natal La ofrenda es hoy en la misma playa en la que sufrió el accidente que lo dejó inmóvil en su lecho casi tres décadas En este acantilado, Sampedro sufrió el accidente que le dejó tetrapléjico GONZALO CRUZ