Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA La lucha antiterrorista s ABC desvela la declaración completa del asesino de Barajas SÁBADO 12 s 1 s 2008 ABC Los etarras inspeccionaron el aparcamiento de Azca el mismo día de los crímenes de Capbreton Los asesinos activaron la bomba de la T- 4 antes de entrar en el estacionamiento de Barajas P. MUÑOZ D. MARTÍNEZ MADRID. No fue Garikoitz Aspiazu, Txeroki quien ordenó directamente el atentado de la T- 4, sino su lugarteniente José Antonio Aranibar, detenido el pasado verano en Navarra. Este individuo fue el encargado de trasladar las instrucciones de la cúpula de la banda al comando Elurra Así lo revela Martín Sarasola, que junto a Igor Portu fue capturado el pasado domingo por la Guardia Civil en Mondragón (Guipúzcoa) Pero, además, el criminal, que ayer se negó a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska, reveló que la banda planificó la salvajada de Barajas sólo tres meses después de declarar su tregua trampa, el 24 de marzo de 2006. Los dos asesinos viajaron a Madrid el 1 de diciembre de 2007- -fecha de los asesinatos de Capbretón- -y estacionaron el vehículo que alquilaron en Irún en un parking situado en las inmediaciones de Azca, tal y como revelan las cámaras de seguridad. Un aparcamiento al aire libre en esta zona era el objetivo del comando. Según ha podido saber ABC, el etarra en su primera declaración ha revelado que el comando especial de ETA estaba formado, además de por él mismo, que recibía el apodo de Luzia por Igor Portu (ya detenido) Mikel Sansebastián y Joseba Iturbide (ambos huidos) Martín Sarasola explicó que perteneció a dos taldes El primero de ellos, el Goiztiarrak del que formaban parte Igor Portu y Joseba Iturbide. Por aquel entonces su misión consistía en trasladar terroristas de un lado a otro de la frontera, es decir, mugolari Ya en aquel momento, José Antonio Aranibar era el responsable del grupo. Pasados algunos años, el lugarteniente de Txeroki decidió constituir el comando Elurra del que además de los ya citados formaba parte Mikel Sansebastián. Para entonces ya se trataba de un grupo más de pistoleros, con misiones militares Recibían las órdenes de Aranibar en el lago Sempere (Francia) y en varios puntos de Navarra. En una de estas citas, a finales de 2005, Aranibar les propuso que hicieran de lanzadera de la furgoneta bomba que la banda iba a colocar en la disco- Paraje de Castellón donde el comando Elurra hizo estallar a finales de agosto pasado una furgoneta bomba PAU BELLIDO Los terroristas se reunían con su jefe Aranibar en el lago Sempere de Francia y en Navarra El jefe del grupo les enseñó a utilizar las armas que dispararon en la concentración del monte de Oyarzun Los agentes alumbraron con linternas la furgoneta bomba donde dormían los etarras en Castellón El asesino de Palate y Estacio, además de integrar el comando Elurra estuvo en el talde Goiztiarrak teca Bordatxo de Santesteban en Navarra. Ellos accedieron y utilizaron una motocicleta para abrir paso al vehículo bomba entre Lesaca, donde residían, y esa población de la Comunidad Foral. La siguiente aparición del comando Elurra se produjo en septiembre de 2006, en el monte Achirulegui, en Oyarzun (Guipúzcoa) durante una concentración proetarra. En ella, Martín Sarasola y Joseba Iturbide realizaron varios disparos al aire con fusiles. Las armas se las había proporciona- do Aranibar, que también les enseñó a usarlas. Antes de la concentración, los dos pistoleros las enterraron en el monte y tras el acto hicieron lo mismo. Posteriormente, se las devolvieron a su jefe Aranibar. Sobre el atentado de la T- 4, cometido por ETA en plena tregua y proceso de negociación con el Gobierno, Sarasola admite que fue él quien conducía la furgoneta. Su mano es, por tanto, la que grabó la cámara de la máquina expendedora de tiques del aparcamiento de la T- 4. Este individuo también ha revelado que el comando en el que se incluían también Igor Portu y Mikel Sansebastián, activó la carga antes de entrar en el estacionamiento. Y añadió que la única carretera principal que cogieron es la que lleva directamente al aeropuerto. Sarasola atribuyó el aviso a los bomberos de Madrid de la colocación del coche bomba a Igor Portu, quien ayer se negó a someterse a una prueba pericial acústica, lo que para el juez supone un indicio de su participación en el atentado. Ya a principios de 2007, poco Los pistoleros coinciden en su versión de la detención El juez Grande Marlaska, en el auto que ordena prisión para Martín Sarasola, recoge varias coincidencias sobre la detención de este pistolero y su compañero Igor Portu. Así, aseguran que no opusieron resistencia a los agentes; que cuando llegaron al lugar del arresto había varios Patrol de la Guardia Civil, y que antes de ser llevados a los calabozos fueron trasladados a una pista forestal donde aseguran que los golpearon. También hay una discrepancia clave: uno asegura que oyó un tiro, lo que el otro niega y reduce todo a una simple amenaza con pistola. Al juez le llama la atención las coincidencias porque los asesinos estaban incomunicados, pero deja constancia al haber una investigación abierta por las lesiones de Portu. No obstante, califica de ingente y encomiable el trabajo de la Guardia Civil. Los familiares de los detenidos no les apreciaron lesiones cuando se produjeron los registros. Incluso, en su primera declaración Sarasola dijo no haber sido maltratado. después del éxito de la T- 4, Aranibar les propuso perpetrar un atentado en Castellón, en concreto en Oropesa, aunque Martín Sarasola no ha revelado el lugar exacto. Igor Portu y Joseba Iturbide iban a bordo de la furgoneta bomba, mientras que Sarasola lo hacía en su automóvil. A 50 kilómetros de la localidad, decidieron pasar la noche en el campo. Primero llegó la furgoneta, que levantó sospechas de una patrulla de la Guardia Civil, que incluso la iluminó con sus linternas, aunque no pudo ver a los terroristas que estaban en su interior. Al verse descubiertos, Portu e Iturbide alertaron a Sarasola, que huyó de inmediato a Lesaca (Navarra) Durante el trayecto, el etarra se puso nervioso al cruzarse con varios vehículos de la Benemérita. Los otros dos pistoleros huyeron a la mañana siguiente tras activar la carga. ABC. es Más información e imágenes sobre la detención de los asesinos de la T- 4 en www. abc. es