Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13- -1- -2008 Precampaña electoral s La estrategia del PP ESPAÑA 17 candidato popular matiza y suaviza este gesto con la mano entreabierta, donde el espectador puede apreciar, además, su anillo de casado. No se impresionen: los asesores de comunicación son así, lo analizan todo y a todo le dan un significado, que a veces roza lo esotérico. Los expertos insisten en que no se trata de que un candidato sea atractivo si en realidad no lo es, o que sonría falsamente, o que intente forzar algo que es mentira y que, en realidad, no le sale. No se puede obligar a un candidato- -ni a nadie- -a contar chistes si no tiene ninguna gracia. La primera norma del candidato es ser él mismo, con normalidad y naturalidad. Rajoy sin barba no sería Rajoy. Y sin la ironía que le caracteriza, tampoco sería él mismo. Él es campechano y se muestra así, aunque a veces le juegue malas pasadas. El comentario sobre su primo y el cambio climático le salió con mucha naturalidad. La izquierda y los progres se le echaron encima por pecar contra la nueva religión y Rajoy reconoció que no se expresó bien. En todo caso, los expertos creen que no hay que banalizar ciertos temas. Una cosa es ser natural y otra frivolizar con asuntos que importan a los El primo de Rajoy ciudadanos. No es necesario llegar a esos extremos en los comentarios El líder del PP tenía también, en opinión de sus asesores, un problema de mensaje. Un candidato que aspira a gobernar una nación no puede limitarse a hablar de los grandes asuntos trascendentes de Estado. Hay que hablar de la estructura de España y de ETA, por supuesto, porque son temas que vienen de serie en la campaña electoral. Pero hay que descender al suelo y hablar de los problemas cotidianos que preocupan a cualquier ciudadano: la subida del pan y Se recortó y arregló la barba, se cambió de gafas y se fue de compras para renovar su armario la leche, las hipotecas, las ayudas sociales, las guarderías, los retrasos del AVE, los salarios, los impuestos. Mostrarse cercano a cualquier ciudadano, con sentido común. Uno de los primeros consejos que dieron a Rajoy sus asesores fue que no siguiera hablando del 11- M y la teoría de la conspiración. A día de hoy, ese tema está desterrado en el PP. La familia del candidato tiene un lugar destacado en la campaña. A los electores les interesa saber quién está en el entorno más íntimo del que aspira a gobernarles. La presencia de su esposa en los mítines y actos públicos se hará con naturalidad. Y las fotos familiares, hijos incluidos, también. Eso le muestra como un hombre que respira normalidad, como cualquier otro español En la presentación de su página web, el PP colgó una foto de Mariano Rajoy el día que hizo la Primera Comunión, vestido de marinero, con su familia, y otras imágenes de su infancia. A los electores les gusta ver esas fotos, porque quieren saber algo básico del candidato al que podrían votar: de dónde viene, cuál es su origen. Y también adónde va. Y una cosa más: a la gente no le gustan las estridencias. El episodio de Sarkozy con Carla Bruni en plena campaña sería catastrófico. ¿Qué le parece a Rajoy? El candidato, campechano, ya contestó: Yo soy más clásico, soy de Pontevedra Su asesor le aplaudió.