Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 s 1 s 2008 Histórico viaje del presidente de EE. UU. a Oriente Próximo INTERNACIONAL 31 Bush pide apoyo para Olmert y da luz verde a una posible invasión de Gaza El presidente de EE. UU. abandona Israel con la promesa de volver en mayo LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. En un gesto de ratificación de ese compromiso con el conflicto israelí- palestino que ha arrebatado a George Bush al final de sus mandatos, el presidente de los Estados Unidos se despedía ayer de su primer viaje por Israel y Cisjordania poniendo fecha para su siguiente visita: el próximo mayo. Dentro de sólo tres meses. Coincidiendo con el 60 aniversario de la creación del Estado de Israel. Hay una oportunidad para la paz y quiero ayudaros decía en el aeropuerto de Ben Gurión, al despedirse de los anfitriones que tanto le han agasajado estos días, el presidente hebreo Simón Peres y el jefe del Gobierno judío, Ehud Olmert. Bush se marchaba dejando tras de sí el esbozo de su visión de un acuerdo de paz. Una fórmula plegada a los intereses de Israel, que exige el fin de la ocupación, pero con ajustes suficientes para que se mantengan las grandes colonias y sin retorno de los refugiados palestinos, sobre la que ahora deberán trabajar los equipos negociadores. Pero el mandatario de EE. UU. se iba también habiendo discutido en las mesas de trabajo con los aliados hebreos al menos dos cuestiones trascendentales para avanzar en ese proceso. La primera de ellas, el inicio de una operación militar en Gaza para derrocar a Hamás. Según publicaba ayer el diario judío Yedioth Ahronot Bush habría dado a entender que su Administración respaldaría una incursión armada en la franja para quitar de en medio a Hamás, sin importar que estén en curso las conversaciones con la Autoridad Palestina. El jueves, durante la entrevista en la Muqata, el jefe de la Casa Blanca ya reprochó al presidente Mahmud Abbás que no tuviera controlado este territorio. Pero la caída de varios cohetes kassam en suelo israelí durante su visita, y las persuasivas explicaciones del ministro de Defensa, Ehud Barak, acerca del modo en que esos disparos tienen al Gobierno de Israel bajo presión habrían llevado al presidente norteamericano a señalar que su Administración no será un obstáculo para una incursión a gran escala en la franja. En su cena de despedida en El embajador de Israel en España: Hay que agilizar el proceso para que no se diluya MANUEL ERICE MADRID. Su mensaje es cauto pero resuelto. Tras la marcha de Bush de Israel camino de los principales países árabes moderados, el embajador de Israel en España, Raphael Schutz, reconoce las enormes dificultades de que el nuevo intento de proceso de paz palestino- israelí termine cuajando, pero se esfuerza en pintar los trazos positivos por pequeños que sean. En declaraciones a Punto Radio, Schutz aseguró ayer que después del primer gran encuentro tras Anápolis, sabemos ya lo que debemos hacer A su juicio, un año es corto para lograr el objetivo de la paz, como se proponen Bush, Abbás y Olmert, pero también es cierta la necesidad de agilizar el proceso para que no se diluya El máximo representante diplomático de Israel en nuestro país empleó parte de sus palabras en interpretar a su manera al presidente de Estados Unidos, dando a entender que sólo se había destacado su mensaje a Israel de que debe abandonar los territorios ocupados en 1967: Me interesa resaltar que apeló a un Estado nacional palestino viable y continuo, pero también a un Estado nacional judío reconocido como tal, al referirse a la compensación a los refugiados para que no regresen a territorio israelí Como ha apuntado en diversas ocasiones, esta demanda es clave para el Gobierno israelí, ya que se traduce en la práctica en que el problema de los refugiados (más de 4 millones teniendo en cuenta todas las generaciones de refugiados) se resuelva en clave exclusivamente palestina Bush, junto al presidente Peres y el primer ministro Olmert, ayer en el Memorial del Holocausto Jerusalén, Bush también tuvo que oír al ministro de Industria y jefe del partido ultranacionalista Shas, Eli Yishaj, que su formación no hará la paz con la mitad de la nación palestina, mientras Abbás no controle la franja Precisamente en esa cena, el presidente de los Estados planteó la que sería la segunda cuestión para garantizar la marcha del proceso de paz que está impulsando. Bush tuvo que dirigirse al mismo jefe del Shas que estaba poniendo condiciones al avance de una solución del conflicto, y al del no POOL El primer ministro israelí se juega a finales de mes su futuro político con el informe Winograd Acción contra Hamás menos ultraderechista Avigdor Lieberman, para implorarles que mantengan su apoyo a Ehud Olmert. El primer ministro, una vez enrolladas las alfombras y finalizado el boato ofrecido a su huésped de lujo, tiene ahora sólo tres semanas para prepararse ante lo que puede ser una lucha sangrienta por su propia supervivencia: el informe final de la Comision Winograd que investiga las responsabilidades en la guerra con Hizbolá de 2006, y que amenaza con tumbar su Ejecutivo. Cuidad a Olmert, para que permanezca en el poder- -instó George Bush- -es un líder fuerte. La política israelí es como el karate, nunca sabes de dónde va a venir el siguiente golpe Shas y el Israel Beitenu de Lieberman han amenazado repetidas veces con abandonar el Gobierno si las conclusiones del documento Winograd responsabilizan del fracaso de aquella contienda a Olmert. Si la presión de Bush es suficiente, se verá a finales de mes. Lo cierto es que, ahora que Olmert se ha comprometido a discutir los asuntos centrales del conflicto con los palestinos, el presidente de EE. UU. ha dejado claro que no puede permitir que la derecha de Benjamín Netanyahu- -número uno en los sondeos- -se haga con el Gobierno. Posible crisis de gobierno Rice pidió al presidente que cerrara la boca L. L. C. JERUSALÉN. Fue en la cena de despedida, residencia oficial del primer ministro en Jerusalén. George Bush compartía con los principales miembros del gabinete israelí un menú a base de ensalada, sopa de verduras y cabrito. La peligrosa jaula de grillos que es el Ejcutivo hebreo debió parecerle un corro de amigos cuando se arrancó ante los ministros más ultraderechistas y les pidió que protegieran al primer ministro, Ehud Olmert, que tantas veces han amenazado con abandonar. Es un líder fuerte al que aprecio, cuidadle para que permanezca en el poder proclamaba el invitado ante los anfitriones atónitos. Condoleezza Rice intentó entonces arreglar aquello mandando a su jefe una notita. Silencio. Bush lee en voz alta: dice que me calle, que cierre la boca Diplomáticamente, la mesa rió a carcajadas la gracia del huésped. Rice no. ABC. es Vídeo de la visita de Bush al museo Yad Vashem de Jerusalén en abc. es internacional Paralelamente, Raphael Schutz se refiere a la amenaza de Irán como un asunto existencial para Israel. Reconoce que la divulgación del último informe de la CIA en el que se apuntaba que los iraníes habían congelado su programa nuclear en 2003 no es una buena noticia para poner freno a Ahmadineyad, aunque convierte el análisis en pasiva: La otra parte del informe es que se demuestra que antes de 2003 mintieron, ya que sí estaban desarrollándolo El embajador israelí se muestra contrario a la intervención militar y a favor de la vía de las sanciones: Todavía hay tiempo para evitar lo que nadie desea (la bomba atómica en manos de Irán) El asunto iraní, existencial