Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11- -1- -2008 Los McCann niegan que tengan intención de hacer una película sobre Madeleine 97 La disputa por la herencia de Gianni Agnelli, a los tribunales Un tribunal de Turín celebró ayer la primera audiencia de la causa iniciada por Margherita Agnelli, única hija viva del fundador del grupo Fiat, para establecer una relación detallada de la fortuna de su padre POR VERÓNICA BECERRIL SERVICIO ESPECIAL ROMA. En el quinto aniversario de la desaparición del principal accionista y máximo dirigente de la Fiat, Gianni Agnelli, el culebrón por su herencia no ha hecho más que empezar. El 24 de enero se cumplen cinco años de la desaparición de uno de los empresarios italianos más brillantes, cuya vida estuvo marcada por el éxito empresarial de una fábrica, la Fiat- -presidida actualmente por Luca Cordera Montezemolo- -que se convirtió en todo un símbolo del país. Gianni Agnelli era un personaje muy querido. Por este motivo, en Roma ayer se inauguraba una exposición dedicada a él. Pero lo que tenía que haber sido un día festivo se convirtió en una mañana lluviosa, al celebrarse también la primera audiencia en Turín por la batalla legal emprendida por su hija Margherita para aclarar el importe total de la herencia de su padre. La decisión de Margherita de llevar al tribunal a los abogados de confianza de su padre- -Franzo Grande Stevens, el presidente de la holding de familia Gianluigi Gabetti, y el contable Siegfried Maron- -y a su propia madre, Marella Agnelli, para que arrojen luz sobre el total del patrimonio del padre y la gestión de éste, fue duramente criticada por alguno de sus hijos, como el vicepresidente de la Fiat John Elkann. Todos ellos se encontraban ayer en Roma rindiendo homenaje al líder de una dinastía marcada por todo tipo de problemas. Mientras, en Turín, la jueza Brunella Rosso estudiaba el recurso presentado por uno de los abogados de suspender la audiencia por problemas con las competencias territoriales, ya que dos de las personas citadas- -la propia viuda de Agnelli y el contable de familia- -residen en Suiza. Ahora sólo queda esperar que la jueza determine si se seguirá estudiando la causa en Italia o se pasarán las competencias al país vecino. Pero no se dejen llevar por las apariencias. Margherita Agnelli ha sido siempre una señora muy discreta que ha elegido permanecer en un segundo plano dedicándose por completo al arte. Madre de ocho hijos y casada en dos ocasiones- -con Alain Elkann y Serge de Pahlen- en 2004 renunció a su trozo de tarta de la Fiat siendo pagada con bienes de distinta índole. Pero en junio de este año, esa vena empresarial que todos los Agnelli tienen dentro despertó de su letargo y se empezó a preguntar hasta dónde llegaban las propiedades de su padre, y si era o no verdad esa historia que se oía de un tesoro empresarial en el extranjero propiedad del abogado. Así que ni corta ni perezosa emprendió acciones legales para que los responsables le rindieran cuentas, pidiendo aclaración de la gestión del patrimonio, incluso durante los años en los que el patriarca estaba vivo. Un culebrón como en toda gran familia, que dará mucho que hablar. EN SU PUNTO Beatriz Cortázar TELMA ORTIZ, EN EL PUNTO DE MIRA Luca Cordera Montezemolo, presidente de Fiat, ayer en Roma REUTERS Lo que más desea es el anonimato, el poder salir a la calle y no toparse con la presencia de reporteros, la comodidad de ir de compras y que nadie se dé codazos cuando pasa, entrar en un restaurante y ocupar una mesa sin sentir la mirada de todos en el cogote... Desde luego eso y más es lo que ahora desearía sentir la hermana de la Princesa de Asturias, Telma Ortiz, quien se ha convertido en el objetivo más buscado por los paparazzi una vez se ha sabido que está embarazada, que no piensa casarse con su novio, Enrique Martín, y que evita el protagonismo y de ahí que busque salidas traseras, entradas secretas y huecos en el coche para no verse después retratada en las portada de las revistas. Lo dije el otro día y aun a riesgo de resultar pesada insito en que Telma no soporta esa fama que le ha caído por ser cuñada del Príncipe. Aprovechó su trabajo como cooperante de Cruz Roja para salir pitando del agobio mediático una vez que su hermana emparentó con la Familia Real y los Ortiz Rocasolano dejaron de ser ciudadanos anónimos. Cada vez que venía a Madrid intentaba ser agradable y resignarse al agobio. Ni que decir tiene que tras la muerte de su hermana Érica su rechazo a verse en boca de todo el mundo fue aumentando, y de ahí que evite cualquier foco de atención, algo en lo que es igual que su padre. Pero inevitablemente Telma Ortiz es noticia por su embarazo. Esta semana aparece en Hola donde se cuenta su vida y obra en Cruz Roja y su labor como cooperante en la AECI. No está de más aclarar que Telma es economista y su labor es la de controlar los presupuestos en los programas. Se trata de un trabajo con nómina, con vacaciones y dietas. Viven en pisos perfectamente acondicionados, tienen sus jornadas laborales y sus bajas de maternidad. Como cualquier otro empleado. Ni es una heroína ni una madre Teresa de Calcuta como algunos quieren presentar. Hay excesos absurdos.